La genética es una herramienta eficaz para conseguir vacas más sanas y contribuir así a vaciar el corral de enfermas. El mejoramiento tiene un efecto permanente y acumulativo; la mejora genética conseguida hoy tiene valor también para las generaciones futuras.

Los buenos genes para la salud pueden llegar a ser aún más valiosos en el futuro, ya que la resistencia a los antibióticos es un problema grave y creciente a nivel mundial, y es posible que tengamos que cambiar la forma de utilizar los antibióticos también en la producción ganadera.

Más de 40 años de selección

La Norwegian Red fue la primera raza del mundo en incluir la selección directa de rasgos de salud en 1978. Desde entonces, la salud ha sido un foco importante del objetivo de cría, y el índice de mérito total actual incluye la mastitis clínica como parte del índice de salud de la ubre y “otras enfermedades”, que es un grupo de rasgos compuesto que incluye las enfermedades más comunes aparte de la mastitis (fiebre de la leche, cetosis y trastornos relacionados con la fertilidad). En comparación con otras razas lecheras, la Norwegian Red ha puesto más énfasis en los rasgos de salud durante un periodo de tiempo más largo. Las tendencias genéticas de la Roja Noruega demuestran que, a pesar de las correlaciones genéticas desfavorables entre la producción de leche y la mastitis, es posible obtener una mejora genética de ambos rasgos si los valores de cría estimados son fiables y los rasgos reciben un peso adecuado en el índice de mérito total utilizado para la selección.

La clave está en la fiabilidad de los fenotipos

La selección directa de los rasgos de salud requiere el registro de los eventos de enfermedad. Esto está bien establecido en Noruega, donde cada caso de tratamiento veterinario se ha registrado de forma individual para cada vaca desde 1975. Las cifras para 2020 muestran que el 97% de los rebaños lecheros de Noruega participan en el Sistema Noruego de Registro del Rebaño Lechero, donde se integra el registro sanitario individual. Los veterinarios pueden comunicar los tratamientos directamente a la base de datos central. Dado que los antibióticos y otros medicamentos sólo pueden ser recetados por los veterinarios en Noruega, estos registros sanitarios se consideran de buena calidad. Los fenotipos fiables son fundamentales para el éxito de la cría. El sistema noruego de registro sanitario hizo posible la selección de vacas más sanas en los años 70 y sigue siendo crucial en la era de la selección genómica para predecir los valores genéticos de los rasgos sanitarios. 

Noruega utiliza menos antibióticos en la producción ganadera

Un informe de la Agencia Europea del Medicamento sobre la venta de antimicrobianos veterinarios en 31 países europeos muestra que Noruega es el país que menos antibióticos utiliza por kilo de biomasa ganadera. La producción ganadera de Suecia utiliza casi cuatro veces, la de Dinamarca 10 veces, la de Alemania 30 veces y la de Italia 100 veces más antibióticos por unidad de producto producido que Noruega. La situación favorable de Noruega es el resultado de las medidas adoptadas por las organizaciones de ganaderos noruegos hace décadas, cuyo objetivo era reducir el uso innecesario de antibióticos. En la producción lechera, se cambiaron las estrategias de tratamiento, se creó el Servicio Noruego de Salud del Ganado, se desarrollaron programas de control de la mastitis, herramientas de asesoramiento y gestión del rebaño, y se incrementó el peso de los rasgos de salud en el programa de cría del Rojo Noruego. La roja noruega es la principal raza lechera de Noruega y representa alrededor del 90% de las vacas lecheras. Esta acción conjunta funcionó y dio lugar a menos tratamientos por vaca.

Vacas sanas

El número total de tratamientos veterinarios por vaca y año se redujo de 1,3 en 1990 a menos de 0,4 en la actualidad. La razón principal es el menor número de casos de mastitis entre las vacas noruegas. La mastitis se ha incluido en el objetivo de cría de la Norwegian Red desde 1978, y se ha conseguido una importante mejora genética. Las tendencias genéticas para la mastitis en Rojo Noruego muestran una mejora genética después de que el peso relativo sobre la mastitis aumentara en 1990. Así, una parte considerable de la reducción observada en los tratamientos veterinarios por vaca y año se debe a la mejora genética. Las vacas rojas noruegas actuales son más sanas y tienen mejores genes de resistencia a las enfermedades que las vacas de hace 30 años.

Criar para vivir mejor 

La salud de los animales es fundamental para su bienestar, así como para el de los ganaderos, y es importante para la economía y la calidad de la producción. Criar vacas más sanas también contribuirá a reducir el uso de antibióticos. Esto puede ser cada vez más importante, ya que la resistencia a los antibióticos es un problema grave y creciente en todo el mundo. Por lo tanto, es probable que los buenos genes para la salud de los animales sean aún más valiosos en el futuro.

Artículo escrito para Progressive Dairy por:  Bjørg Heringstad,  ocupa un puesto conjunto, con un 50% de universidad y un 50% de investigador, en Geno, la organización de cría de la raza roja noruega. Heringstad tiene más de 20 años de experiencia en la investigación de la cría y la genética del ganado lechero, con especial atención a los rasgos de salud y fertilidad, y ha publicado 100 artículos científicos en revistas especializadas.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

FOTO: Muy pocas vacas en Noruega reciben un tratamiento antibiótico, ni lo necesitan, ya que la genética de la principal raza del país es favorable a los rasgos de salud. Foto por cortesía de Geno.