Skip to Content

Blog Archives

Rompiendo 7 mitos comunes sobre el calostro

el primero es el ganador! Es una carrera entre los anticuerpos en el calostro y las bacterias en el medio ambiente. ¿Quién te gustaría que ganara?

Ni siquiera puedo comenzar a contar la cantidad de veces que leí un artículo o me senté en un seminario sobre la importancia del calostro para un ternero recién nacido. A menudo escuchamos sobre calidad, cantidad, tiempo y limpieza del calostro. Sin embargo, lo que a veces se pasa por alto son los mitos comunes asociados con el calostro.


Mito 1: las IgG son el único ingrediente en el calostro que es beneficioso.

Sí, las IgG protegen a los terneros hasta que desarrollan su propia inmunidad. Sin embargo, el calostro contiene múltiples compuestos inmunes y de crecimiento, así como proteínas, ácidos grasos, vitaminas, minerales y aminoácidos que son vitales para el desarrollo digestivo temprano de la ternera.

Mito 2: Agrupar el calostro de todas las vacas frescas mejorará la calidad general. La realidad es que al agrupar el calostro, hace que sea muy fácil transmitir enfermedades, incluido el virus de la leucemia bovina y Johnes, a múltiples animales en lugar de uno o dos. Además, la agrupación generalmente enfatiza demasiado el calostro de baja calidad con su alto volumen y baja concentración de anticuerpos.

Mito 3: cuanto más grueso es el calostro, mejor.

La concentración de IgG no se puede determinar visualmente, e incluso si dos muestras de calostro de vacas de la misma granja se ven idénticas, su concentración de IgG puede variar significativamente. Para saber realmente si el calostro es de buena calidad, debe probarse. Las lecturas del refractómetro Brix por encima del 20% se consideran de buena calidad para alimentar a los recién nacidos para lograr una transferencia pasiva exitosa cuando se alimenta con un galón completo.

Mito 4: Todos los productos de calostro son iguales.

Cuando una vaca no produce suficiente calostro y no se almacena ninguno, ir a la tienda de la granja local suele ser la solución. Sin embargo, es importante saber la diferencia entre un sustituto de calostro y un suplemento de calostro. Los suplementos a menudo están hechos de calostro o suero seco y contienen de 40 a 60 gramos de IgG por dosis; se usan además del calostro cosechado cuando la vaca no produce lo suficiente para el ternero. Es importante tener en cuenta si el calostro cosechado es de baja calidad; Incluso con la adición del suplemento, el ternero no tendrá una transferencia pasiva efectiva. Los sustitutos contienen entre 100 y 150 gramos de IgG por dosis, la concentración ideal para un ternero recién nacido. Los reemplazos se usan cuando no hay calostro disponible para el recién nacido.

Mito 5: Dado que el calostro tiene tantos anticuerpos, es inmune a las bacterias ambientales.

El calostro no solo es nutritivo para la cría, sino que también crea un excelente ambiente para que las bacterias prosperen. Almacenar adecuadamente el calostro en recipientes limpios y desinfectados y enfriarlo rápidamente ayudará a evitar que las bacterias se alimenten de los nutrientes en el calostro, lo que luego será ingerido por la ternera.

Mito 6: El calostro del ganado de primera lactación debe descartarse.

Es cierto que las vaquillas suelen producir menos calostro, pero la calidad suele ser aceptable. Además, la mayoría de los rebaños generalmente no tienen suficientes vacas viejas para suministrar suficiente calostro para alimentar a todos los terneros nacidos.

Mito 7: La mejor y más rápida forma de descongelar el calostro congelado es pasarlo por agua muy caliente.

Sí, esta puede ser la forma más rápida de preparar el calostro congelado para un ternero, sin embargo, el agua muy caliente es enemiga de los anticuerpos. El agua por encima de 60°C cocinará y destruirá los anticuerpos que el ternero necesita. Es mejor descongelar el calostro congelado en agua a 55°C lentamente.

Al final del día, nuestro objetivo principal es criar una cría saludable para trabajar como reemplazo en el rebaño. A menudo, quedamos tan atrapados en el panorama general que nos olvidamos de lo básico. Reto a todos a reevaluar su programa y protocolo de calostro y reconsiderar algunos de estos mitos que han surgido en la última década.

Artículo escrito por: Chelsea Schossow, Especialista en Producción y Nutrición Lechera para Progressive Dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

Fotografía: shutterstock.com

0 Continue Reading →

3 periodos críticos en la vida de un ternero: El primero y el segundo

Los tres períodos críticos en la vida de un ternero son alrededor del parto. Estos incluyen: la condición, el grado de dificultad de parto, la limpieza de la vaca y el manejo del calostro; las primeras dos semanas de vida cuando ocurren la mayoría de las muertes y las dos semanas antes y después del destete. Este artículo abordará los dos primeros períodos críticos, y el tercer período crítico se abordará en un artículo futuro.


El primer periodo crítico

Dado que no hay transferencia de anticuerpos de la madre al ternero durante el embarazo en rumiantes, los terneros lecheros recién nacidos dependen del calostro para su protección de anticuerpos. El grado de protección que obtienen los terneros depende de la cantidad de anticuerpos realmente absorbidos. Esto a su vez depende de varios factores clave: qué tan pronto después del parto se administra calostro, el contenido de anticuerpos del calostro y la cantidad de calostro administrado. Esto se ha simplificado a: rapidez, calidad y cantidad.
Otro factor importante para determinar cómo responden los terneros al calostro es la carga de patógenos en su entorno al nacer y qué tan limpio es el calostro. En cierto sentido, hay una ecuación: de carga de patógenos más calostro igual al grado de protección para la cría. La fuerza o debilidad de estos dos factores determina cuánta protección se proporciona al recién nacido. Este grado de protección debe durar hasta aproximadamente las 3 semanas de edad cuando el ternero comienza a producir sus propios anticuerpos (Figura 1).

Efecto de la edad en los niveles de proteína y gamma globulina en suero en terneras


Absorción de inmunidad


Un estudio realizado con terneros en una lechería grande encontró que duplicar la cantidad de calostro alimentado de .5 a 1 cuarto y luego de 1 a 2 cuartos por alimentación duplicó los niveles de IgG en plasma sanguíneo posteriores (Figura 2). Cuando se administró calostro al nacer, los niveles de IgG en plasma sanguíneo fueron aproximadamente un 25% mayores comparándolo a cuando la alimentación inicial de calostro se retrasó hasta cuatro horas después del nacimiento, se duplicó cuando se retrasó la primera alimentación hasta ocho horas después del nacimiento, y prácticamente no fue efectiva cuando se retrasó hasta 24 horas después del nacimiento. Otros factores que reducen la absorción de anticuerpos son las tensiones debidas al calor, el frío y especialmente la dificultad con el parto. Y las vacas gordas tienen partos más difíciles.

Los niveles de IgG en suero dependiente en la cantidad y tiempo en que se alimentó con calostro


Prácticas de manejo del calostro


Estudios recientes indican que el calostro no se ordeña, almacena ni se ofrece adecuadamente. Hasta el 30% al 90% de las muestras en la granja en diferentes estudios de campo en los EE. UU. y Canadá han excedido los límites superiores para bacterias de 100,000 unidades formadoras de colonias por mililitro (ufc / ml) recuentos totales de placas (TPC) y 10,000 ufc / ml recuentos totales de coliformes (TCC). La recolección del calostro es la primera ruta de exposición bacteriana a los terneros. Existen tres fuentes principales de bacterias en el calostro: las que se desprenden directamente de la ubre, de equipos contaminados como cubos y biberones utilizados para la alimentación y la proliferación bacteriana en el calostro almacenado de forma inadecuada. Por lo tanto, para una alimentación óptima del calostro, es necesario (1) preparar y limpiar la ubre adecuadamente, (2) desinfectar el equipo de recolección, almacenamiento, alimentación, etc., (3) no combinar calostros para apoyar el control de enfermedades como la enfermedad de Johne (Mycobacterium subtipo avium paratuberculosis) y (4) refrigerar por dos horas (y usar dentro de tres días) o congelar. Estos problemas de campo generalmente se deben al uso de calostro sucio o al mantenimiento del calostro durante demasiado tiempo antes de alimentarlo. Por lo tanto, los terneros se inoculan inadvertidamente con bacterias (“sopa bacteriana”) cuando el calostro se ha mantenido caliente durante demasiado tiempo (más de 20-30 minutos) antes de que se ofrezca, especialmente en el verano. Un mayor recuento de bacterias también reduce la absorción de IgG y contribuye a una falsa sensación de seguridad cuando se siguen otras buenas prácticas de alimentación de calostro.

El calostro generalmente no debe mezclarse con otros a menos que se haya pasteurizado o calentado antes de la alimentación. Al tratar el calostro con calor, use un pasteurizador por lotes bien aislado y bien agitado que pueda mantener 60°C durante una hora antes de enfriarse y alimentarse o almacenarse. Esta operación debe ser monitoreada, controlada y verificada periódicamente para verificar su eficacia mediante muestreo y cultivo tanto antes como después del procesamiento. Los trabajadores de Minnesota descubrieron que el primer punto de control en la alimentación de calostro limpio es evitar la contaminación durante los procesos de recolección, almacenamiento y alimentación.  Esa rápida refrigeración o congelación junto con un agente conservante, como el sorbato de potasio, son estrategias de manejo para limitar o prevenir la proliferación bacteriana. A medida que los rebaños se hicieron más grandes, a menudo se enfrentaron con equipos separados para parir y recibir terneros para criar y diferentes turnos durante todo el día. Por lo tanto, puede haber problemas con los turnos que funcionan de manera inconsistente, así como con los equipos con diferentes responsabilidades que se señalan el uno al otro como la fuente cuando se producen problemas.

En consecuencia, algunas lecherías han determinado que una parte importante de la solución a estos problemas es pasteurizar el calostro, que se encargará de la enfermedad de Johne y permitirá que el calostro se agrupe y alimente a cualquiera o todas las terneras, y reduzca la carga bacteriana en el calostro alimentado.

El segundo periodo crítico

En pocas palabras, se relaciona principalmente con el primer período crítico. Alrededor del 60% de las muertes de terneros antes del destete están relacionadas con la diarrea. Y esa diarrea se relaciona principalmente con la limpieza en el parto cuando los patógenos inoculan a la cría y crecen en la superficie como causas de diarrea y muerte en las primeras dos semanas de vida.

El calostro es esencial para proporcionar protección de anticuerpos a los terneros recién nacidos, lo que depende de qué tan rápido se alimente después del nacimiento, cuánto se alimenta, la concentración de anticuerpos en el calostro que se mide mejor con un refractómetro y qué tan limpios están el calostro y la vaca. Si no se maneja adecuadamente este primer período crítico, los terneros tienen diarrea en las primeras dos semanas de vida, que es la principal causa de muerte en los terneros antes del destete. La pasteurización, el almacenamiento y la alimentación adecuados del calostro pueden ser un método eficaz para minimizar el calostro contaminado con patógenos.

Este artículo es la primera parte de una serie de dos partes sobre los tres períodos críticos en la vida de un ternero. Observe la segunda parte en una futura edición del Progressive Dairy.

FOTO: El calostro es esencial para proporcionar protección de anticuerpos a los terneros recién nacidos, lo que depende de qué tan rápido se alimente después del nacimiento, cuánto se alimenta, la concentración de anticuerpos en el calostro se mide mejor con un refractómetro y qué tan limpios están el calostro y la vaca. Foto de Mike Dixon.

Artículo escrito por: A.F. Kertz es el fundador y director de Andhil LLC y el autor del libro Dairy Calf and Heifer Feeding and Management: Some Key Concepts and Practices y escrito para Progressive Dairy.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México


0 Continue Reading →

Ayude a sus becerras a convertirse en futuras VACAS DE 4 EVENTOS

El viaje al estatus de VACA DE 4 EVENTOS comienza mucho antes de que un animal entre en el corral fresco. De hecho, ese viaje comienza en las horas inmediatamente posteriores a su nacimiento.
La comida más importante que consumirá una becerra es la primera: el calostro. Eso se debe en parte a que es más vulnerable en esos momentos justo después del nacimiento. Una becerra recién nacida necesita la inmunidad y la energía que solo el calostro de alta calidad puede darle.
Para asegurarse de que la primera comida para cada una de sus becerras sea lo más efectiva posible, tenga en cuenta estas 3 claves del calostro.


LAS 3 CLAVES DEL CALOSTRO


1. RÁPIDAMENTE

La capacidad de una becerra para absorber la inmunidad del calostro disminuye rápidamente después del nacimiento.

Puede ver en el gráfico que el momento ideal para alimentar con calostro a una cría recién nacida es dentro de las primeras 1-2 horas después del nacimiento. Después de seis horas, el porcentaje de IgG que puede absorber y utilizar ya es significativamente menor.
Las recomendaciones dicen que también debe ofrecer una segunda alimentación de calostro dentro de las próximas ocho horas para asegurarse de que cada becerra reciba la energía que necesita para comenzar mejor en la vida.

2. CALIDAD
En un mundo ideal, cada madre producirá la cantidad y calidad de calostro que necesita su cría. Desafortunadamente, el ideal no es la norma. Cuando la calidad del calostro es demasiado baja, un becerro no recibirá suficientes IgG. Eso significa que es probable que experimente el fracaso de la transferencia pasiva (FPT). FPT tiene un impacto de por vida en el crecimiento y la producción futura de becerras afectadas.
Como sabemos que el calostro materno puede variar mucho de una vaca a otra, es por eso que es importante analizar el calostro materno de cada vaca fresca. Use un refractómetro óptico o digital% brix para determinar la calidad del calostro a través de la medición de la concentración de IgG.
Para interpretar los resultados de% brix y saber qué hacer con el calostro que la madre naturaleza ha proporcionado, siga estas recomendaciones de alimentación de calostro:

lectura % Brix Nivel de calidad Acción
> 28% EXCELENTE No es necesario suplementar el calostro materno
22%-28% BUENO Suplementar calostro materno si se desean excelentes resultados
18%-22% ADECUADO Suplementar calostro materno con Calostro Bovino Completo
<18% POBRE Reemplazar o sustituir el calostro con Calostro Bovino Completo



3. CANTIDAD
Para que una cría reciba la inmunidad y energía total que necesita, es fundamental alimentarla con suficiente calostro. Eso generalmente significa alimentar el 10% del peso corporal de la becerra en la primera alimentación. Cuando sepa que la calidad es buena, también puede seguir estas pautas:
• ÓPTIMO: 3L – 4L calostro, que equivale a 150-200 gramos de IgG
• SUFICIENTE: 2L – 3L calostro, que equivale a 100-150 gramos de IgG

Un becerro sano recién nacido es el futuro de su hato. Ayúdela a convertirse en una VACA de 4 EVENTOS saludable y rentable siguiendo las 3 claves del manejo del calostro. Cuando el calostro materno no pasa la prueba de calidad o cantidad, asegúrese de tener el calostro Calostro Bovino Completo listo para llenar el vacío.

1 Continue Reading →

Grasa en calostro: La crema de la cosecha.

¿Cuál es el contenido de grasa láctea de su vaca lechera? Es una pregunta fácil, ¿verdad? Es probable que tenga registros de grasa en leche de generaciones en su granja y podría explicar fácilmente cómo han cambiado los componentes de su leche a lo largo de los años o identificar qué prácticas de manejo y alimentación causaron reducciones o aumentos en la grasa láctea.

¿Qué pasa con su porcentaje de grasa de calostro? ¿Es capaz de dar una respuesta exacta, o incluso una adivinanza? Usted podría estar pensando, “¿Importa?”
En general, nos centramos en las inmunoglobulinas del calostro para definir la calidad, ya que la IgG en el calostro es necesaria para la inmunidad pasiva. Sin embargo, al hacerlo, nos limitamos a aprovechar todo lo que el calostro tiene para ofrecer. Nuestro laboratorio y otros han estado trabajando para caracterizar todos los beneficios del calostro para la becerra y, en este artículo, vamos a comenzar de nuevo desde el principio: los nutrientes. En particular, vamos a resaltar la importancia de la grasa en el calostro para los becerros recién nacidos y le mostraremos por qué necesita medir la grasa del calostro con la misma frecuencia con la que mide la grasa de la leche.

La misma ecuación que usamos para calcular la producción de energía de la leche basada en grasa, proteína y lactosa se puede usar para calcular el contenido de energía bruta del calostro. Sin embargo, la energía bruta no es igual a la energía digestible, ni a la energía que el becerro usa para el crecimiento y el mantenimiento. A partir de una revisión interna de datos recientes, nuestro grupo recolectó de 20 vacas en una granja lechera comercial en Alberta, calculamos que las proteínas, grasas y lactosa representan respectivamente el 58%, 36% y 6% de la energía bruta en el calostro.

Sin embargo, del 70% al 80% de la fracción proteica está compuesta por inmunoglobulinas que no serán completamente digeribles debido a los compuestos que contienen calostro que bloquean las proteínas, como la IgG, de la digestión. Además, el intestino del becerro recién nacido es inmaduro y relativamente ineficiente en la digestión de proteínas. Teniendo en cuenta estos factores, aproximamos que las proporciones a partir de las cuales la proteína, la grasa y la lactosa contribuyen al cambio de energía bruta del 58% al 25% para la proteína, del 36% al 63% para la grasa y del 6% al 12% para la lactosa. Por lo tanto, la grasa, y no la proteína, en realidad representa la fuente de energía primaria que los paquetes de vacas en el calostro para la cría.

Como dice el famoso dicho: “Mamá sabe mejor”, ¿por qué se ha decidido que la grasa es la crema de la cosecha? En realidad es bastante claro. El término grasa engloba ampliamente compuestos relacionados que tienen múltiples funciones en la cría recién nacida:

1. Combustible: la grasa compensa la concentración relativamente menor de lactosa en el calostro que la leche madura, complementando en última instancia la digestión y el metabolismo de la becerra a esta edad.

2. Termorregulación: cuando se quema, la grasa libera 1.6 y 2.4 veces más energía que la proteína y la lactosa, respectivamente. Este calor (energía) liberado mantiene la temperatura corporal óptima del becerro, lo cual es particularmente importante para los becerros nacidos en invierno.

3. Señalización hormonal: la fracción de grasa del calostro contiene grasas específicas que se pueden usar como hormonas en el cuerpo. Por ejemplo, los investigadores demostraron en 2001 y 2014 que el colesterol es más alto en el calostro que en la leche. El colesterol es el precursor de las hormonas esteroides que tienen funciones muy amplias que van desde la expresión de rasgos específicos del sexo hasta el control de las respuestas al estrés dentro del cuerpo.

4. Inflamación y respuesta inmune: los datos recientes de nuestro laboratorio han demostrado que los FA o ácidos grasos omega-6 y omega-3 (FA por sus siglas en inglés de Fat Acids) están elevados en el calostro. Los FA Omega-6 y omega-3  son ácidos grasos esenciales y precursores de compuestos que regulan la inflamación, la respuesta inmune y el desarrollo del cerebro. Los investigadores de la Universidad Estatal de Michigan han estado explorando la suplementación con aceite de pescado y lino (alto en ácidos grasos omega-3) en el calostro y han demostrado beneficios prolongados en términos de estado antioxidante y respuestas inmunitarias de una sola alimentación. Luego de una investigación adicional, quizás un suplemento de  FA´s omega podría convertirse en parte de su manejo de calostro en la granja en un futuro cercano.

Estos son solo algunos ejemplos, pero está claro que la grasa del calostro no debe pasarse por alto. Con esto en mente, resaltaremos una preocupación importante acerca de la grasa de calostro. La Figura 1 muestra el amplio rango en la concentración de grasa de calostro que se ha reportado como tan bajo como 0.3% en 1950 y tan alto como 26.5% en 2007.

Numerosos estudios (señalados en la Figura 1) han informado sistemáticamente que la concentración de grasa de calostro es muy variable de una vaca a otra, y esta variación se demuestra de manera similar en todos los estudios.

Concentración de grasa (%) reportado en 12 estudios desde 1950 hasta la actualidad.
Las barras representan el promedio y las barras de error representan el error estándar. los valores al inicio de la barra de error estándar representan el porcentaje de grasa mínimo y máximo reportadas en ese respectivo estudio.

Esta variación es crítica. Por ejemplo, según las concentraciones mínimas y máximas informadas desde 1950 hasta ahora, un ternero recién nacido podría recibir entre 0,1 y 9,8 Mcal de energía de la grasa solo en los 4 litros de calostro alimentado al nacer. Si considerara su TMR, ¿Un rango similar de suministro de energía neta a su hato en lactancia le encendería un signo de alarma? Por supuesto.

La investigación ha captado algunos factores previos al parto que afectan la producción de grasa del calostro, como paridad, duración del período seco y nutrición, protocolos de inmunización y la temporada de partos. Investigadores de la Universidad de Cornell y de la Universidad de Saskatchewan encuentran que la ingesta de nutrientes puede alterar la producción de grasa del calostro sin afectar el rendimiento del calostro. En términos de componentes de grasa, la suplementación de grasa antes del parto, como la alimentación con FA omega, causa los cambios correspondientes en el perfil de FA de calostro. En un estudio realizado en Florida en 2014, encontraron que la fuente de grasa que se alimenta a la madre puede alterar la eficiencia de la captación de IgG en su recién nacido sin alterar el contenido de IgG en el calostro.

Todavía tenemos mucho trabajo por hacer para comprender los factores de manejo y nivel de vaca que pueden alterar la grasa del calostro, así como lo que estos cambios significarán para el becerro recién nacido. Pero por el trabajo preliminar y la importancia conocida de las grasas para la energía y el desarrollo, es hora de que comencemos a prestar más atención a este macronutriente. Sería un gran paso adelante para la investigación investigar los niveles de calostro que necesita la becerra para un crecimiento y mantenimiento óptimos.

Este tema no ha sido el foco de la investigación actual sobre el calostro y, en la actualidad, no hay un umbral recomendado para los niveles de grasa del calostro. Recomendamos que su grasa de calostro sea más alta que los niveles de grasa de su tanque de leche a granel, y para estar seguro, debe alimentar calostro que contenga más de 5% de grasa. Por ahora, mejorar el manejo del calostro puede ser tan simple como enviar una muestra de calostro de vaca para el análisis de componentes, tal como lo haría al analizar sus muestras de leche mensuales. Después de todo, el conocimiento es poder.

Artículo escrito por: Koryn Hare, Amanda Fischer-Tlustos y Michael Steele para Progressive Dairy Canada

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Mamá sabe más: lecciones de cuidado de becerros aprendidas de las vacas lecheras.

Durante el periodo de gestación, una vaca hace todo lo posible para que un embrión se convierta en becerro. Las contribuciones de la madre para que su descendencia sea exitosa no cesan en el parto. En cambio, su glándula mamaria secreta una sustancia con factores de crecimiento necesarios para preparar al becerro para la vida.

“ella no solo produce IgGs, ella produce calostro” dice Mike Van Amburgh, profesor de la Universidad de Cornell, en el Seminario de lechería del Oeste de Canadá en 2018 en Red Deer, Alberta.

“Si te paras a ver lo que está pasando en las glándulas cuando la vaca se seca o las glándulas d un animal de primera lactancia, hay muchas cosas que suceden allí. Hay una tremenda cantidad de proliferación celular. La consecuencia de esa proliferación celular es que ella tiene muchos factores de crecimiento y hormonas que terminan en esa secreción. Durante años como industria, lo hemos ignorado”, dijo.

Un ejemplo es la hormona relaxina. Los fisiólogos reproductores que trabajan con cerdos descubrieron que la relaxina en la primer ingesta estimula el crecimiento y el desarrollo del útero. Un lechón hembra que recibe relaxina en su primer comida es probable que tenga un útero más grande y sea más reproductivamente eficiente que un lechón que no lo tiene.

Además de la proteína, grasa e inmunoglobulinas (Ig) que se observan en la primera leche, el calostro también contiene esteroides, lactoferrina, insulina, glucagón, prolactina, hormona del crecimiento, IFG-1, leptina, TGF-alfa, cortisol y estradiol. Todos estos son bioactivos e impulsan el metabolismo, dijo Van Amburgh.

Para mostrar que el calostro es importante más allá de las Ig, Van Amburgh y su equipo de investigación realizaron un estudio en el que se alimentó a los becerros con 2 litros o 4 litros de calostro al nacer. El calostro fue altamente monitoreado y vigilado para determinar la Ig y los niveles bacterianos. Los terneros dentro de cada grupo se subdividieron en una dieta ad libitum o dieta restringida.

La dieta restringida era demasiado restringida para obtener un resultado, dijo. Sin embargo, con las dietas de alto índice de alimentación, hubo una diferencia significativa en el peso al destete entre los becerros de alto calostro y los becerros de bajo calostro.

El peso al destete fue 6 kilos más en los becerros con alto calostro y su ganancia promedio diaria (ADG) fue de unos 120 gramos más. La altura de la cadera no era muy diferente.

“todos los becerros tenían la misma dieta, el mismo ambiente, el mismo todo. Alimentamos un sustituto de leche 28:20. Tenían mucha proteína y una cantidad decente de grasa, dijo Van Amburgh.

Al observar a las crías a los 80 días de edad, todavía había una diferencia de 120 gramos por día en el promedio de ganancia diaria y la altura de la cadera era un poco más alta. “eso implica que usan sus nutrientes de manera diferente”, dijo, y señaló que la ingesta de sustituto de leche también fue mayor en 3.5 kilogramos en el grupo de alto calostro.

“lo que hizo el calostro, aparentemente, fue hacerlos mejores animales”, dijo Van Amburgh.

La investigación existente ha demostrado que los diversos componentes del calostro provocan respuestas biológicas. La respuesta general a las hormonas y los factores de crecimiento es una mayor síntesis de proteínas, una mayor expresión de enzimas y un mayor desarrollo del tracto gastrointestinal.

Más síntesis de proteínas significa más tejido magro, ya sea en el intestino, el hígado o el músculo, dijo. Si bien el aumento de la expresión de la enzima da como resultado una mayor capacidad digestiva, un mayor desarrollo del tracto gastrointestinal significa más espacio para absorber los nutrientes, una mejor barrera para proteger al becerro de los organismos causantes de enfermedades y un mejor sistema inmunológico. “todo esto es un resultado de lo que está en el calostro”. Dijo Van Amburgh.

En un estudio alemán, los investigadores compararon la respuesta de las crías cuando se alimentaban con calostro o un producto de fórmula con nutrientes comparables. Había siete becerros en cada grupo.

Se encontró que todos los becerros alimentados con calostro tenían mayor glucosa circulante, lo que significa que tenían más energía para ser metabólicos. Cuatro días después, esos becerros todavía mostraban mayor glucosa en plasma en respuesta a algo en el calostro.

Van Amburgh dijo que sospecha que la respuesta es a la insulina en el calostro. Su equipo realizó otro estudio donde alimentaron con un sustituto de calostro a dos grupos de becerros. Para un grupo, agregaron insulina humana al producto preparado antes de la alimentación.

Los niveles de insulina de los becerros que la recibieron aumentaron, lo que indica que pasó del sistema digestivo a la circulación. La glucosa también fue más alta en los becerros alimentados con insulina en comparación con aquellos que no la recibieron.

“El papel de la insulina en el calostro es ayudar a facilitar el transporte de glucosa al sistema”, dijo Van Amburgh.

“puedo decirle a partir de otros datos empíricos que si observa el transporte de Ig, verá una falla menor en la transferencia pasiva cuando tiene una gran cantidad de insulina allí”, agregó. “No es solo la glucosa la que está siendo afectada; también son las Igs”.

La industria tiende a culpar a las Ig por el fracaso de la transferencia pasiva, pero este investigador dijo que puede ser el resultado de no tener suficiente de “otras cosas” para decirle a dónde debe ir.

La investigación muestra que los becerros que recibieron bastante buen calostro todavía se están desempeñando bien después del destete, también muestra que las vacas están produciendo calostro durante más del primer dia de su lactancia. La leche fresca de vaca tiene un alto contenido de IGF-1 e insulina tres o cuatro días después del parto.

“¿Qué quiere esa mamá de verdad dar a ese becerro durante los primeros tres o cuatro días?” Preguntó. “Lo que ella llama calostro. Cuando haces eso, encuentras respuestas a largo plazo. Encuentras mejor crecimiento y mejor glucosa”.

Van Amburgh sugirió alimentar con calostro durante cuatro días. Para algunos productores, la recolección de calostro durante cuatro días parece una tarea ardua. Es por eso que ofreció un proceso menos exigente que puede lograr un resultado similar.

Recoger el primer calostro de ordeño. Alimentar 4 litros después del nacimiento; guárdelo y úselo nuevamente para la siguiente alimentación 12 horas después. Recolecte el calostro de segundo, tercer y cuarto ordeño y descubra cómo almacenarlo y alimentar a los becerros de menos de 4 días.

“No estoy hablando de mantener cuatro días de calostro. Estoy hablando de los dos primeros días. La mayoría de los lecheros que conozco que están tratando en seco a esas vacas no están enviando esa leche de todos modos. “solo tienes que descubrir cómo secuestrarlo para los primeros becerros”, dijo.

Requerimiento de nutrientes

Ya que los becerros han tenido un buen comienzo al recibir mucho calostro, es importante seguir adelante con el cumplimiento de sus requerimientos de nutrientes.

Van Amburgh dijo que la industria necesita pasar de cuantificar la dieta de un ternero por el número de mamilas o cubetas.

“¿Qué nutrientes hay en la cubeta o en la mamila?”, preguntó. “No podemos resolver nuestros problemas a menos que aprendamos cómo ser nutricionistas”.

Hay información disponible para ayudar a los nutricionistas a calcular el suministro de nutrientes necesarios para cumplir con los requisitos de mantenimiento de un becerro. Por ejemplo, una becerra de 40kg necesita 1.61 Mcals de energía metabolizable (ME) cuando hace calor afuera. Cuando la temperatura desciende por debajo del punto de congelación, el requisito de mantenimiento de la misma becerra aumenta a 3.3 Mcals de ME por día. “Es una gran diferencia”, dijo Van Amburgh.

“¿Cuántos de nosotros cambiamos nuestra ingesta entre junio y enero? Cambiamos nuestra ingesta; las vacas cambian su ingesta; pero lo que no dejamos que haga el becerro es cambiar su consumo”, continuó.

Algunos dirán que los terneros pueden comer comida seca si todavía tienen hambre, pero Van Amburgh dijo que esa es una expectativa poco realista para los becerros que tienen menos de 4 semanas.

Al calcular los requerimientos de nutrientes de un becerro, un nutricionista o productor de productos lácteos debe tener en cuenta la relación entre el peso corporal y el área de la superficie. Cuanto más pequeña es la cría, mayor es el área de superficie en comparación con el peso corporal, lo que significa que pierden calor más rápido. Un estudio reveló que el requisito de mantenimiento actualizado de una cría de Jersey es un 20 por ciento mayor que el de Holstein porque tiene más superficie que el peso corporal. La madre Jersey lo sabe porque ella produce una leche con mayor contenido de grasa para sus crías.

“Eso es realmente muy intuitivo”, dijo. “la mamá hizo eso por una razón, pero nos preguntamos por qué cuando lo alimentamos con un sustituto de leche 20:20, no funciona tan bien”.

Impacto en la producción

Un meta análisis formal realizado por Van Amburgh y sus colegas muestra que una mayor ingesta de nutrientes que resulta en una mayor tasa de crecimiento tiene un impacto positivo en el rendimiento de la leche de primera lactancia.

“si alimenta más leche, tiene dos veces más probabilidades de obtener un resultado positivo”, dijo. “Esa es una proporción bastante buena para la ciencia animal”:

Los resultados mostraron 1,540 kg adicionales de leche producida en la primera lactancia por cada gramo adicional de ganancia diaria promedio lograda antes del destete.

Un genetista con quien Van Amburgh trabajó dijo que estos datos explican el 22 por ciento de la variación del rendimiento de la leche de primera lactancia, mientras que la selección genética para la leche solo representa el 7 por ciento de la variación.

Van Amburgh agregó que no hay una correlación genética con esto. “Eso significa que si tomas un animal de bajo mérito genético, subes, y si tomas un animal de alto mérito genético, subes (en producción)”, dijo.

A través del diseño biológico, la madre está tratando de enviar información a su becerro a través de la secreción para configurarlo para el éxito en la vida. Sin embargo, la intervención humana a veces puede cortocircuitar esta entrega.

Al criar animales para que se desempeñen de la mejor manera posible, es bueno saber que hay más en el calostro que las Ig, los becerros tienen requerimientos de nutrientes más allá del volumen  y cuando el crecimiento se ve obstaculizado, también lo es la producción futura de leche.

 

Artículo escrito por: Karen Lee, Editora de Progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Preparado y listo: una mirada más cercana a la epigenética

¿Qué tienen en común el estrés por calor, el calostro de baja calidad y las ganancias diarias inferiores a la media durante el período previo al destete? Cada uno de estos puede afectar la expresión del potencial genético de una vaquilla lechera, traduciéndose en efectos de por vida tales como una menor producción de leche, una menor eficiencia reproductiva y una menor longevidad.

De manera similar, la disminución del estrés por calor, el calostro de alta calidad y el logro de las ganancias diarias promedio previas al destete pueden tener los efectos opuestos, produciendo un mayor potencial de producción de leche, una mejor eficiencia reproductiva y una mayor longevidad.

Una nueva y emocionante ciencia conocida como epigenética está arrojando luz sobre la importancia de las primeras etapas de desarrollo, ya que se relacionan con la productividad futura en múltiples especies, incluidos los humanos y el ganado lechero.

Más específicamente, la epigenética nos está ayudando a comprender la importancia de ciertos cambios fisiológicos que tienen lugar en becerros lecheros debido a su ambiente y nutrición en los primeros meses de vida.

Los resultados de estudios epigenéticos recientes informan mejor las estrategias actuales de alimentación de becerros, especialmente en los primeros 60 días de vida. Por ejemplo, un estudio de 2012 en la Universidad de Cornell, demostró el profundo impacto que las tasas de crecimiento en este período de tiempo previo al destete pueden tener sobre el rendimiento de una vaca más adelante en la vida.

En este estudio, por cada libra adicional de ganancia diaria promedio antes del destete, las vaquillas producirían más de 800 libras de leche adicional en su primera lactancia.

Esto fue confirmado cuando Fernando Soberon, gerente de servicios técnicos de Trouw Nutrition USA, y Mike Van Amburgh, profesor de la Universidad de Cornell, analizaron más de 14 estudios científicos en un meta-análisis que reveló una correlación aún mayor entre la tasa de crecimiento pre-destete y la producción de leche posterior.

Además, hemos aprendido que los efectos positivos se pueden “perder” debido a la mala nutrición antes de la pubertad. Lo más importante es que la oportunidad de modular el epigenoma solo está disponible durante períodos específicos de desarrollo y, si no se utilizan esas ventanas de oportunidad, estas eficiencias no se pueden recuperar más adelante.

La primera etapa donde la programación epigenética puede verse directamente afectada es durante el desarrollo en el útero. Esto se traduce en el período seco por razones más prácticas.

Un estudio de la Universidad de Florida ha demostrado que el estrés por calor durante el último trimestre de la gestación de una vaca tiene profundos efectos sobre las tasas de crecimiento, la producción de leche y la supervivencia del ternero prenatal. Por lo tanto, es importante minimizar el estrés por calor y satisfacer las necesidades nutricionales de las vacas secas para que el becerro preadolescente tenga éxito.

La próxima y probablemente más influyente área de oportunidad ocurre durante las primeras horas de la vida del becerro a través del calostro que recibe. En este momento, tanto la cantidad como la calidad del calostro son factores críticos para preparar a la cría para la productividad de la vida futura.

La calidad del calostro está determinada por el programa de la vaca seca, así como por el momento de la recolección después del parto.

En cuanto a la cantidad de calostro, un estudio de investigación en becerros marrones suizos realizado en 2005 observó tasas de crecimiento mejoradas, un aumento del 12 por ciento en la supervivencia durante la segunda lactancia y 2,200 libras más de leche producida en dos lactaciones en becerros alimentados con 4 cuartos de calostro en las primeras dos horas de vida vs los becerros que recibieron los 2 cuartos tradicionales.

Por lo tanto, se recomienda que los productores proporcionen 3 a 4 cuartos de galón de calostro de alta calidad dentro de las primeras dos horas de nacimiento y 2 cuartos de galón adicionales en la alimentación posterior.

Sigue habiendo otra área de oportunidad para los productores que desean preparar a sus becerros para su máximo potencial en el período anterior al destete, y esa es la tasa de crecimiento previa al destete.

Doblar el peso al nacer de la cría y lograr de 4 a 5 pulgadas de crecimiento estructural en 56 días son metas alcanzables de la tasa de crecimiento en el período previo al destete que ayudarán en la programación de una futura vaca lechera exitosa. Para una granja Holstein promedio, esto se traduciría en becerros destetados de más de 200 libras.

Hay una serie de consideraciones administrativas que son fundamentales para lograr estas ganancias diarias promedio objetivo. Incluyen el ambiente adecuado (ventilación y ropa de cama), saneamiento adecuado (equipo de alimentación y limpieza) y nutrición adecuada (2 a 2.5 libras de materia seca por día en la fase alimentada con leche).

El pago se produce más adelante en la vida si este crecimiento se mantiene durante toda la pubertad. No solo se observan mayores rendimientos de leche en vaquillas con estas metas de ganancia promedio diaria, sino que, como vacas, estos animales han mejorado las tasas de concepción, mayores pesos corporales al parto y una mayor longevidad en general.

Mensajes para Considerar:

  • La epigenética es un concepto poderoso. Existe una estrecha ventana de oportunidad para tener un impacto duradero en el rendimiento de por vida.
  • Alimente con calostro durante los primeros dos o tres días de vida.
  • Trate de alimentar con 2 a 2.5 libras de sólidos de materia seca durante el periodo de pre-destete para maximizar el peso corporal y el crecimiento muscular magro.
  • Tome medidas de peso y altura al nacer y al destete para administrar y monitorear el progreso.

 

Artículo escrito por: Melanie Soberon y Beth Keene para progressive Dairyman

Melanie Soberon es una escritora independiente con sede en Nueva York. Ella tiene un Ph.D. en nutrición de rumiantes y enseña en la Universidad de Cornell durante el verano.

Beth Keene es una especialista en crianza para Trow Nutrition USA.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

El uso de sustitutos de calostro como alternativa para reducir los tratamientos antibióticos en becerras lecheras al pre destete.

El uso de antibióticos en la agricultura es un costo adicional para el productor y una preocupación creciente para los consumidores. Alimentar con un producto de sustituto de calostro puede reducir la necesidad de tratamientos antibióticos en becerras al pre destete.

1 Continue Reading →

Neumonía en Crianza

También conocido como: Neumonía enzoótica

La neumonía en becerros es una enfermedad respiratoria causada por la inflamación en los pulmones, principalmente los alvéolos (sacos de aire). Es una enfermedad multifactorial causada por una variedad de organismos que incluyen virus, bacterias y micoplasmas. Los factores ambientales también son extremadamente cruciales en el manejo de la enfermedad.

0 Continue Reading →

El estrés calórico y el impacto negativo sobre la transferencia de anticuerpos

Es bien sabido que el estrés por calor tiene un efecto negativo en la producción de leche. El calor extremo tiene también una influencia negativa sobre la producción de calostro de buena calidad en animales preñados.

0 0 Continue Reading →

La alimentación con calostro prolongada y salud de la becerra.

El calostro es bien conocido como la fuente de inmunoglobulinas IgG para becerros recién nacidos. El mayor enfoque en la alimentación de calostro (y con mucha razón) es el entregar suficiente IgG en calostro durante las primeras 24 horas de vida del becerro.

0 0 Continue Reading →
x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway