Hay algo que decir sobre los tiempos más sencillos. Sin embargo, cuando se trata de la vida en la granja, los conocimientos y la eficiencia obtenidos gracias a la tecnología son difíciles de dejar pasar. Eso es cierto cuando se trata de la reproducción del hato.

“Me gusta pensar en el manejo de la reproducción como una pirámide apilada de tecnologías”, dice Paul Fricke, profesor de ciencias lecheras y especialista de extensión en reproducción del ganado lechero en la Universidad de Wisconsin-Madison. “Una buena reproducción es el fundamento o la base de la pirámide y todo lo demás se apoya en esta base. Hace veinte años, el rendimiento reproductivo no era muy bueno, y cuando la reproducción no es buena, hay que inseminar todas las vaquillas que se producen para mantener el ritmo de los sacrificios.

“Una vez que una granja consigue una buena reproducción, puede pasar a incorporar otras tecnologías”, añade Fricke. “Una buena reproducción nos permite incorporar tecnologías de reproducción como la genómica, el semen sexado, el semen de carne y los embriones bovinos por FIV [fecundación in vitro]”.

Genómica

La tecnología genómica permite al productor identificar animales genéticamente superiores a una edad temprana. A su vez, esto puede acelerar la ganancia genética de un hato al tiempo que acorta los intervalos generacionales.

“El uso de la genómica puede ser útil porque permite a los productores identificar sus mejores animales jóvenes desde el principio”, dice Andrew Sandeen, educador de Extensión Lechera en la Universidad Estatal de Pensilvania. “Permite a los productores invertir en la genética de esos mejores animales mientras encuentran otras formas de utilizar los animales genómicos menos deseables. Se pueden hacer pruebas a las crías poco después de que nazcan, obtener los resultados y decidir con qué reemplazos quedarse.”

Semen de carne y semen sexado

Otra herramienta de la caja de herramientas reproductiva es el uso de semen de carne y semen sexado en vaquillas y animales lactantes.

“La razón por la que podemos utilizar el semen sexado en animales lactantes es porque, volviendo a la base de la pirámide, ahora tenemos un buen programa de fertilidad”, dice Fricke.

Sin embargo, los productores se ven afectados por las tasas de concepción cuando utilizan semen sexado, añade.

“Si la tasa de concepción de sus vacas en lactación es del 35% de media, entonces no puede tolerar el uso de semen sexado debido a la escasa fertilidad. Por eso, el semen sexado sólo se recomendaba al principio para las vaquillas no lactantes”, advierte Fricke. “Pero si la tasa de concepción en sus vacas lactantes está empujando el 50% al 60%, ahora puede preguntarse: “De los animales de mi hato, ¿cuáles son los mejores genéticamente que quiero inseminar con semen sexado para hacer mis reemplazos?”.

Las estadísticas del sector han demostrado que el semen sexado tiene una tasa de precisión del 90%, lo que significa que nueve de cada diez veces el sexo de la cría será hembra. Sin embargo, si las beceras hembra nacen con más frecuencia, el rebaño de reposición podría expandirse demasiado rápido, haciendo que los productores aumenten los sacrificios. Una forma de combatir la sobreexpansión es utilizar semen de carne. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunas cosas antes de tomar la decisión de incorporar la genética de carne al hato.

“Aunque se puede conseguir semen de carne a muy bajo costo, estamos empezando a darnos cuenta de que hacer una selección basada en el precio probablemente no sea el enfoque más inteligente a largo plazo”, advierte Sandeen. “Probablemente acabes con algunos animales que no entusiasman a la industria de carne así que ser más reflexivo sobre los toros que utilizas y los rasgos que la industria cárnica quiere será mejor a largo plazo”.

Fertilización in vitro

Para los productores de leche que buscan ampliar su conjunto de herramientas reproductivas, Fricke dice que hay que buscar la FIV de embriones de vacuno.

“Ahora se pueden comprar embriones comerciales de carne de FIV para transferirlos a las receptoras de leche”, señala Fricke. “El costo de los embriones de carne de FIV ha bajado a unos 55 dólares. Puede transferir estos embriones a sus animales de baja genética y producir un ternero de raza pura para criar usted mismo o para vender.”

Aunque los terneros de carne cruzados son más valiosos para el mercado que los bueyes lecheros de raza pura, todavía no se pueden comparar con el valor de los animales de carne de raza pura. Por lo tanto, el uso de embriones de vacuno de FIV ofrece a los productores la posibilidad de obtener un mayor rendimiento de la inversión que el uso de semen de vacuno de carne o de leche.

Monitores de actividad y collares de rumia

Para aquellos que buscan invertir en algo que ofrezca más que beneficios reproductivos, Sandeen sugiere los monitores de actividad o los collares de rumia. Aunque estas herramientas pueden ayudar a identificar rápidamente a una vaca en celo, a menudo presentan otros datos valiosos.

“Creo que al principio mucha gente va [a comprar estos dispositivos] para ayudar a mejorar su programa de reproducción, pero a menudo el verdadero beneficio añadido es el control de la salud”, dice Sandeen. “Cuando ves que los animales se mueven menos o no rumian con la frecuencia habitual, eso puede ser un indicador temprano realmente útil de que necesita nuestra atención”. Así, los productores pueden encontrar incluso más valor que el de mejorar su reproducción.”

Un vistazo al futuro

La reproducción de las vacas lecheras ha evolucionado a pasos agigantados en las dos últimas décadas, pero eso plantea otra pregunta: ¿qué es lo siguiente?

“Me gustaría que se desarrollara una prueba en las vacas que determinara el estado de preñez en función de los niveles altos o bajos de glicoproteína asociada a la preñez”, dice Fricke. “En el caso de las vacas abiertas, me gustaría saber si tienen una progesterona alta o baja, lo que nos permitiría adaptar la forma de someter a esas vacas a un programa de resincronización para optimizar la fertilidad”.

Otra posibilidad en el futuro podría ser la selección de rasgos específicos para determinados nichos de mercado, añade Fricke.

“Creo que empezaremos a ver a las lecherías seleccionando líneas de ganado para rasgos específicos de un nicho de mercado”, dice. “Puede haber una línea de Holsteins seleccionada sólo por su rendimiento en queso, frente a las seleccionadas por su producción de leche o quizás por sus altos niveles de grasa omega-3 o por su leche A2. Así que quizá seamos más específicos a la hora de seleccionar genéticamente una línea de animales para que realmente encajen en un nicho de mercado.”

Invertir sabiamente

Tanto si quiere invertir en tecnología de reproducción como si simplemente quiere hacer algunas mejoras en su programa de reproducción actual, es importante hacer los deberes antes de lanzarse por todas.

“Es fácil sentirse abrumado por toda esta nueva tecnología, pero hay que tener en cuenta el costo de todas estas herramientas y evaluar los diferentes escenarios”, dice Sandeen. “Muchas de estas cosas parecen nuevas y emocionantes, pero a menos que seas realmente agresivo y quieras estar a la cabeza de la curva, debes investigar un poco y obtener pruebas de que vas a obtener los resultados que buscas”.

Artículo escrito por: Taylor Leach para dairyherd.com

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México