Describa su vaca perfecta. Quizá le vengan a la cabeza palabras como productiva, sana, fértil o eficiente. O tal vez su vaca perfecta pueda describirse simplemente como rentable. Aunque son buenas descripciones, se necesita un objetivo más específico para avanzar realmente hacia su rebaño perfecto.

Usted se ha convencido del valor de la genética. Sabe que el uso de buenos toros tiene un claro impacto en sus resultados. Y sabe que las pajillas de semen en su tanque hoy se convierten en su futuro rebaño, haciendo un impacto para las generaciones venideras.

Entonces, ¿cómo elegir las pajillas que se ponen en el tanque?

Alerta de spoiler: no hay una respuesta correcta

Si hubiera una única respuesta para crear el rebaño perfecto, habría un único índice de selección genética utilizado por todos los productores de leche del mundo. Pero no es el caso. En su lugar, existe una variedad de acrónimos como NM$, TPI o DWP$. Usted encontrará muchas opciones de índices estándar que vienen con su propio conjunto de pros y contras.

Los pros de los índices estándar son que le permiten obtener el progreso genético general que busca de una manera más equilibrada que el antiguo plan de selección de un solo rasgo. También le ayudan a elegir qué pajillas poner en su tanque de semen de forma más eficaz que utilizando filtros estrictos sobre un rasgo o rasgos determinados.

Pero, los contras de los índices genéticos estándar son que hacen algunas suposiciones. Independientemente del acrónimo del índice que esté en primer lugar en su vocabulario, se asume que si usted está criando en Wisconsin, tiene los mismos objetivos que un productor de leche en Florida o Nuevo México.

Además, muchas de las lecherías con las que empiezo a trabajar no se dan cuenta de qué rasgos y cuánto énfasis componen su índice de selección. ¿Sabe qué cantidad de énfasis se pone en cada rasgo en su plan genético?

Además, los índices estándar no garantizan la consistencia. Se necesita algo de atención para distinguir qué toros de una clasificación determinada se ajustan mejor a los objetivos que usted desea alcanzar en su explotación lechera.

Tome este trío de toros de la industria, por ejemplo. Compare sus opciones. ¿Qué toro cree que está mejor clasificado en su índice de elección? ¿Cuántos puntos de índice o dólares cree que separan al mejor del peor?

Puede resultar sorprendente que sólo dos dólares de Mérito Neto separen al Toro A, al Toro B y al Toro C. A primera vista, parece casi imposible que toros tan diferentes puedan tener esencialmente el mismo valor de índice. Pero, eso es simplemente porque cada toro tiene diferentes especialidades genéticas que contribuyen a su valor de índice total.

Si usted está eligiendo entre estos tres toros, me imagino que probablemente observó primero los rasgos que más importan a su línea de fondo. Si usted está cultivando en un mercado fluido como el de Florida, es posible que haya descartado inmediatamente al Toro B por su bajo número de libras de leche. Mientras que, si su leche se convierte en mantequilla, ese mismo toro puede aparecer como una opción lucrativa debido a su valor extremo para las libras de grasa.

Por lo tanto, incluso si usted está seguro de que su índice genético está alineado con los objetivos de su lechería, todavía se necesita diligencia para saber qué toros se ajustarán mejor a sus necesidades.

Hay otra mitad de la ecuación

Digamos que usted confía en el índice genético que utiliza en su establo. Tal vez sea un índice estándar directo. Tal vez esté completamente adaptado a sus objetivos. O tal vez esté ajustado en algún punto intermedio. Con su índice en marcha, el rendimiento de su rebaño despegará con fuerza, ¿verdad?

No tan rápido. Incluso con el plan genético correcto, todavía hay otra parte de esta ecuación:

Fenotipo = Genética + Ambiente

O, en términos más sencillos, el rendimiento real de una vaca está determinado por una combinación de su composición genética y el entorno en el que vive. Pero no se trata de un reparto equitativo al 50% entre la genética y el entorno, y ese reparto no es el mismo para todos los rasgos.

No hay duda de que el rendimiento real de las vacas nacidas en 2015 es superior al de las vacas nacidas en 2010. Entre esos dos grupos de vacas, parte de la diferencia en su rendimiento se atribuye a la genética y otra parte a factores de manejo.

Como parte del cambio de base de abril de 2020, el Consejo de Crianza de Ganado Lechero publicó esas cifras – las encontrará en el gráfico siguiente para cinco rasgos clave en las Holsteins.

En este gráfico, podrá observar que las vacas nacidas en 2015 produjeron 1.077 libras más de leche que las vacas nacidas en 2010. Y, de esa mejora de 1.077 libras, más del 90% se atribuye a la genética. La genética también tiene la mayor parte del impacto en el aumento de 71 libras de grasa, la ganancia de 49 libras de proteína y la mejora de 2,66 meses de vida productiva (PL), aunque el impacto no es tan extremo para estos rasgos.

Es en la tasa de preñez de las hijas (DPR) donde el ambiente/manejo toma el papel principal, dejando la influencia de la genética en la capacidad de una vaca para quedar preñada en menos de un 20%.

Ahora bien, esto no significa que se deje de seleccionar para la DPR. La contribución genética de la DPR en el rendimiento reproductivo general de su rebaño sigue estando ahí, y sigue siendo impactante. La conclusión de esto es simplemente que si usted está buscando una mejora en la tasa de preñez, su mejor apuesta es primero abordar los factores de gestión para una mejora rápida. A continuación, complemente esos cambios de manejo incluyendo DPR en su índice genético para crear un futuro rebaño de vacas más fértiles.

Deje que sus asesores genéticos le ayuden

Con todo esto de los índices estándar o personalizados, las diferencias de rasgos y la genética frente al entorno, es difícil saber qué es lo correcto y qué es lo importante.

Acuda a sus Asesores Genéticos. Deberían tener una conversación con usted cada año, como mínimo, sobre cómo elegir qué pajas poner en su tanque de semen. Su trabajo consiste en estar al tanto del mundo de la genética, en constante evolución. Así que póngalos a trabajar.

Si decide utilizar un índice genético estándar, sus asesores deben ayudarle a entender los detalles cada vez que haya una actualización del índice y cómo la actualización afecta a sus decisiones de selección. Y, si usted personaliza su índice genético, el papel de sus asesores es asegurarse de que su plan continúa alineado con sus planes actuales y sus objetivos futuros. Deben revisar el progreso real de su rebaño y ayudarle a navegar por el camino hacia su futuro rebaño perfecto.

La creación de su futuro rebaño perfecto puede ser tan sencilla o complicada como usted quiera. Por lo tanto, tenga en cuenta estos tres puntos clave a la hora de elegir las pajas que va a poner en su tanque de semen.

1. No hay una respuesta correcta para el índice perfecto. Explore sus opciones y tenga preparada su respuesta para describir su vaca perfecta. Luego, entienda su índice de elección para que pueda elegir su genética basada en lo que mejor se alinea con su ideal.

2. Hay dos partes en la ecuación del rendimiento. Recuerde que tanto la genética como el manejo juegan un papel clave en el rendimiento real de su rebaño, y el impacto de ese papel es diferente por rasgo.

3. Apóyese en sus asesores genéticos para que le orienten. Su papel es ayudarle a entender los detalles de su genética y a navegar por el camino hacia su mejor rebaño futuro. Una fuerte asociación con sus asesores genéticos mantendrá su genética alineada con sus planes y objetivos actuales para crear su futuro rebaño perfecto. 

Artículo escrito por: Jon Holewinski, Premier Account Manager de Alta Genetics

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México