Lamentablemente, la mayoría de los criadores de terneras lecheras están familiarizados con la hinchazón abomasal. Es la rápida acumulación de gas en el abomaso, lo que causa distensión abdominal, depresión, dolor, diarrea y, a menudo, la muerte. Puede aparecer tan rápido que las terneras que parecen estar perfectamente sanas en una alimentación se encuentran muertas en la siguiente.

Según Brian Miller, DVM, veterinario principal de Merck Animal Health, la hinchazón abomasal no es difícil de diagnosticar, pero es difícil de tratar. Miller le dijo a la audiencia de un reciente seminario web de la Asociación de terneras y vaquillas que el 50-60% de los casos son fatales, incluso con intervención veterinaria.

“La hinchazón abomasal ocurre más comúnmente en terneras de 5 a 14 días de edad, pero puede ocurrir hasta 21 días”, compartió Miller. Dijo que las terneras en esta etapa temprana de la vida son esencialmente monogástricas, y toda la leche o el sustituto de la leche se digieren en el abomaso. Esto hace que la función abomasal sea crítica en terneras jóvenes.

Los investigadores no entienden completamente la causa de esta enfermedad frustrante, pero Miller dijo que hay tres fuentes especulativas:

Bacterias productoras de gas en el abomaso (muy probablemente Clostridium perfringens o Sarcinia ventriculi).
Un exceso de carbohidratos fácilmente fermentables, junto con enzimas fermentativas, en el abomaso.
Cualquier cosa que retrase la tasa de vaciado abomasal.

Miller dijo que las bacterias clostridium son nativas tanto del tracto digestivo como del ambiente de alojamiento del ganado. Pero pueden volverse problemáticas cuando algo alimenta su crecimiento exponencial en el tracto digestivo, lo que resulta en la producción de grandes cantidades de gas y toxinas potentes.

“Los sustitutos de la leche a base de leche y de origen vegetal se suelen alimentar a las terneras. Pueden surgir problemas cuando hay problemas con la osmolalidad que afecta la forma en que el abomaso maneja una comida. Las soluciones de alta o baja osmolalidad retrasan el vaciado del abomaso, lo que permite a las bacterias tiempo adicional para fermentar nutrientes”, explicó. “Esto lleva a una producción / hinchazón excesiva de gas. Los factores que pueden afectar la osmolalidad incluyen: variaciones en los sólidos totales, adición de electrolitos a la leche o sustituto de la leche sin agua adicional; mezcla inadecuada (agitación); errores de mezcla del sustituto de leche; o alimentar a un sustituto de leche de baja calidad que no permanece en la solución “.

El veterinario señaló que los programas acelerados de alimentación líquida que entregan grandes cantidades de leche o sustituto de leche se han convertido en el estándar de oro para la alimentación que potencialmente permite a los terneros alcanzar su potencial genético para el crecimiento y la producción futura de leche. En lugar de una dieta “intensificada”, es más beneficioso colocar a las terneras jóvenes en dietas de leche de alto volumen lo más rápido posible después de recibir calostro para ayudarlas a alcanzar la pubertad temprana, una reproducción más rápida y una edad más temprana al primer parto.

Los programas de alimentación acelerada también han sido implicados como una causa de hinchazón abomasal. Miller no cree que ese sea el caso porque el volumen no es el problema mientras la calidad esté ahí. “La osmolalidad debe mantenerse en un rango saludable porque los sólidos totales altos en un programa acelerado ciertamente pueden contribuir a la hinchazón abomasal”, dijo. “Por eso es muy recomendable ofrecer agua libre de elección después de la alimentación para diluir los sólidos totales altos que pueden estar presentes debido a posibles errores de mezcla”.

Según Miller, el medio más importante de prevención de la hinchazón abomasal en las terneras es la consistencia, consistencia, consistencia. “La parte más difícil de criar terneras sanas, y evitar esta enfermedad en particular, es hacer las cosas simples de manera consistente, una y otra vez”, aconsejó. Esto incluye:

– Mida los sólidos totales cuando alimente la leche entera: con un refractómetro Brix y un estándar de evaluación de “Brix +2”, pruebe regularmente la leche entregada a la primera, media y última ternera. Aunque imperfecta, es una prueba de campo que permite a los criadores de terneras medir la consistencia de la dieta. Usada regularmente, permite a los cuidadores administrar la dieta para lograr consistencia y detectar cambios que puedan contribuir a posibles problemas. Si hay una oscilación mayor de 2 puntos en el total de sólidos, habrá una variación en el apetito y el potencial de problemas que incluyen la hinchazón abomasal. Una meta segura para los sólidos totales es 12-14% (no exceda el 15%).

– Mezcle adecuadamente: siga el mismo protocolo para ensamblar y agitar cada lote de leche o sustituto de leche. Los sólidos totales también deben evaluarse antes de alimentar cada lote. La leche de hospital puede variar mucho en contenido de sólidos.

– Incluya aditivos con cuidado: evite los aditivos múltiples, ya que esto puede alterar la osmolalidad de una fórmula terminada a niveles inaceptables.

– Monitorear la temperatura de alimentación: nuevamente, acceda a la primera, media y última ternera. El clima extremadamente frío puede requerir medidas adicionales para garantizar que la temperatura se mantenga igual desde la primera hasta la última cría.

-Aclimate a las terneras a una alimentación de gran volumen: una vez que las terneras reciben una comida de calostro de gran volumen, comience con alimentos de gran volumen desde el principio y manténgase constante. Esto reduce el riesgo de esta enfermedad, aumenta las tasas de crecimiento y mejora la inmunidad. Aunque 3 veces al día la alimentación sería ideal, en ausencia de esto, existe una evidencia cada vez más fuerte de que no es necesaria la dieta “intensificada”.

-Entregue alimentos de manera consistente: garantice el mismo alimento desde la primera hasta la última cría, de una alimentación a la siguiente, y consistencia entre los comederos. Reemplace los biberones desgastados para evitar velocidades excesivas de consumo.

-Desinfecte el equipo de alimentación: siga los protocolos de rutina para limpiar y desinfectar todo el equipo utilizado para mezclar y alimentar la ración líquida. Monitoree el saneamiento regularmente con hisopos ATP.

-Proporcione agua: suministre agua limpia y de libre elección dentro de los 20 a 30 minutos de la alimentación de líquidos.

Además de la formulación y prácticas de alimentación consistentes, una ternera sana comienza con una vaca sana. Para vacas secas y vaquillas de reemplazo, proporcione un excelente manejo del calostro; cama adecuada y espacio de descanso; un ambiente limpio, seco y de bajo estrés; buena ventilación y reducción del estrés por calor; y manejo enfocado del corral de maternidad. Estas prácticas mejoran la salud de las vacas y las terneras.

La vacunación con vacunas clostridiales de 7 vías y formulaciones de prevención de la diarrea también puede ayudar a controlar la parte bacteriana de la enfermedad. Miller sugirió administrar vacunas clostridiales a las vacas en última etapa de preñez para fortalecer su calostro, y luego implementar programas en todo el rebaño para administrar la misma vacuna a las terneras a los 3 y 4 meses de edad; previo a la inseminación y nuevamente en la última etapa de preñez. La administración previa al parto de vacunas contra la diarrea también proporciona protección calostral contra organismos como E. coli, rotavirus y coronavirus, además de Clostridium perfringens.

Miller aconsejó trabajar en colaboración con el veterinario y el nutricionista del rebaño para evaluar las causas, las medidas preventivas y los protocolos de tratamiento para la hinchazón abomasal en rebaños individuales. “Los criadores de terneras más exitosos son aquellos que prestan atención a los detalles, establecen protocolos y siguen la misma rutina, independientemente de lo que esté sucediendo en un día determinado”, dijo. “Controlar las cosas que puedas ayudará a tus terneras a superar las cosas que no puedes”.

Artículo escrito por: Maureen Hanson para Bovine Veterinarian; www.bovinevetonline.com

Fotografía: Maureen Hanson

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México