Skip to Content

Category Archives: Salud del Hato

Protocolos para Fiebre de Leche

La hipocalcemia, comúnmente conocida como fiebre de leche, es una enfermedad metabólica potencialmente mortal que ocurre cuando el calcio en la sangre de una vaca cae a niveles por debajo de lo normal. Si no se maneja adecuadamente, una vaca puede pasar de saludable a muerta en cuestión de horas. Conocer los signos y las mejores prácticas de tratamiento para esta condición podría marcar la diferencia cuando se trata de salvar la vida de un animal.


Qué buscar

La fiebre de leche se puede dividir en tres etapas según la gravedad.

La fiebre de leche en estadio I, también conocida como hipocalcemia subclínica, a menudo es difícil de detectar debido a su corta duración y su amplio conjunto de síntomas. De acuerdo con Virginia Ishler, especialista en extensión lechera en la Universidad Estatal de Pennsylvania, la etapa I generalmente durará menos de una hora con síntomas como pérdida de apetito, hipersensibilidad, debilidad, cambio de peso y cambio de posición de los pies traseros.

La fiebre de la leche en estadio II se extiende durante un período de tiempo mayor que dura de 1 a 12 horas. También se acompaña de una serie de síntomas más severos, como ojos apagados, oídos fríos, temblores musculares, falta de coordinación al caminar y un tracto digestivo inactivo. La temperatura corporal de la vaca también puede bajar a un rango de 96 ° F a 100 ° F.

La hipocalcemia en estadio III se distingue por la incapacidad de la vaca para pararse y una pérdida progresiva de conciencia que lleva a un coma. La frecuencia cardíaca del animal puede aumentar rápidamente y podría superar los 120 latidos por minuto. Según Ishler, las vacas en la etapa III no sobrevivirán más de unas pocas horas sin tratamiento.


Cuando tratar


Para las vacas que están de pie, el calcio oral se puede administrar en forma de empapado, gel o bolo. El calcio oral tiene la ventaja de ser absorbido más lentamente en el tracto digestivo e imita la liberación natural de calcio al consumir ingredientes alimenticios.

Para las vacas que están muy abajo, se debe administrar un tratamiento intravenoso para ayudar a aumentar rápidamente los niveles de calcio en la sangre. Si bien este tratamiento es necesario en situaciones de emergencia, administrar demasiado calcio en un corto período de tiempo podría causar que el animal tenga un ataque al corazón. Además, una vez que el tratamiento intravenoso inicial ha desaparecido, el animal puede experimentar un choque hipocalcémico. Para prevenir esta recaída, considere administrar un tratamiento intravenoso seguido de una dosis oral varias horas después para ayudar a equilibrar los niveles de calcio.

Artículo escrito por: Taylor Reach

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

¿Qué es una vaca de cuatro eventos?

Conoce a la vaca 8968.


Ella vive en una granja lechera de 1500 vacas en Wisconsin, donde se ordeña tres veces al día en una sala de ordeño doble paralela 20. Ella se ha alimentado con una ración bien equilibrada, y pasa su tiempo descansando en un echadero freestall de cama de arena. Es una vaca de segunda lactancia, engendrada por 11HO11499 AltaMEGLO, y es lo que llamamos una vaca de 4 eventos.

¿Una vaca de 4 eventos?

Si observa cualquier registro de vaca en DairyComp o su programa de manejo de hatos, una vaca de 4 eventos tiene solo cuatro eventos principales enumerados a lo largo de su lactancia:

  • Fresca
  • Inseminada
  • Preñada
  • Seca

En el caso de la 8968, esto significa que tuvo un becerro vivo sin problemas. No tuvo fiebre de leche, cetosis, o retención de placenta. Ningún otro problema metabólico la retrasó después del parto, y al evitar esos problemas, no incurrió en costos de tratamiento.

Después de un período de espera voluntario de 60 días, la 8968 fue inseminada. Desde que el evento INSEMINADA está apuntada una sola vez en su registro, sabemos que solo le tomó una unidad de semen – solo una inseminación – para que quedar preñada.

Después se confirmó preñada, anotada como PREÑADA en su registro o CowCard. Esto solo es posible porque no tuvo una muerte prematura embrionaria o un aborto, y no tuvo otros problemas reproductivos.

El cuarto y último evento de la lactancia de la 8968 la muestra como SECA en su registro. Esto significa que no hubo otros problemas persistentes durante su lactancia. Se ocupó de sus asuntos como de costumbre, hasta que llegó el momento de secarse para prepararse para su próxima lactancia.

¿Qué falta?

Quizás se pregunte qué falta en la CowCard o registro de la vaca 8968. Por supuesto, durante la lactancia de una vaca también se producen eventos de mantenimiento como movimientos de corral, mantenimiento de pezuñas, vacunaciones y confirmaciones de preñez que también ocurren durante la lactancia de una vaca.

Pero lo que realmente falta en la lactancia de una vaca de 4 eventos son los contratiempos, los costosos problemas que llevan tiempo y que dificultan la rentabilidad general del hato. Una vaca de 4 eventos como la 8968 no tiene mastitis. Ella no presenta cojera, y no aborta su cría a mitad del embarazo. Ella evita las enfermedades, infecciones y problemas que causan grandes dolores de cabeza a todos los productores lecheros.


¿Puede la genética ayudar a crear un hato de vacas de cuatro eventos?

Una de las mejores formas de crear más vacas de cuatro eventos es seleccionar para Vida Productiva (PL) dentro de su plan genético personalizado. La selección genética para PL no solo significa más vacas viejas. Predice qué vacas son las más resistentes, sanas y fáciles de manejar.

Incluir la Vida Productiva en su plan genético aumentará sus probabilidades de tener un rebaño lleno de vacas de cuatro eventos. La medida real de PL no se calcula hasta que una vaca abandona el hato. Sin embargo, podemos usar otras formas para ver si los toros más altos en PL  realmente crean vacas más sanas y sin problemas.

La Tabla 1 desglosa los eventos dentro de la manada donde vive la vaca 8968. Incluye todos los animales con identificaciones de toros Holstein conocidas. Basado solo en el promedio paterno de cada animal para Vida Productiva, esto muestra la diferencia real en los eventos de salud entre las vacas con pedigrí con alto PL y los pedigríes con PL bajo.

Estos son números reales, registrados en el software de manejo de hatos de esta granja. Tenga en cuenta que el manejo es consistente en todo el rebaño, y no se proporciona un tratamiento preferencial para una vaca determinada.

# de vacasPL Prom. del ToroAbortos‘No Inseminar’VendidasMuertas
MastitisRPDACetosisNeumMetritisCojera
Vaca 896816.300000000
Mayor 50% – Vacas PL alto4785.5151211363311558
Menor 50% – Vacas con PL bajo5022.57090241523096121537630

La tabla muestra claramente que las vacas con alto PL tenían menos problemas después del parto y durante la lactancia. Las vacas con alto PL tuvieron menos abortos, se codificaron como “no Inseminar” (DNB) con menos frecuencia y tuvieron menos casos de cojeras, mastitis y retención de placenta. Esto condujo a que menos de las vacas con alto PL abandonaran el rebaño involuntariamente.

Compare esos resultados con la 8968. Su padre, AltaMEGLO es un 6.3 para PL del Toro, que es una parte importante en su estado como una vaca de 4 eventos sin problemas.


Hacer más vacas de 4 eventos como la 8968


La vaca 8968 no es solo una vaca de 4 eventos. Ella es una vaca rentable. Considere el tiempo y el dinero que ahorra, y la tranquilidad que obtiene con las vacas de 4 eventos. Una manada llena de vacas como la 8968 no requiere tratamientos costosos y no disminuye la producción de leche debido a esas preocupaciones de salud.

Tenga en cuenta estos costos, o ahorros, al personalizar su plan genético. Si su meta es tener vacas sanas y sin problemas, la selección genética para Vida Productiva lo ayudará a crear más de esas vacas de 4 eventos deseables, al igual que la vaca 8968.

0 Continue Reading →

Prevención en la Hipocalcemia Subclínica

La fiebre puerperal clínica ya no suele ser un gran problema en las lecherías. Pero la hipocalcemia subclínica puede aumentar el riesgo de las vacas debido a varios trastornos en la salud de transición. Normalmente el nivel de calcio en la sangre de las vacas disminuye cerca del parto a causa de la necesidad súbita de calcio para el calostro y para la formación de leche en las glándulas mamarias. En forma ideal, hay poca disminución de calcio en la sangre; la vaca se recupera con rapidez, y se encamina hacia una buena lactancia (Goff, 1992). Sin embargo, una fuerte caída de calcio en la sangre (esto es, hasta aproximadamente 5 mg/dl o menos) deriva en fiebre puerperal y en una «vaca caída». Las disminuciones menores en el calcio en la sangre, en casos donde la vaca permanece parada y parece normal, equivalen a una hipocalcemia subclínica.

La hipocalcemia subclínica parece ser un problema mayor que lo que se pensaba anteriormente, y constituye el foco de un buen número de investigaciones recientes. En las pautas de hace tan solo unos pocos años, se sugiere un nivel de calcio en la sangre de 8,0 mg/dl como el límite inferior; y debajo de este hay fiebre puerperal. Pero estudios más recientes apuntan a un aumento de la metritis, de ácidos grasos no esterificados (nonesterified fatty acids, NEFA) o de los niveles de Betahidroxibutira-to (β-hydroxybutyrate, BHBA) cuando el calcio en la sangre disminuye por debajo de aproximadamente 8,6 mg/dl en los primeros días después del parto (Chapinal et al., 2011; Martínez et al., 2012). Otra investigación sugiere que las vacas con niveles de calcio en la sangre menores que 8,4 mg/dl durante la primera semana después del parto pueden producir casi 6 lb menos de leche por día que sus contrapartes con niveles de calcio más altos (Chapinal et al., 2012). Entre las alternativas nutricionales para impedir la hipocalcemia de las vacas en preparto se incluyen: Disminuir la DCAD (la dieta de diferencia anión-catión) o formular la dieta para un nivel de calcio muy bajo. Aunque los dos enfoques pueden solucionar la fiebre puerperal, el desafío de la hipocalcemia sigue presente. Si bien el concepto de la DCAD puede reducir la hipocalcemia, es probable que haya una alta proporción de vacas que sigan teniendo la condición según la pauta de 8,6 mg/dl de calcio en la sangre (Ramos-Nieves et al., 2009).¿Cuáles otras técnicas se toman en cuenta para reducir el riesgo de hipocalcemia tanto en las fases de preparto como las de posparto?

BOROGLUCONATO DE CALCIO INTRAVENOSO (IV)

La investigación con calcio IV muestra niveles de calcio en la sangre que se elevan bruscamente, seguidos de un «efecto rebote» entre las 24 y las 48 horas; esto da como resultado vacas tratadas que muestran unos niveles de calcio más bajo que las que no recibieron tratamiento (Blanc et al., 2014). Aunque las soluciones de calcio administradas en forma subcutánea se absorben en el torrente sanguíneo más lentamente que con la IV, siguen generando niveles altos de calcio en la sangre y el mismo efecto de rebote al día siguiente. Si se tienen en cuenta estos resultados, el calcio IV debe utilizarse solamente en vacas que están afecta-das con fiebre puerperal.

BOLOS DE CALCIO ORALES

Un producto líder de bolo de calcio oral que consiste en sulfato de calcio soluble y cloruro de calcio con 43 g de calcio. Los investigadores encontraron que la provisión de bolos de calcio, una vez por día durante los dos primeros días de lactancia, aumentaba la producción en un subconjunto de vacas que eran cojas o tenían una producción superior a la promedio en la lactancia anterior.Pero los bolos no tuvieron efectos significativos en general o en los otros subconjuntos de vacas (Oetzel and Miller, 2012). En otra investigación, una administración excesiva de bolos de calcio de hecho aumentó la metritis en vacas con bajo riesgo de tener este problema, y no generó ningún beneficio en las vacas con alto riesgo de tener metritis (Martínez et al., 2014).

MAYOR INGESTA DE ALIMENTO EN LOS PERÍODOS INMEDIATOS DE PREPARTO Y POSPARTO

Las vacas que se alimentaron con un suplemento que contenía Diamond V Original XPTM consumieron mucho más del suplemento el día del parto, tuvieron mucha menos hipocalcemia, y pasaron a producir mucha más leche que las vacas del grupo de control (Zaworski et al., 2014). Creemos que hubo menos hipocalcemia en las vacas alimentadas con Original XP porque comían más alimento, y eso les daba más calcio para una potencial absorción, comparado con el calcio que estaba disponible para las vacas del grupo de control. Los ajustes en el manejo también puede mejorar el consumo de materia seca (CMS) inmediatamente antes y después del parto.

AUMENTO DE LOS NIVELES DE CALCIO EN LA DIETA DE LAS VACAS FRESCAS (POSPARTO)

Sería una ayuda en la prevención de la hipocalcemia si el nivel de calcio en la dieta de la vaca fresca aumentara más allá del nivel de la dieta de la «alta productora» o en medio de la lactancia (0,85 %, por ejemplo) a un nivel más alto (1,1 %, por ejemplo)? Las fuentes típicas de calcio dietario son la cal, el cloruro de calcio y el propionato de calcio. Pero el cloruro de calcio genera preocupaciones porque es un anión y actuaría para disminuir el nivel de la DCAD en la vaca fresca. Por lo tanto, si se sigue este enfoque, una mezcla de cal y propionato de calcio puede ser la mejor opción. Si bien yo no consideraría esta solución como una panacea, podría reducir el riesgo de hipocalcemia.

La hipocalcemia subclínica puede afectar negativamente el rendimiento y la salud de las vacas en transición. Prevenir esta condición significa dedicarle especial atención a la nutrición tanto en los períodos de preparto como de posparto. Otras intervenciones también pueden ayudar a aumentar el CMS en el período de tiempo inmediato que rodea al parto.

Referencias disponibles a pedido al editor (Clayton Gill, cgill@diamondv.com).

D.V.M., Ph.D. Bill Stone*. 2016. Ganadería, Manejo 169 BM Editores. *Director de servicios técnicos, Este Diamond V. www.produccion-animal.com.ar

0 Continue Reading →

Definición de vaca rentable

Las operaciones necesitan planes de producción estratégicos continuos enfocados hacia las áreas impactantes para el negocio. Las ganancias a largo plazo giran en torno a cada unidad de negocio con su plan alineado en producción y con eficiencia constante. Una sola unidad de negocios, en nuestra industria, es una vaca individual.

Para maximizar la rentabilidad de la operación, necesitamos definir la vaca ideal. Deberíamos saber qué es lo que genera el mayor retorno de la inversión antes de invertir en miles de unidades comerciales. Sin embargo, decidir qué características genéticas son más impactantes no es tan simple como ordenar los registros de su computadora para encontrar al padre de la vaca que produce más y luego usarlo repetidamente durante los próximos cinco años.

La selección genética para crear unidades de negocios optimizadas puede ser un cambio significativo respecto de las prácticas genéticas históricas. Lo tradicional no siempre significa que es rentable.

Analice los cambios en el mercado de la leche. ¿Su énfasis en el rasgo genético ha reflejado el cambio o cambios inminentes? ¿Está inseminando por lo que es rentable hoy o por lo que será rentable en cinco años?

Considere, con la forma en que los consumidores compran los productos lácteos, ¿Qué valor tendrán los procesadores en los próximos años? En muchas pareas, los mercados de la leche están reflejando la tendencia de que los consumidores consuman sus productos lácteos más que beberlos. Los sólidos se han convertido en prioridad.

Valor y eficiencia óptima del producto

Si los sólidos traen más beneficios que el agua a su control de leche, quizá quiera consultar la leche promedio corregida de energía como punto de referencia sobre la leche promedio al determinar la clasificación de ganancias de una vaca en su hato. De manera similar, el énfasis genético para libras de grasa y proteína será más económico para usted que la capacidad genética para el flujo puro con leche.

Diseñar una vaca rentable, con la composición de leche más deseable para su mercado, puede ser eliminar el “peso del agua” de su tanque con énfasis en el porcentaje de componentes. Con las tarifas de combustible y acarreo que continúan reduciendo los márgenes ya reducidos, haga un producto más eficiente, con densidad mejorada, del enfoque genético para el porcentaje de grasa o proteína.

Más allá de alinearse con los esquemas de precios y las primas, cada vaca que se encuentre en el establo debe tener una predisposición genética hacia la eficiencia. El hecho de que una vaca produzca más de 150 libras por día no significa que la vaca sea la más rentable. Las entradas enormes pueden superar las grandes salidas.

Un método para reducir el costo de producción es con la selección genética para vacas de menor tamaño. Una vaca más pequeña requerirá menos alimento para alcanzar el tamaño maduro y menos alimentos de mantenimiento durante su vida en comparación con las compañeras de hato más grandes. El tamaño de la vaca y la cantidad de producción no están relacionados.

La longevidad también juega un papel tremendo en la eficiencia. Las vacas con mayor vida productiva dan más retorno de la inversión, más producción en base diaria cuando se compara a una vaca de dos años y mayores probabilidades de abandonar el hato como sacrificio voluntario en comparación con un sacrificio involuntario intempestivo.

Priorizar los gastos

La línea de trabajo a menudo estará cerca del tope de los gastos anuales. Analice dónde se gasta el tiempo debido a ineficiencias. Las vacas poco saludables reducen la eficiencia del trabajo con más “puntos de contacto” para tratamientos y movimiento de corrales.

El hecho de no tener intervenciones de la vida cotidiana debido a problemas de salud significa que una vaca es sostenible y hace su trabajo sin esfuerzo. Los rasgos genéticos de salud, como la salud de la ubre con puntaje de células somáticas o la salud en transición, reducen los insumos para el trabajo, el tratamiento y los insumos del servicio.

Las vacas resistentes a las enfermedades evitan las situaciones que prohíben la producción y reproducción normales. Mantener una vaca saludable significa mantener a la vaca en producción, creando así un producto vendible. Un productor que rompe récords no hace mucho bien a su operación si se gasta una cantidad significativa de su lactancia produciendo leche para el tanque del hospital.

Las vacas reproductivamente desafortunadas también causan más puntos de contacto y días más largos abiertos. Preñar antes con un intervalo de parto respetable significa que una vaca está en frescas y golpeando sus picos de lactancia más a menudo, donde los ingresos sobre los costos de alimentación son más altos.

Hasta cierto punto, puede alimentar para obtener más producción o manipular componentes, pero alimentar a una mayor tasa de preñez sería un gran truco en un hato ya bien administrado. El impacto del rasgo de tasa de preñez de la hija es incuestionable.

Desecha la mentalidad de la mafia

Nos gusta agrupar animales por edad, etapa de lactancia y estado reproductivo. Es práctico y lógico para la mayoría de los aspectos de la lechería, excepto la selección genética.

Sería fácil suponer que los animales más jóvenes son todos genéticamente superiores a las compañeras de hato más viejas. Sin embargo, la mentalidad de las masas no funciona bien con los principios genéticos.

Cada grupo de edad va a tener una curva de distribución en forma de campana con un potencial genético alto o bajo. No todas las vacas de primera lactancia son genéticamente superiores a todas las vacas de segunda lactancia.

Es común tener cientos de dólares de diferencia en la rentabilidad de por vida entre los mejores y peores animales.  Genéticamente hablando, todavía existen excepciones, generalmente, las buenas vacas serán buenas vacas y sus malas vacas crearán otra generación de decepción.

Uno de los caminos más aterradores que una lechería puede alcanzar, genéticamente no está diferenciando entre lo bueno y lo malo al crear su próxima generación de reemplazos de hato. La selección estratégica de las hembras para crear reemplazos de hato basados en el valor genético real, frente a la supuesta superioridad genética, es clave para el progreso genético máximo.

Cada vaquilla de reemplazo tendrá una cantidad similar de inversión en ellas cuando lleguen al hato de ordeño. Sería una tontería, en cualquier industria, desperdiciar recursos en unidades de negocios potenciales con ingresos limitados.

Trabaje con la madre naturaleza, no en contra

La salida más fácil en la planeación genética es decir que usted no es una persona de genética y prefiere manejar sus vacas a su potencial. Desafortunadamente, la buena madre naturaleza ha existido por mucho más tiempo y no se deja influir fácilmente por sus técnicas mejoradas de alimentación o sus agresivos programas de sincronización.

Solo puede superar la buena genética hasta ahora. Eventualmente, su progreso de una gran administración se estabilizará cuando el potencial genético de su hato haya llegado a su tope.

Los pasos accionables para hacer vacas más rentables mediante la genética:

  • Trabajar con un asesor genético para desarrollar un plan genético personalizado para proporcionar el mayor retorno de la inversión por unidad de negocio (vaca).
  • Seleccione genética consistente alineada con sus áreas de retorno máximo de ganancias.

 

 

Artículo hecho para www.progressivedairyman

Fotografía: wisconsinagriculturist.com

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Hipocalcemia en vacas. Si se trabaja antes, no hay nada que temer

El preparto en la vaca lechera es el período comprendido entre los últimos 20 días de la gestación y el nacimiento del ternero. Estas tres semanas se caracterizan por severos cambios a nivel metabólico que son esenciales para la adecuación de los mecanismos fisiológicos que contribuyen a afrontar la severa demanda productiva en el inicio de la lactancia. Este aumento de la producción predispone en mayor frecuencia e intensidad a la presentación de enfermedades metabólicas. Se denomina así a aquellas enfermedades que son provocadas por un desequilibrio entre los nutrientes que ingresan al organismo y los que egresan.

Cada vaca que padece un caso de hipocalcemia al parto presenta 7,2 veces más posibilidades de tener un parto distócico, 5,7 de padecer retención de placenta y 5,4 de manifestar casos clínicos de mastitis durante los primeros 90 días en leche

El metabolismo de los minerales, especialmente el del calcio (Ca), no es la excepción a esta situación de desequilibrio. Es por ello que los desbalances minerales constituyen un tema de preocupación asociado al bienestar animal y a la rentabilidad de la industria lechera. Sin embargo, su impacto en los sistemas productivos por lo general pasa desapercibido, ya que en la mayoría de los casos tiene una presentación subclínica, afectando la salud y los niveles productivos, pudiendo confundirse con otras alteraciones.

Cabe mencionar que todas las vacas experimentan una disminución del calcio sanguíneo. La concentración más baja de calcio en sangre en ocurre dentro de las 12 a 24 horas del parto y generalmente retorna a la normalidad, en vacas sanas, dentro de 2 a 3 días post parto. Esta disminución queda a la espera que los mecanismos homeostáticos que regulan el metabolismo del calcio se adapten a la gran demanda de este mineral y puedan compensarla.

El calcio es indispensable para el desarrollo de tejidos muscular y óseo, así como en el mantenimiento de respuestas vitales (transmisión nerviosa, contracción muscular, entre otras). Por esto, mantener una concentración lo más constante de calcio en sangre es de importancia vital para el animal. Es así que la importancia de la prevención de la hipocalcemia al parto se basa en sus consecuencias.

Trabajos de Curtis et al. (1985) y Gröhn et al. (1990) indican que cada vaca que padece un caso de hipocalcemia al parto presenta 7,2 veces más posibilidades de tener un parto distócico, 5,7 veces más posibilidades de padecer retención de placenta y 5,4 veces más posibilidades de manifestar casos clí- nicos de mastitis durante los primeros 90 días en leche, a la vez que aumenta la posibilidad de episodios de metritis, desplazamiento del abomaso y cetosis.

HOMEOSTASIS

Las variaciones en la concentración de calcio sanguíneo, ya sea por encima o por debajo del nivel óptimo, tienen como respuesta la activación del sistema de regulación hormonal propio del animal, fundamentalmente de las hormonas paratiroidea (PTH), calcitonina (CT) y 1,25-dihidroxi vitamina D3 (VitD). Estas tres hormonas actúan juntas para mantener constante el nivel de calcio y de fósforo (P) en el líquido extracelular y regular el metabolismo óseo.

La glándula paratiroidea dispone de receptores de calcio que evalúan su concentración en sangre, por lo que en respuesta a una bajada del calcio sérico o a un aumento en los niveles de fósforo segrega PTH, la que a nivel del riñón actúa reduciendo las pérdidas urinarias de calcio y aumentando su disponibilidad en sangre para el animal. Es importante mencionar que para que la PTH sea secretada y efectivamente ligada a su receptor, son necesarios una adecuada concentración de magnesio (Mg) y un pH sanguíneo ligeramente ácido. Por su parte la CT actúa principalmente en hueso y riñón. Induce a un aumento en la salida de calcio y fósforo desde el líquido extra celular o a una disminución de la tasa de entrada de estos iones al líquido extracelular o a ambas en simultáneo. A su vez, la VitD actúa sinérgicamente con la PTH aumentando el Ca sanguíneo por estimulación de la liberación ósea de Ca y por un incremento de la reabsorción renal de Ca fundamentalmente.

Cabe mencionar que los mecanismos mencionados solo permiten pequeños ajustes en la concentración de calcio en sangre; por lo que, si son necesarias mayores cantidades de Ca (como en el inicio y a lo largo del primer tercio de la lactancia), y la recuperación de la reabsorción renal y la absorción activa a nivel intestinal no son suficientes, se inicia la movilización de calcio óseo. Entonces la PTH actúa en el hueso, y el calcio es reabsorbido y liberado en la sangre para compensar la excesiva demanda.

 

LA ENFERMEDAD

El nivel de Ca en sangre está regulado a través del control en la absorción de Ca en la dieta y la liberación o el consumo de Ca desde el hueso. En condiciones normales el nivel del calcio en sangre se suele mantener por encima de 8 mg/dl. Sin embargo, la concentración en sangre se reduce en mayor o menor medida en vacas de leche después del parto. La hipocalcemia clínica se asocia a valores de hipocalcemia severa, inferiores a 5,5 mg/dl, mientras que la forma subclínica se asocia (hipocalcemia moderada), de entre 5,5 a 8,0 mg/dl.

En virtud de los resultados obtenidos en el noroeste de Argentina, es importante destacar que la deficiencia de magnesio parece tener un rol muy importante en la aparición de hipocalcemias posparto. En una investigación llevada a cabo en la provincia de Salta- Argentina se evidenció que el 73% de las vacas que presentaron hipomagnesemia evidenciaban conjuntamente hipocalcemia, a su vez aquellos animales con hipomagnesemia presentaron una probabilidad 3,5 mayor de sufrir hipocalcemia respecto a aquellos con valores normales de Mg.

MANIFESTACIÓN CLÍNICA

La forma clínica se puede dividir en 3 etapas: una primera etapa se caracteriza porque la vaca sufre un breve estado de excitación en forma conjunta con un cuadro de tetania con hipersensibilidad y temblores musculares. Ésta permanece quieta e inapetente. Si el animal es obligado a moverse sus movimientos son dificultosos dada la rigidez de los miembros (tetania) y cae. En la etapa siguiente se observa a la vaca decúbito esternal, y si bien ya no presenta tetania de lo miembros sigue sin poder ponerse de pie. En la tercera etapa el animal muestra un estado de coma con decúbito lateral; no puede levantarse y se produce un meteorismo secundario. A su vez, de no poder revertirse el cuadro esta patología llevará a la muerte indefectible del animal.

PREVENCIÓN

La prevención de la hipocalcemia en general se logra a través de modificaciones de la dieta en el periodo de transición de la vaca lechera (3 semanas preparto a 3 semanas postparto). Fundamentalmente las estrategias más difundidas a nivel mundial son:

  • El suministro de dietas en preparto extremadamente bajas en calcio promueve la adaptación prematura de la regulación metabólica del calcio. Esta estrategia se basa en disminuir los ingresos de Ca en los últimos 30 a 40 días de preñez. Para ser efectiva, las dietas deben proporcionar menos de 20 g/Ca/día disponible y en una relación Ca:P igual o menor a 1:1. Estos cambios tienen por objeto preparar a la vaca para que la homeostasis del Ca funcione en forma óptima al comienzo de la lactación. Con un suministro bajo de Ca durante el preparto se logra que el sistema fisiológico que moviliza calcio esté activo y por consiguiente se favorece a la absorción a nivel intestinal y a una rápida liberación ósea, lo que permite dar una respuesta casi inmediata al aumento de la demanda de calcio durante la síntesis de calostro y leche.
  • La formulación de dietas con un balance catión-anión negativo durante el preparto mejora las posibilidades de la vaca para regular correctamente la calcemia en el postparto, reduciendo así la incidencia de enfermedades durante la transición. La práctica nutricional se basa en incluir sales aniónicas (como cloruros y sulfatos) a la dieta, de esta manera se logra “acidificar” metabólicamente al animal y producir así el estímulo para la remoción del Ca y del P de los tejidos óseos, ayudando de esta manera a mantener los niveles de Ca sanguíneo necesarios. A su vez, una correcta diferencia catión/anión en la dieta (DCAD) facilita la actividad de los mecanismos reguladores de la calcemia después del parto.

Tal como fue expresado, en ambos casos el principio es el mismo: crear un déficit de Ca previo al parto para estimular la activación de los mecanismos homeostáticos del calcio a través de la absorción gastrointestinal activa.

A su vez, otra estrategia nutricional que se suele utilizar es evitar la inclusión en la dieta de alimentos con altos contenidos de potasio. Dado que se considera que, si la dieta resulta rica en cationes, potasio y/o sodio, ya no será negativa la DCAD y por consiguiente el pH de la sangre aumentará. Lo que llevará a una disminución de la reabsorción del Ca presente en los huesos y de la absorción del Ca de origen dietario desde el intestino delgado, predisponiendo así a los animales a la hipocalcemia.

La deficiencia de magnesio parece tener un rol muy importante en la aparición de hipocalcemias posparto. Según un estudio el 73% de las vacas que presentan hipomagnesemia evidencian conjuntamente hipocalcemia.

CONSIDERACIONES

La hipocalcemia es una enfermedad de alto impacto en la producción lechera debido a las grandes pérdidas que ocasiona no solo en litros de leche, sino también en cuanto a la muerte de los animales. Es así que se alienta a la inclusión de estrategias de prevención en los rodeos lecheros, y ya que el diagnóstico de los desbalances de macro minerales constituye una de las bases de la medicina preventiva, se sugiere la medición de los niveles de Ca, P, y Mg sérico en el rodeo para monitorizar estos desequilibrios.

Y dado que un correcto DCAD permite lograr una acidificación del medio interno facilitando la actividad de los mecanismos reguladores de la calcemia después del parto, se recomienda la medición del pH urinario de forma rutinaria durante la etapa de preparto de los animales, por ser ésta una herramienta de manejo útil y de bajo coste para la evaluación de la DCAD.

Autor/es: G. Marcela Martínez. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria – Argentina EEA Salta – Grupo de Producción Animal para www.engormix.com
0 Continue Reading →

Manteniendo un Recuento de Células Somáticas Bajo durante el Invierno

El invierno está en su apogeo. Muchas áreas de la lechería necesitan atención adicional durante los meses de invierno para evitar tuberías rotas, crías enfermas, agua congelada y por supuesto, mastitis.

¡La prevención es la clave para un invierno sin estrés! Dar unos simples pasos ahora para prevenir un brote de mastitis le ahorrará dinero y dolores de cabeza en el futuro. La base del control de la mastitis durante el invierno es ordeñar ubres limpias y secas. Suena simple ¿Verdad? La mastitis suele ser un problema en el invierno, porque es más difícil mantener las vacas limpias y el ambiente húmedo que favorece el crecimiento de bacterias.

Como siempre, es importante mantener una cantidad adecuada de cama limpia en los echaderos o corrales. Durante los meses de invierno, a menudo es necesario encamar y cepillar las camas más regularmente. Las camas húmedas pueden hacer crecer fácilmente patógenos causantes de mastitis, y también puede hacer que las vacas se ensucien.

También es importante reducir el vello de la ubre para controlar la acumulación de tierra, arena y estiércol en la piel. Un recuento alto de células somáticas se correlaciona directamente con la mala limpieza de la ubre. El otoño es el momento de recortar o flamear los vellos de la ubre. Mantener el pelo recortado todo el año elimina una tarea más en esta época del año.

Durante los meses de invierno, los productores tienden a omitir una parte muy importante del control de la mastitis: Post-inmersión.

La post-inmersión es una parte esencial del control de la mastitis. La congelación es una preocupación cuando se sumergen vacas en el invierno. Cuando el viento está aullando y las temperaturas están cerca de los 10°F, es posible que se sienta tentado a saltarse la inmersión. Una estrategia alternativa que se puede implementar en el invierno es aplicar post-inmersión durante un tiempo de contacto de 30 segundos y luego secar los pezones antes de expulsar a las vacas de la sala de ordeña. Seguirá teniendo la protección post-inmersión pero no correrá el riesgo de pezones congelados. Esta práctica agregará algo de tiempo al ordeño pero solo se necesita implementar en un clima extremadamente frío.

El invierno puede ser un momento difícil para los productores y las vacas. Alivie su estrés previniendo para la mastitis todo el año. Recuerde, ¡La prevención es la clave! Mantener a las vacas alejadas del viento, ofrecer encamado limpio y seco, garantizar que las ubres estén secas y mantener una ración balanceada lo ayudará a que sus vacas pasen el invierno sin mastitis, congelación y problemas de estrés por frío.

 

Artículo escrito por: Amber Yutzy, Educadora en Pennsylvania State University Cooperative Extension.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Fiebre de leche en el ganado

También conocido como Deficiencia de calcio, hipocalcemia, paresia periparturienta

La fiebre de leche es causada por una deficiencia temporal de calcio en la sangre (también conocida como hipocalcemia), que generalmente ocurre alrededor del momento del parto y es uno de los transtornos metabólicos más comunes en el ganado lechero. Esta condición es causa común de parto deficiente (distocia), becerros muertos y aparente muerte súbita de vacas productoras.

0 Continue Reading →

Parto y Puerperio

PARTO

El parto es el proceso fisiológico por el cual el útero gestante expulsa de la madre, en el momento apropiado al feto y su placenta.

0 1 Continue Reading →

Tome medidas para mejorar la cojera: cinco consejos clave de un experto despezuñador

Una y otra vez, la investigación muestra que existen múltiples factores de riesgo diferentes que resultan en la cojera de una vaca. Desde el alojamiento de vacas y las camas hasta el manejo del estiércol, la nutrición, la higiene de la vaca y el programa de despezuñe o recorte, hay muchos factores a considerar.

0 0 Continue Reading →

Vuelva a evaluar los datos y conecte los puntos para lograr transiciones más suaves

Tómese un tiempo para pensar en su última vaca en parir. ¿Fue tranquilo o hubo complicaciones? Si surgió alguna complicación, ¿Ha ocurrido este problema antes?

0 0 Continue Reading →
x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway