Las novillas lecheras en crecimiento han estado registrando valores tibios en los Estados Unidos durante más de 2 años. Los precios actuales de las novillas de alta calidad oscilan en el rango de $800-1,700 por cabeza, mientras que los animales de calidad media han caído a valores tan bajos como $500 por cabeza en los últimos meses. En contraste con un costo de crianza estimado de $1,700 a $2,200 por cabeza, no toma mucho tiempo deslizarse hacia territorio negativo en el balance de su empresa de vaquillas. En el boletín, “Beneficios económicos de dimensionar correctamente los números de reemplazo de lecherías agrícolas”, los educadores de lechería de Extensión en la Universidad de Penn State defienden el caso de examinar cuidadosamente cuántas novillas lleva una manada. Si hay un exceso significativo, venderlas antes o después es probablemente la opción económica más prudente. Señalaron que, en algunos casos, el costo del alimento por sí solo puede ser más que el precio total de venta de una novilla adulta. Es posible que valga la pena mantener esas vaquillas si la granja está planeando una expansión o si planea una estrategia de sacrificio agresiva para eliminar las vacas más viejas del hato. Pero si ninguno de los dos es el caso, considere: Cuántas novillas necesita reemplazar anualmente (tasa de reemplazo del hato) ¿Cuántas novillas produce anualmente el rebaño? El costo de la granja de criar una novilla, Precio actual de mercado de la vaquilla; y Qué vaquillas vender y cuáles conservar?

 Tomemos, por ejemplo, un rebaño de 238 vacas con una tasa anual de sacrificio del 30%; edad al primer parto de 23 meses; y tasa de incumplimiento de vaquillas del 10%. Este hato necesitaría 75 novillas al año, o 150 novillas en total en la granja. Añadiendo un “colchón” del 6% para compensar circunstancias imprevistas, el hato necesitaría 162 novillas en la granja a la vez (81 cabezas por año). Si el hato produce 111 vaquillas por año, hay 30 cabezas que no se necesitan y pueden venderse en lugar de llevarse por la granja. 

Por el contrario, retener innecesariamente a esas vaquillas hasta la edad de parto fácilmente podría producir una pérdida neta cercana a los $1,000 por cabeza. Establecer un sistema para eliminar estratégicamente a las vaquillas del rebaño puede liberar recursos en varios frentes, que incluyen: 

  • Ingresos de novillas vendidas. 
  • Menores costos de alimentación, cuidados veterinarios y cría.
  • Reducción del tiempo de trabajo y de los gastos para el cuidado de los animales. 
  • Vivienda, ropa de cama y espacio de lote menos necesarios; y 
  • Mejoras en el manejo de nutrientes, porque menos vaquillas producen menos estiércol y fósforo y se dedica menos tiempo al manejo del estiércol. 

La determinación de la edad a la que se sacrificarán las vaquillas y los criterios utilizados para hacerlo, será una decisión individual de la granja. Los datos de PTA de padres y madres probablemente se considerarían a cualquier edad y se puede acceder fácilmente a ellos a través de los registros de la DHIA. Las pruebas genómicas se pueden realizar desde el primer día de edad, lo que produce decisiones rápidas y precisas, basadas en criterios de selección predeterminados. 

Blair Murray de Murray Agri Consulting, Kemptville, Ontario, Canadá, dijo que el genotipado puede generar más ingresos para un hato no solo al ahorrar en costos de crianza de vaquillas, sino al mejorar la producción de leche a través de una selección genética precisa. Compartió datos que indican que un rebaño de 100 vacas podría capturar entre $ 3,300 y $ 5,400 en ingresos adicionales basados ​​en una mejor producción de leche. El genotipado de terneras jóvenes también proporciona flexibilidad en el momento de la venta de novillas, dependiendo de las condiciones del mercado. Si las decisiones de sacrificio se toman en vaquillas más viejas, entonces animales de tamaño insuficiente; criadores difíciles; y aquellos con pies y piernas deficientes o problemas obvios en las ubres son candidatos probables para el descarte. 

Los registros de salud también serían útiles, particularmente en relación con los tratamientos para enfermedades respiratorias. Un estudio irlandés (Morrison et al. 2013) mostró que las terneras con múltiples casos de neumonía producían alrededor de 743 libras y 1,870 libras menos de leche en su primera y segunda lactancia, respectivamente. Los datos de ultrasonido pulmonar son un nuevo criterio que puede evaluar objetivamente la salud del tracto respiratorio y el potencial de longevidad de las vaquillas individuales. La Universidad de Wisconsin ha desarrollado un sistema de puntuación conciso para guiar los protocolos de ultrasonido pulmonar.

Artículo escrito por: Maureen Hanson para Dairyherd.com

Traducción: MVZ Brenda Yuimbe, Alta Genetics México.