Skip to Content

About: Brenda Yumibe

Recent Posts by Brenda Yumibe

El éxito de la reproducción en cinco pasos fundamentales

Cuando se trata de la reproducción del rebaño lechero, son las cosas sencillas las que separan a los rebaños de mayor rendimiento del resto. Si está buscando mejorar su rendimiento reproductivo, vuelva a lo básico con estos cinco consejos fundamentales.

1. Proporcione el mejor período de transición posible

No hace falta decirlo, pero todo lo que le ocurre a una vaca antes, durante y después del parto la prepara para su rendimiento reproductivo. Y eso comienza con la provisión de un período seco adecuado para cada grupo de lactancia. Independientemente de la duración estándar del período seco que usted establezca, tenga en cuenta que las vacas de la primera lactancia tendrán una gestación más corta en unos 8-10 días.

Después del parto, un programa de vacas frescas bien manejado resultará en menos vacas enfermas con menos metritis, cetosis, fiebre de la leche, retención de placenta, mastitis, etc. Y menos problemas de vacas frescas conducen a vacas más sanas, listas para entrar en el juego reproductivo, justo a tiempo.

2. Sincronizar la ovulación

Es un hecho que no todas las vacas mostrarán el celo por sí mismas. Para ayudarlas en el camino hacia la preñez, un programa de sincronización proporciona esa ayuda adicional que algunas necesitan para entrar en celo.

Para determinar su mejor apuesta para un programa de sincronización, muchos factores deben entrar en juego. Los rebaños de alta producción pueden tener una estrategia y un programa de sincronización diferentes a los rebaños de baja producción. Y las granjas con cerraduras de cabeza y mucha mano de obra pueden elegir una estrategia alternativa que las granjas con un riel de palpación o una fuerza de trabajo limitada.

Tenga en cuenta que el cumplimiento es el enemigo número uno de los programas de sincronización exitosos. Todos los protocolos de sincronización pueden proporcionar grandes resultados si el cumplimiento es del 100%.

Una vez que su plan de sincronización esté en marcha, también tendrá que decidir si seleccionar las vacas para inseminar en celo permanente después de las primeras o segundas inyecciones de prostaglandina, y cómo va a resincronizar cualquier vaca que se compruebe que está abierta.

3. Manejar el semen correctamente

El manejo del semen es un paso clave en el juego de la reproducción que puede hacer o romper sus tasas de concepción. A pesar del cuidado que se tiene para asegurar la calidad del semen entregado por su compañía de IA, muchos problemas pueden ocurrir precisamente en los momentos de descongelar el semen y cargar las pistolas de IA. Mejore sus probabilidades de lograr más preñeces con estos consejos fundamentales para el manejo del semen.

No eleve los botes por encima de la línea de congelación cuando transfiera el semen del tanque a la unidad de descongelación.

Saque el semen del tanque y colóquelo en la unidad de descongelación en menos de 5 segundos. Si no puede obtener lo que necesita en ese tiempo, vuelva a bajar el bote al tanque, espere 10-15 segundos y vuelva a intentarlo.

Cambie el agua y limpie la unidad de descongelación a diario. Esto evita la variación de la temperatura y el crecimiento de moho por los depósitos minerales que podrían formarse en la placa de calentamiento de la unidad de descongelación.

Descongele las pajillas de semen a 95 o-98o F durante un mínimo de 45 segundos.

Precaliente las vainas y las pistolas AI dentro del calentador de pistolas antes de cargarlas.

Utilice un calentador de pistolas para ayudar a mantener la calidad del semen durante el tiempo que transcurre entre la descongelación de una unidad de semen y la inseminación de la vaca.

Limpie y mantenga el calentador de pistolas y las pistolas de IA diariamente.

Asegúrese de que el tiempo entre la descongelación y la inseminación de la última vaca no supere los 10 minutos, por lo que no descongele más unidades que el número de vacas que pueda localizar e inseminar en 10 minutos.

4. Domine su técnica de IA

Al igual que los atletas profesionales no llegan a la cima sin dominar su técnica, los rebaños lecheros no pueden alcanzar el máximo rendimiento reproductivo sin implementar las técnicas perfectas de IA. Y aunque la práctica puede hacer la perfección, es la práctica perfecta la que le lleva a la cima.

Tanto si un técnico de una empresa de IA como un ganadero interno se encarga de las inseminaciones en su granja, su formación exhaustiva es clave. Los controles rutinarios por parte de instructores o técnicos experimentados sobre la colocación del semen y la técnica general ayudarán a mantener el rendimiento de la reproducción en el camino correcto.

Para cursos de formación y actualización sobre el dominio de las técnicas de reproducción, hable con su representante de Alta.

5. Tómese el tiempo para detectar el celo

Los primeros cuatro fundamentos nunca serán suficientes si las vacas que se están inseminando no están en celo o no han sido preparadas correctamente para la IA programada. Una vaca con un fuerte celo en pie es fácil de identificar, pero muchas otras vacas entran en celo sin mostrar signos fuertes. Los técnicos expertos pueden distinguir la diferencia y notar los signos secundarios de celo para inseminar esas vacas adicionales en celo.

Detectar los celos como un profesional requiere dedicación y tiempo. Como muchos técnicos tienen otras responsabilidades en la granja, a menudo no dedican suficiente tiempo a la detección de celo.

Dedicar el tiempo necesario para detectar una sola vaca extra en celo para inseminar cada día supondría 365 vacas extra inseminadas al año. Asumiendo que los cuatro fundamentos anteriores están en su lugar, una tasa de concepción del 35% en esas 365 vacas extra en celo equivale a 128 preñeces extra por año.

Todas las explotaciones lecheras necesitan volver a los fundamentos de la reproducción para mantener los resultados de reproducción. Tenga en cuenta estos cinco fundamentos y cumpla con los protocolos adecuados para llevar su juego reproductivo a lo más alto. 

Artículo escrito por: Enrique Correal, Alta Reproductive Services Manager

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

La eficacia de un ordeño sólo depende de la calidad de su trabajo.

Una rutina de ordeño eficaz se basa en múltiples factores de control de calidad que se combinan con éxito: empleados formados, equipos que funcionan y vacas limpias son los principales factores en los que podemos pensar. Pero otras piezas de ese rompecabezas son los baños previos y posteriores que se utilizan.

La encuesta del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud Animal de 2014 informó de que el 96% de las lecherías de Estados Unidos utilizaban un pre-sello, y casi el 97% utilizaban un producto post-ordeña. Sacar el máximo provecho de su inmersión es vital para la producción de leche de calidad, pero el mercado es amplio y competitivo, proporcionando a los productores de leche una serie de opciones para su rebaño.

En un podcast del equipo lechero de la Extensión del Estado de Michigan, la profesora de resistencia antimicrobiana y de grandes animales de la facultad de veterinaria Pam Ruegg aclaró que no hay un único “mejor” ingrediente activo que buscar. Para ilustrar por qué, explicó que los presellos y los sellos tienen funciones muy diferentes.

“Con la desinfección de los pezones antes del ordeño, nuestro objetivo es reducir las bacterias de la piel del pezón que se originaron después de que la vaca dejara el último ordeño y saliera a su zona de vida”, dijo Ruegg. Esto significa que los presellos deben atacar a los patógenos ambientales para eliminarlos antes de que se abra el esfínter del pezón.

Por otro lado, la desinfección de los pezones después del ordeño tiene como objetivo reducir las bacterias que quedan en la película de leche en el exterior de los pezones una vez terminado el ordeño. Ruegg señaló que durante el ordeño, el pezón está expuesto a la leche que hayan dejado las vacas anteriores en la unidad. “Esa leche dentro de la unidad puede estar contaminada con cualquier bacteria que hayan soltado las vacas que han sido ordeñadas anteriormente”, advirtió, añadiendo que por esta razón, los sellos deben dirigirse a los patógenos contagiosos que puedan provenir de vacas subclínicamente infectadas.

Ruegg señaló que el yodo es el compuesto más investigado para los baños de pezones, pero hay muchos otros productos probados que son eficaces y pueden funcionar mejor en cualquier entorno de la granja. Los baños de pezones están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos y deben demostrar su seguridad antes de obtener la aprobación, pero no tienen que demostrar su eficacia, dijo Ruegg. Ruegg anima a elegir un producto de una empresa con una buena reputación que se haya esforzado en probar la eficacia de su producto y en publicar los resultados. Los agricultores pueden preguntar a sus proveedores locales sobre los datos de eficacia de un producto, añadió Ruegg.

Resultados del mundo real

Los datos del fabricante son un punto de partida útil, pero Ruegg recordó que esos ensayos se realizan en pezones visiblemente limpios. “No hay ningún producto de limpieza de pezones en el mundo que haya demostrado su eficacia si los pezones están cubiertos de estiércol cuando llegan”, subrayó. Si una vaca llega con los pezones sucios, utilice una toalla de tela para limpiar la ubre antes de la inmersión. Lo último que se quiere hacer es poner agua en la ubre de una vaca antes de que vaya a ser ordeñada, a menos que se vaya a secar completamente, dijo Ruegg.

Poner un baño en los pezones limpios es una forma de ayudar a que haga su trabajo. También hay que prestar atención a cómo debe almacenarse el producto, si debe y puede reconstituirse en la granja según sus indicaciones, y cómo se entregará a la vaca. Estos factores tienen la misma repercusión en la eficacia de dos sellos igualmente eficaces, dijo Ruegg. Si un producto no funciona como se esperaba, hay que examinar esos factores en la granja antes de decidir inmediatamente cambiar de producto.

“Una cosa que creo que es realmente importante para los productores es no pasar todo el tiempo cambiando de productos tratando de conseguir algún producto mágico especial que va a resolver todos los problemas”, continuó, añadiendo que los baños de pezones están diseñados para prevenir la mastitis, no para curarla.

Artículo escrito por: Katelyn Allen para Hoard´s Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Las interacciones de las prostaglandinas ayudan a determinar el estado de la preñez

El autor es profesor de ciencias animales e industria en la Universidad Estatal de Kansas, en Manhattan.

Hace unos 38 años, se introdujo en el mercado estadounidense el primer producto de prostaglandina (PGF). Su lanzamiento trajo consigo múltiples oportunidades de controlar el ciclo estral para hacer más cómodos los calendarios para la Inseminación Artificial.

La prostaglandina tiene múltiples tareas, entre ellas la de iniciar las contracciones musculares uterinas tempranas para facilitar el parto y provoca propiedades contráctiles similares en el ovario para la ovulación de un óvulo desde su entorno folicular. También desempeña un papel fundamental en la regresión del cuerpo lúteo (CL). ¿Qué éxito tiene la FGP en la inducción de la regresión del CL?

Seguimiento de la regresión del CL

Hemos llevado a cabo un amplio estudio en el que participaron vacas Holstein lactantes de siete granjas lecheras de California y Kansas. Uno de nuestros objetivos era determinar el éxito de la regresión del CL en las vacas basándonos en los cambios de la progesterona en sangre en respuesta a una dosis única etiquetada de dos productos de PGF.

En seis lecherías, las vacas que iban a ser inseminadas en la primera inseminación después del parto recibieron dos dosis presincronizadoras de PGF con 14 días de diferencia. Estas vacas fueron expuestas a un programa de inseminación artificial programada en el que las vacas recibieron cualquiera de los dos productos de PGF antes de la inseminación artificial programada. En una lechería, las vacas recibieron cualquiera de los dos productos de PGF y el programa de reproducción de I.A. programada cuando se les diagnosticó que no estaban preñadas para una reproducción de I.A. anterior.

Se tomaron muestras de sangre justo antes del tratamiento con PGF (0 horas) y a las 48 y 72 horas después. El patrón de concentraciones de progesterona produjo seis clasificaciones de respuesta diferentes (Figura 1)

Figura 1. Concentraciones de progesterona en sangre en 1.598 vacas Holsteins lactantes antes y a las 48 y 72 horas después del tratamiento con prostaglandina.

La mayoría de las vacas se ajustaban a la respuesta luteolítica rápida (las concentraciones de progesterona descendían con relativa rapidez tras el tratamiento con PGF): el 70,7%. El 29% restante se clasificó como: seguido de luteólisis prematura (11,6%); luteólisis parcial (9,6%); luteólisis lenta (4,2%); sin luteólisis para las vacas en las que la progesterona repuntó después del tratamiento (1,8%); y sin luteólisis en las vacas que estaban en metaestro (fase en la que el CL comienza a formarse y empieza a producir progesterona), probablemente en estro unos días antes del tratamiento (2%). No se observaron diferencias en las clasificaciones entre los dos productos PGF.

Cuando se consideraron sólo las vacas que tenían concentraciones de progesterona antes del tratamiento de más de 1 ng/mL y que eran potencialmente elegibles para responder al tratamiento con PGF, la proporción de vacas que tuvieron una luteólisis exitosa (progesterona inferior a 1 ng por mL a las 72 horas) fue del 86,7%. A este total se añadieron las 186 vacas que tuvieron una regresión prematura del CL; el total de vacas con regresión de CL fue del 88,3% antes de la reproducción por I.A.

Figura 2. Tasa de preñez después de inseminaciones programadas de 1.598 vacas Holstein en lactación según la respuesta de la progesterona al tratamiento con prostaglandina

En respuesta a una dosis única de PGF, el 11,7% (215 de 1.598 vacas tratadas) expuestas a un programa de sincronización no tuvieron regresión de CL. De las 215 vacas sin regresión de CL, la regresión se asoció con una reducción significativa de la progesterona a las 48 horas después de la FGP, pero no disminuyó a partir de entonces (ver las clasificaciones parcial y de rebote para 183 vacas o el 85,1 por ciento de 215 vacas en la Figura 1), mientras que 32 vacas (14,9 por ciento de 215 vacas) probablemente no tenían un CL suficientemente maduro para responder a la FGP. Sospechamos que casi todas las vacas de las clasificaciones parcial y de rebote habrían tenido una regresión exitosa del CL si se hubiera administrado una segunda dosis de PGF entre 8 y 24 horas después de la primera dosis.

Las tasas de preñez por I.A., según las seis clasificaciones de progesterona, no difirieron entre los productos de PGF. Unas pocas preñeces se produjeron en vacas en las clasificaciones parcial, de metaestro y de rebote, lo que ilustra que las respuestas de la progesterona no son 100% precisas para evaluar la regresión del CL.

Las mejores tasas de preñez se produjeron en las vacas clasificadas como rápidas (42,7%), seguidas por las lentas (33,6%) y las prematuras (25,3%). Como se esperaba, las tasas de preñez fueron mayores cuando el CL retrocedió que cuando no se produjo (40 frente a 7,4 por ciento). La concentración de progesterona en las vacas con regresión lútea (0,45 ± 0,03 ng por mL) fue significativamente menor a las 72 horas después de la FGP que en las vacas sin regresión lútea (2,42 ± 0,1 ng/mL).

La progesterona baja es importante

Nuestro objetivo es lograr concentraciones muy bajas de progesterona en el momento de la reproducción por I.A. porque eso aumenta las probabilidades de preñez. La mayoría de los estudios indican que cuando la progesterona es inferior a 0,3 a 0,5 ng por mL en el momento de la reproducción de la I.A., los resultados de la preñez son máximos. Una mala regresión del CL puede limitar los resultados de la preñez.

Cuando las vacas recibieron una segunda dosis de PGF a las 24 horas después de la primera dosis, la regresión del CL generalmente supera el 95%, pero el aumento de las preñeces se limita a aproximadamente el 3 al 5%. ¡Feliz Inseminación!

Artículo escrito por Jeff Stevenson para Hoards Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

7 términos clave para maximizar la eficiencia reproductiva

Es fácil medir el impacto que tienen ciertas decisiones en su establo sobre su rentabilidad. Cambiar el número de vacas que se ordeñan tiene un impacto directo en los kilos de leche producidos, los cambios en las raciones tienen un impacto directo en los costos de alimentación, y los altos incidentes de salud animal aumentan directamente la factura de los veterinarios y los medicamentos, por nombrar sólo algunos.

Otras decisiones en su establo no son tan fáciles de cuantificar, especialmente cuando se trata de la eficiencia del programa reproductivo. Al igual que con cualquier área de la lechería que se supervisa y evalúa, tanto el mantenimiento de registros como los datos son clave para tomar buenas decisiones financieras y de manejo para su programa reproductivo.

Aquí hay matrices comunes para monitorear la eficiencia del programa reproductivo para su establo.

1. Días abiertos

Los días abiertos son uno de los mejores indicadores de la eficiencia reproductiva actual de su establo. Un buen objetivo para los días abiertos es entre 90 y 110 días abiertos. Un exceso de días abiertos (más de 110 días) puede resultar en un costo de 2 a 5 dólares por día para la lechería.

2. Tasa de preñez de 21 días

La tasa de preñez de 21 días (PR) va de la mano con los días abiertos. Una tasa de preñez más alta significa menos días abiertos y una mayor producción de leche por día. Cuanto antes quede preñada una vaca en su lactación, más tiempo pasará en la parte delantera de la curva de lactación, donde la producción es mayor.

3. Servicios por concepción

Los servicios por concepción (SPC) también afectan directamente a los días abiertos. Si una vaca no se preña en una cubrición, no puede volver a inseminarse hasta pasados 21 días o hasta el siguiente celo. Se estima que por cada 0,1 punto de SPC por encima de 1,5, le costará a la lechería 1,50 dólares. Mientras que $1.50 no parece ser un número grande, cuando usted multiplica eso sobre su hato, puede sumar. Por ejemplo: El costo extra estimado para una lechería de 1,000 vacas que tiene un SPC de 1.9 sería de $6,000 por año.

Es muy importante que las lecherías identifiquen a las reproductoras problemáticas al principio de la lactancia. Una vez que una vaca es identificada, hay que clasificarla como “no inseminar” (DNB) o sacrificarla. Si una vaca es una reproductora problemática conocida, y no es identificada a tiempo, puede inflar el CPS de la lechería rápidamente.

4. Períodos secos

Un periodo seco corto no permitirá a la vaca el tiempo que necesita para descansar y para que su sistema mamario se regenere, mientras que los periodos secos largos supondrán mayores costos de alimentación sin ninguna producción a cambio. Además, los periodos secos largos pueden dar lugar a vacas “gordas” que tienen más distocias y problemas de reproducción. Se calcula que por cada día que supere los 60 días de periodo seco, le costará a la lechería aproximadamente 3 dólares al día, y por cada día que no supere los 40 días, le costará 2 dólares al día.

5. Intervalo entre partos

El intervalo entre partos se ve directamente afectado por los días abiertos y la duración de la gestación, y es un buen indicador de la eficiencia reproductiva pasada. Trate de no dejarse atrapar por este número solamente, ya que el intervalo entre partos considera demasiados datos históricos para obtener una imagen real de su rendimiento reproductivo actual. Sin embargo, es un buen número para monitorear, ya que la meta debe ser mantener el intervalo entre partos lo más cercano posible a los 365 días.

No se olvide de sus vaquillas

La eficiencia reproductiva de las vaquillas es tan importante como la de las vacas. Recuerde: las vaquillas son el futuro del rebaño. Usando las mismas matrices que las vacas para el SPC y el PR en combinación con la edad media de recría y la edad media a la primera inseminación, usted podrá afinar su programa reproductivo de vaquillas:

1. Edad promedio en fresca

Los estudios han demostrado que las vaquillas con partos entre 23 y 25 meses de edad tienen una mayor producción de leche de por vida y son en general más rentables en comparación con las vaquillas que paren fuera de esa edad. Dado que el costo medio de la cría de vaquillas desde el nacimiento hasta el parto oscila entre 1.200 y 2.400 dólares por vaquilla, cuanto antes comience la vaquilla su lactancia, más rentable será.

2. Edad promedio al primer parto

Para tener éxito en el parto de vaquillas de entre 23 y 25 meses, la concepción debe lograrse entre los 14 y 16 meses de edad. Su programa de vaquillas necesita criar vaquillas para que comiencen a alcanzar la pubertad entre los 11 y 13 meses de edad.

Saber qué toros utilizar puede afectar a su resultado final

El objetivo general de su programa reproductivo es mantener a sus vacas en un ciclo saludable de tiempo de descanso (periodo seco) y lactancia, con un ternero lo más cercano posible a una vez al año. El segundo objetivo más importante de su programa es mantener sus vaquillas lecheras de reemplazo.

El tamaño correcto de su inventario de novillas para su establo puede tener un gran impacto en la rentabilidad general de su establo. Como se ha mencionado anteriormente, el costo de criar una vaquilla desde el nacimiento hasta el parto puede oscilar entre 1.200 y 2.400 dólares por vaquilla. Con un mercado deprimido para las ventas de productos lácteos, sólo hay una pequeña posibilidad marginal de que usted pueda recuperar el costo de criar vaquillas en exceso.

Para optimizar el número de vaquillas que nacen a sólo aquellas que la lechería necesita, comience por evaluar las vacas y determinar qué vacas tienen la mejor genética que desea mantener en el rebaño. Identifique esas vacas para cruzarlas con toros lecheros. Al determinar cuántas vacas se van a cruzar con toros lecheros, recuerde que sus vaquillas serán algunas de sus mejores genéticas, y la mayoría de ellas deben ser cruzadas con toros lecheros también.

El resto de las vacas de su rebaño pueden ser inseminadas con un toro terminal (toros de carne). Esto produce un ternero cada año, permitiendo que esas vacas permanezcan en el rebaño de ordeño y sigan siendo rentables. Además, el ternero resultante de la cruza terminal generará otro flujo de ingresos, aumentando la rentabilidad general de su establo.

Controlar, medir y revisar a menudo

Al igual que todas las áreas de su establo, la eficiencia reproductiva debe ser controlada y revisada con frecuencia. Los pequeños cambios pueden tener grandes impactos, tanto positivos como negativos, y la única manera de identificarlos es buscándolos.

Un programa reproductivo exitoso es mucho más que preñar a sus vacas y vaquiillas. Su programa reproductivo afectará a todo en su establo y puede promover o dificultar su rentabilidad general. 

Artículo escrito por: Amber Hewett, M.Sc, Lakeshore Dairy Services in Kewaunee, Wisconsin para Progressive Dairy.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Manténgase en “negro”: Cómo mantener una prima para los terneros cruzados de carne x leche

El uso de semen de carne en vacas lecheras en los últimos tres años ha sido sencillamente asombroso. Un reciente informe de la Asociación Nacional de Criadores de Animales (NAAB) sobre el uso de semen indicó que se utilizaron casi 7 millones de unidades de semen de carne con vacas lecheras en 2020.

Dado que se necesitan de tres a cuatro unidades de semen para crear una preñez en las hembras lecheras, esto implicaría que a partir de finales de 2020 y los primeros nueve meses de 2021, deberíamos ver nacer entre 1,7 y 2 millones de terneros cruzados de carne x leche. Esta cifra podría superar fácilmente los 3 millones en los próximos dos años.

¿Qué ha impulsado este cambio? Obviamente, el mayor uso de semen sexado creó un gran número de vaquillas de reemplazo, dejando capacidad uterina para el uso de genética de carne. No hay que olvidar el impacto de tres grandes empacadores que dejaron de cosechar machos Holstein, disminuyendo los precios de los terneros Holstein.

Para ilustrar aún más este punto, los investigadores del Estado de Kansas completaron recientemente un resumen de cómo se están vendiendo los terneros cruzados con carne en Superior Livestock Auction. Esos datos mostraron que estos terneros de 550 a 600 libras se vendían a 15 dólares por quintal (cwt) por debajo de los terneros rectos de tipo Black Angus. Sin embargo, los terneros rectos de tipo Holstein se vendieron a 40 dólares por quintal por debajo del precio de la carne.

En resumen: Los terneros de carne x leche costaban entre 80 y 90 dólares más por cabeza que los novillos Holstein.

Hace tres años, muchos productores de leche simplemente buscaban semen “barato” que produjera un ternero negro. Las empresas de semen respondieron limpiando los tanques de semen viejo y de genética marginal. Lamentablemente, esto creó el ganado que hemos estado viendo en los corrales de engorde y en los rieles de empaque el año pasado. Como resultado, el sector de la alimentación y el envasado ha empezado a reaccionar poniendo el mismo precio a este ganado que a un buey Holstein.

¿Qué significa realmente utilizar un “buen” semen y una “buena” genética?

Un productor de leche puede preguntarse entonces en qué rasgos debe centrarse para aumentar el valor de un ternero cruzado. Los productores de leche siempre han dado prioridad a la fertilidad y a la facilidad de parto, y eso nunca cambiará porque ambas son muy importantes desde el punto de vista económico en la explotación lechera. Pero lo que sí cambiará es su atención a otros rasgos que también crean valor para quienes compran los terneros más adelante en la cadena de suministro.

Empecemos por la raza de carne utilizada. En la reunión de la Beef Improvement Federation de 2019, preguntamos a 20 líderes de la industria qué raza de toro debería utilizarse en las vacas lecheras para crear el ternero cruzado ideal. El cien por cien dijo que Simmental-Angus, Charolais o Limousin. Nadie dijo Angus. Irónicamente, nuestra estimación sugiere que alrededor del 60% del semen de carne utilizado por los productores de leche es Angus.

¿Por qué Angus? Es lo que pide la industria de la alimentación y las empacadoras, y están dispuestos a pagar primas por los que alcanzan los umbrales de calidad. Hoy en día, casi todos los envasadores tienen marcas Angus, por lo que centrarse en la “piel negra” sigue siendo importante. Esto, junto con el hecho de que el ganado Angus crece igual de bien que las llamadas razas de “crecimiento”, ha hecho que sea una elección popular.

¿Qué más hay que tener en cuenta? Respuesta: la salud de los terneros. Al igual que la industria láctea entiende la importancia de utilizar calostro de calidad y buenas raciones de inicio para las vaquillas lecheras de reemplazo (debido a su posterior impacto en la producción de leche), lo mismo se aplica a estos terneros recién nacidos que se dirigen a los ranchos de terneros. Los terneros que se enferman al principio de su vida crecerán más lentamente a lo largo de su vida y tendrán un grado de calidad reducido cuando se cuelguen en la vía. Por lo tanto, al igual que con las vaquillas de reemplazo, el calostro de calidad y las dietas de inicio para terneros de calidad son una necesidad.

Considere estos otros rasgos genéticos

Al igual que la industria láctea ha utilizado durante años indicadores genéticos para mejorar la producción de leche por vaca, años de investigación genética han proporcionado a la industria de la carne rasgos indicadores similares, llamados diferencias esperadas de progenie (EPDs). Se trata de una estimación de cómo se comportarán los terneros genéticamente superiores en comparación con los terneros con EPDs medios o inferiores a la media.

Veamos tres rasgos importantes que un productor lechero debe tener en cuenta a la hora de seleccionar el semen de vacuno:

  1. Crecimiento. Yo diría que el primer rasgo a considerar es el crecimiento. Los terneros con un crecimiento superior tienen un mayor valor para el rancho de terneros o el corral de engorde. Hay una serie de indicadores de crecimiento, pero a mí me gusta fijarme en los números de EPD de peso al año. Ya que Angus es una raza popular, veamos ilustraciones simples usando EPDs genéticos de Angus.
  2. Grado de calidad. Como se ha mencionado anteriormente, el grado de calidad es importante porque casi el 75% de todo el ganado de carne se vende en una parrilla o fórmula hoy en día, y el grado es donde pueden existir primas o descuentos. A diferencia de los bueyes Holstein, que se venden a menudo en base al peso vivo, la mayoría de los bueyes cruzados con carne se venden en una parrilla. El marmoleo, que es el factor clave del grado de calidad, es muy heredable, por lo que la selección genética puede tener un gran impacto. De nuevo, utilizando los valores de Angus, la media de la raza para el marmoleo es de 0,51, pero el 1% superior es de 1,37. Esto equivale a una diferencia de casi un grado de calidad completo. Dicho esto, si el promedio de la industria hoy en día es Choice bajo, los terneros genéticamente superiores podrían pasar a Prime casi bajo. Tenga en cuenta que una parrilla que miré recientemente tenía una diferencia de $18 por cwt de canal entre Prime y Choice. Tomemos por ejemplo una canal típica de novillo de 900 libras. Es una diferencia de 162 dólares. Por eso la genética es importante.
  3. Musculatura. En el caso de los Holsteins rectos, una crítica importante es su pobre porcentaje de aderezo, por lo que otro rasgo a considerar es la musculatura. De nuevo, utilizando los datos de Angus, el mejor indicador de musculatura es el área del ribeye (RE). El promedio de la raza Angus para el EPD de RE es de 0,53 pulgadas cuadradas, y el 1% superior es de 1,17 pulgadas cuadradas. Esa diferencia de más de media pulgada cuadrada de RE podría ciertamente tener un impacto en el porcentaje de aderezo.

Hay, por supuesto, otros rasgos a tener en cuenta, como la puntuación de la estructura, ya que no queremos que el ganado sea demasiado alto o tenga demasiada grasa, ya que el grado de rendimiento es importante.

También me gustaría animar a las explotaciones lecheras a que consideren el uso de tags RFID para garantizar la verificación genética, ya que los ranchos de terneros, los cebaderos y los empacadores las considerarán una pieza importante del rompecabezas. En la mayoría de los casos, estas etiquetas serán una parte clave de los protocolos de marca de la cadena de suministro de las empresas de Inseminación Artificial.

El espacio no permite hablar mucho de hacia dónde irán los programas de carne x leche en el futuro, pero una idea que quiero plantar es que, al igual que en los últimos tres años se ha visto crecer el uso de semen de carne, en los próximos tres o cuatro años, empezaremos a ver cómo se colocan embriones en el útero de carne x leche en lugar de semen. Esto creará un nuevo valor añadido en la explotación y algunos cambios interesantes.

Para resumir, recuerde esto: Los productores de leche conocen la importancia de centrarse en el valor de mercado de la leche, y ahora también tienen que considerar el valor del ternero húmedo de un día, ya que se convertirá en un importante centro de beneficios para aumentar la rentabilidad general de la explotación. No se obsesione con una diferencia de 1 ó 2 dólares en una unidad de semen cuando podría estar afectando el valor de su ternero húmedo en 30 ó 40 dólares.

Artículo escrito por: Larry Corah, Profesor Emérito en Kansas State VP retirado de la Supply Chain Certified Angus Beef para Progressive Dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Más allá del recuento de células somáticas para tratar la mastitis

E. coli es diferente de los casos de mastitis que solíamos ver porque no es simplemente un problema de recuento de células somáticas (SCC). Es un problema de salud de las vacas. A medida que aumentan las presiones ambientales, como el tamaño del rebaño, la densidad de población y la producción de leche, vamos a seguir enfrentándonos a la mastitis por gramnegativos.

La E. coli es conocida por su rápida aparición y sus signos clínicos, que van de leves a fatalmente graves. El sistema inmunitario de la vaca es realmente capaz de hacer frente a la E. coli, pero cuando la vaca elimina la bacteria, se liberan endotoxinas. Por ello, algunos casos de mastitis gramnegativa llegan a ser lo suficientemente graves como para ser mortales. Los animales que se recuperan de un caso grave nunca vuelven a alcanzar el pico de producción que tenían antes. Afortunadamente, la mastitis gramnegativa es un problema que nosotros, como productores y veterinarios, podemos prevenir y gestionar centrándonos en algunas áreas clave.

1. Abordar el entorno de la vaca

E. coli y otros tipos de cepas de mastitis gramnegativas se encuentran prácticamente en cualquier lugar donde se alojen las vacas, como en la cama, la sala de ordeño y el estiércol. Tenemos que mantener su entorno lo más limpio, seco y cómodo posible para evitar que las puntas de los pezones queden expuestas al estiércol. Esto incluye el raspado frecuente de los pasillos y los corrales de espera, así como el mantenimiento de los establos, o de los lugares donde se acuestan las vacas, bien acolchados. También hay que intentar mantener los establos bien ventilados. Si el establo está mojado y húmedo, habrá más estrés térmico y un mayor riesgo de propagación de bacterias.

La segunda parte del manejo del entorno de las vacas es seguir unos buenos procedimientos de ordeño. Esto significa asegurarse de que el equipo de ordeño funciona correctamente y que los pezones están limpios y secos antes de colocar el equipo de ordeño. Para mantener la higiene en la sala de ordeño, recuerde lo siguiente:

  • Usar guantes – Es menos probable que las bacterias se adhieran a los guantes; usarlos puede reducir el riesgo de propagación de patógenos causantes de mastitis de vaca a vaca.
  • Pre-inmersión – La pre-inmersión con una solución desinfectante eficaz mata cualquier bacteria persistente en el extremo del pezón.
  • Secar bien – Asegurarse de que los pezones y la ubre están completamente secos. El agua restante puede contener bacterias y contaminar la punta del pezón.
  • Desmonte la unidad de ordeño con cuidado – Para evitar daños en los extremos de los pezones y disminuir el riesgo de infección, asegúrese de que el vacío esté apagado antes de desmontar la unidad de ordeño.
  • Post inmersión – La inmersión posterior con un germicida protege el extremo vulnerable del pezón de entrar en contacto con los patógenos causantes de la mastitis.
  • Controlar el agua de la sala de ordeño – El agua utilizada en la sala de ordeño puede contener cientos de coliformes por centímetro cúbico. Considere la posibilidad de medicar el agua con yodo o cloro para asegurar que el agua utilizada para limpiar las unidades de ordeño no introduzca bacterias que puedan causar infecciones de mastitis.

2. Mejorar la inmunidad de la vaca

Si se enfrentan a E. coli, las vacas necesitan tener una respuesta inmune robusta para combatir la infección. El desarrollo de la inmunidad implica un programa de nutrición sólido que incluya oligoelementos y mucha agua, así como vacunaciones rutinarias.

La vacunación es fundamental para reducir la gravedad y la incidencia de E. coli. La mayoría de las infecciones por E. coli se producen en la época del parto, debido al aumento del estrés, por lo que recomiendo anticiparse al problema vacunando a todas las vacas en el momento del secado y aplicando una vacuna de refuerzo cuatro semanas después. La vacuna que elijas debe tener una corta retirada de carne y proporcionar protección contra E. coli, endotoxemia causada por E. coli y Salmonella typhimurium.

3. Tratar con cuidado

Si cree que tiene un animal con un caso de E. coli, antes de recurrir a cualquier tipo de tratamiento le sugiero que de dos pasos:

1. Clasificar la mastitis para determinar el nivel de gravedad (Figura 1).

2. Tomar una muestra de leche, cultivarla y esperar los resultados.

La mayoría de los casos de mastitis gramnegativa de leves a moderados, incluidos los causados por E. coli, se autocura y no requiere tratamiento antibiótico. Sin embargo, en los casos graves en los que la vaca está visiblemente enferma, hay que empezar a tratarla inmediatamente con líquidos, antiinflamatorios y antibióticos inyectables, y luego ajustar el tratamiento según el resultado del cultivo.

Si se trata de un patógeno grampositivo, busque un tratamiento de corta duración (de uno a tres días) para que las vacas vuelvan al tanque lo antes posible. Lo ideal es que la sonda tenga una punta que permita una inserción parcial, ya que las puntas largas pueden arrastrar las bacterias hasta el pezón.

Sea cual sea su protocolo de tratamiento de la mastitis, es imprescindible seguir la etiqueta del producto para garantizar un suministro de alimentos seguro. Las etiquetas de los productos contienen información importante, como las indicaciones, la dosis, la vía de administración, la duración del tratamiento, los tiempos de retención de la leche y de retirada de la carne, la clase de animales (lactantes o no lactantes), así como la frecuencia y la duración del tratamiento.

Por último, y lo más importante, su veterinario de rebaño es su mejor recurso para prevenir y tratar E. coli. Puede ayudarle a desarrollar un programa de control adaptado a las necesidades específicas de su explotación.

Artículo escrito por: Stephen Foulke, Veterinario de Boehringer Ingelheim para progressive dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

El corral de enfermas vacío: Cómo Noruega ha utilizado la genética para casi eliminar los tratamientos con antibióticos

La genética es una herramienta eficaz para conseguir vacas más sanas y contribuir así a vaciar el corral de enfermas. El mejoramiento tiene un efecto permanente y acumulativo; la mejora genética conseguida hoy tiene valor también para las generaciones futuras.

Los buenos genes para la salud pueden llegar a ser aún más valiosos en el futuro, ya que la resistencia a los antibióticos es un problema grave y creciente a nivel mundial, y es posible que tengamos que cambiar la forma de utilizar los antibióticos también en la producción ganadera.

Más de 40 años de selección

La Norwegian Red fue la primera raza del mundo en incluir la selección directa de rasgos de salud en 1978. Desde entonces, la salud ha sido un foco importante del objetivo de cría, y el índice de mérito total actual incluye la mastitis clínica como parte del índice de salud de la ubre y “otras enfermedades”, que es un grupo de rasgos compuesto que incluye las enfermedades más comunes aparte de la mastitis (fiebre de la leche, cetosis y trastornos relacionados con la fertilidad). En comparación con otras razas lecheras, la Norwegian Red ha puesto más énfasis en los rasgos de salud durante un periodo de tiempo más largo. Las tendencias genéticas de la Roja Noruega demuestran que, a pesar de las correlaciones genéticas desfavorables entre la producción de leche y la mastitis, es posible obtener una mejora genética de ambos rasgos si los valores de cría estimados son fiables y los rasgos reciben un peso adecuado en el índice de mérito total utilizado para la selección.

La clave está en la fiabilidad de los fenotipos

La selección directa de los rasgos de salud requiere el registro de los eventos de enfermedad. Esto está bien establecido en Noruega, donde cada caso de tratamiento veterinario se ha registrado de forma individual para cada vaca desde 1975. Las cifras para 2020 muestran que el 97% de los rebaños lecheros de Noruega participan en el Sistema Noruego de Registro del Rebaño Lechero, donde se integra el registro sanitario individual. Los veterinarios pueden comunicar los tratamientos directamente a la base de datos central. Dado que los antibióticos y otros medicamentos sólo pueden ser recetados por los veterinarios en Noruega, estos registros sanitarios se consideran de buena calidad. Los fenotipos fiables son fundamentales para el éxito de la cría. El sistema noruego de registro sanitario hizo posible la selección de vacas más sanas en los años 70 y sigue siendo crucial en la era de la selección genómica para predecir los valores genéticos de los rasgos sanitarios. 

Noruega utiliza menos antibióticos en la producción ganadera

Un informe de la Agencia Europea del Medicamento sobre la venta de antimicrobianos veterinarios en 31 países europeos muestra que Noruega es el país que menos antibióticos utiliza por kilo de biomasa ganadera. La producción ganadera de Suecia utiliza casi cuatro veces, la de Dinamarca 10 veces, la de Alemania 30 veces y la de Italia 100 veces más antibióticos por unidad de producto producido que Noruega. La situación favorable de Noruega es el resultado de las medidas adoptadas por las organizaciones de ganaderos noruegos hace décadas, cuyo objetivo era reducir el uso innecesario de antibióticos. En la producción lechera, se cambiaron las estrategias de tratamiento, se creó el Servicio Noruego de Salud del Ganado, se desarrollaron programas de control de la mastitis, herramientas de asesoramiento y gestión del rebaño, y se incrementó el peso de los rasgos de salud en el programa de cría del Rojo Noruego. La roja noruega es la principal raza lechera de Noruega y representa alrededor del 90% de las vacas lecheras. Esta acción conjunta funcionó y dio lugar a menos tratamientos por vaca.

Vacas sanas

El número total de tratamientos veterinarios por vaca y año se redujo de 1,3 en 1990 a menos de 0,4 en la actualidad. La razón principal es el menor número de casos de mastitis entre las vacas noruegas. La mastitis se ha incluido en el objetivo de cría de la Norwegian Red desde 1978, y se ha conseguido una importante mejora genética. Las tendencias genéticas para la mastitis en Rojo Noruego muestran una mejora genética después de que el peso relativo sobre la mastitis aumentara en 1990. Así, una parte considerable de la reducción observada en los tratamientos veterinarios por vaca y año se debe a la mejora genética. Las vacas rojas noruegas actuales son más sanas y tienen mejores genes de resistencia a las enfermedades que las vacas de hace 30 años.

Criar para vivir mejor 

La salud de los animales es fundamental para su bienestar, así como para el de los ganaderos, y es importante para la economía y la calidad de la producción. Criar vacas más sanas también contribuirá a reducir el uso de antibióticos. Esto puede ser cada vez más importante, ya que la resistencia a los antibióticos es un problema grave y creciente en todo el mundo. Por lo tanto, es probable que los buenos genes para la salud de los animales sean aún más valiosos en el futuro.

Artículo escrito para Progressive Dairy por:  Bjørg Heringstad,  ocupa un puesto conjunto, con un 50% de universidad y un 50% de investigador, en Geno, la organización de cría de la raza roja noruega. Heringstad tiene más de 20 años de experiencia en la investigación de la cría y la genética del ganado lechero, con especial atención a los rasgos de salud y fertilidad, y ha publicado 100 artículos científicos en revistas especializadas.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

FOTO: Muy pocas vacas en Noruega reciben un tratamiento antibiótico, ni lo necesitan, ya que la genética de la principal raza del país es favorable a los rasgos de salud. Foto por cortesía de Geno.

0 Continue Reading →

Retos y parámetros de la crianza de vaquillas: Maximizar la eficiencia

Aunque parece haber un acuerdo general sobre el beneficio de que las vaquillas paran a los 24 meses de edad, según los datos del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud Animal (NAHMS) de 2014, no está ocurriendo.

Se ha producido una cierta mejora en la edad al primer parto desde 1996 con 25,5 meses hasta 25 meses en 2014. Sin embargo, también hay varias razones por las que la edad media al primer parto puede ser mayor en una determinada explotación lechera: los partos son más bajos durante los meses de verano, el. manejo o el retraso de los primeros partos para llenar los huecos en el ciclo de partos del rebaño y otros eventos que aparecen en un año determinado, pero no otros años.

Las vaquillas no pueden compensar el crecimiento perdido de los terneros 

Las vaquillas tienen una curva de crecimiento distinta en cuanto a peso y altura. Por supuesto, esto variará en parte con la genética de un rebaño y con los animales individuales. En la figura 1 se muestra un ejemplo de una base de datos de cinco años. Después del destete, el aumento de peso debe ser de 1,8 a 2 libras diarias hasta el primer parto para las Holsteins. Los aumentos diarios superiores a un kilo (2,2 libras) pueden ser problemáticos porque se ha comprobado que ese aumento es la tasa máxima de deposición de proteínas. Los aumentos superiores a esa cifra pueden conducir a un engorde indebido. Este aumento de peso corporal es bastante lineal. Algunos criadores de terneros y vaquillas me han dicho que, aunque sus terneros no lo hagan tan bien en los dos primeros meses, pueden recuperarlo más tarde con ganancias diarias de 2,5 a 3 libras. Pero, cualquier ingesta de energía que permita un crecimiento superior a 2,2 libras por día terminará como grasa y no se fomenta porque generalmente se hace para superar un programa de crecimiento de terneros pobre.

Eficiencias relativas de un aumento en el peso y altura desde el nacimiento hasta el primer parto en ganado lechero

Los pesos corporales antes y después del parto deben tener en cuenta esto, independientemente de la paridad. Las vacas pierden alrededor del 11% de su peso corporal en el momento del parto por el peso del ternero, la placenta y otros tejidos y fluidos.

Pero el aumento de altura en las vaquillas no es lineal. Aproximadamente la mitad del aumento de altura se produce entre el nacimiento y el final de los seis meses de edad. Sólo otro 25% del aumento de altura se produce en los seis meses siguientes, y sólo el 25% se produce en los últimos 12 meses antes del primer parto. Este patrón es bastante diferente del aumento de peso y es fundamental para entender la alimentación y el manejo de las terneras y vaquillas lecheras. Este aumento de altura está directamente relacionado con la secreción de la hormona del crecimiento y depende de la edad. Y, por lo que sé, no hay un aumento compensatorio de la altura en un período posterior de crecimiento.

El crecimiento de los terneros antes del destete es el más eficiente

Ahora, retrocedamos un momento para establecer algunos elementos clave del proceso de crecimiento y desarrollo. Es más eficiente durante los primeros seis meses de vida. Es necesario que se produzca cierto engorde desde el nacimiento como crecimiento y desarrollo normales. Las células adiposas (de grasa) aumentan primero por hiperplasia, es decir, un mayor número de células de grasa a una edad temprana. Posteriormente, el engorde se produce por hipertrofia, es decir, un aumento del tamaño de las células grasas. Si hay más células grasas establecidas en los primeros años de vida, la propensión a engordar más tarde se produce con más facilidad porque hay más células grasas para aumentar de tamaño. Un aumento medio diario de entre 1,5 y 1,7 libras durante los dos primeros meses duplica el peso corporal al final de los dos meses de edad. Después, una ganancia media diaria de 1,8 a 2,0 libras durante los 22 meses siguientes da como resultado un peso corporal de 1.400 libras antes del parto a los 22-24 meses de edad.

Las principales variables de alimentación incluyen la ingesta de materia seca (DMI), que puede ser bastante variable, más que en el caso de las vacas, y que disminuye como porcentaje del peso corporal a medida que las novillas crecen. Los niveles de proteína y energía de la dieta se mantienen similares en base al porcentaje de DMI, pero la cantidad requerida aumenta a medida que las novillas crecen. La relación proteína-energía es crítica para prevenir el engorde, con el objetivo de que la condición corporal esté alrededor de 3. Las novillas gordas, al igual que las vacas gordas, sufren el “síndrome de la vaca gorda”, que incluye un menor IMD, más problemas metabólicos y probablemente también más dificultades para el parto. Esto último suele deberse al engorde interno por encima del rumen, alrededor de los riñones, que estrecha la zona del canal de parto.

El periodo de las terneras antes del destete no es donde las granjas deben recortar costos

Existe la suposición común de que, dado que los costos de alimentación y de otro tipo del periodo de crecimiento de las terneras son los mayores, ese es el mejor lugar para recortar costos. Sin embargo, el periodo de cría es también el más eficiente para la conversión de nutrientes en crecimiento y tiene el mayor impacto en la producción de leche de la ternera. La tabla 1 muestra los datos de un gran rancho de terneras y vaquillas en España, con el que he trabajado en el pasado. Obsérvese que la mejor eficiencia alimentaria fue la de los terneros durante los primeros 65 días.

Un análisis detallado de 62 explotaciones lecheras de Wisconsin dio como resultado los datos que se muestran en la Figura 2. Los costos totales para criar una vaquilla en 2013 fueron de unos 2.200 dólares, y el 16% de ese costo se produjo durante el periodo de cría. Durante ese periodo, la mano de obra supuso alrededor del 37% de ese costo, junto con el 44% del costo de la alimentación. Desafortunadamente, los costos de alimentación a menudo reciben una atención indebida para reducirse durante el periodo de terneros, el periodo en el que la conversión de nutrientes en crecimiento es mayor. Por otro lado, los costos de alimentación aumentan progresivamente durante el periodo de vaquillas y suponen el 57% del total de los costos de cría del periodo de vaquillas. Esto se debe a que, aunque los piensos para vaquillas cuestan menos por libra que los que se dan a los terneros, las vaquillas, al ser más grandes, tienen más costos de mantenimiento, ya que hay menos cantidad de lo que comen disponible para el crecimiento. Por ello, los costos diarios de alimentación de las vaquillas aumentan a medida que aumenta su peso corporal, como se observa en la figura 2.

En conclusión, las terneras tienen la mayor conversión de nutrientes en crecimiento, y ese crecimiento se traduce en la cantidad de leche que producen cuando lactan. El período de las terneras no es un buen momento para escatimar o recortar gastos. Las vaquillas deben ser alimentadas con raciones bien equilibradas para conseguir un aumento diario de entre 1,8 y 2 libras para evitar así el engorde y el temido síndrome de la vaca gorda después del parto.

Artículo escrito por: A.F. Kertz, Nutricionista de Andhil LLC para progressive dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

El estrés calórico influye en el metabolismo energético

A medida que se acercan los meses de verano y las temperaturas empiezan a subir, los productores lecheros de todo el mundo empiezan a pensar en estrategias para minimizar los efectos del estrés calórico en su explotación.

Aunque la solución parece tan sencilla como enfriar a la vaca, la realidad ha demostrado que los sistemas de ventiladores y aspersores no bastan para mitigar los efectos negativos del estrés térmico o calórico.

El estrés térmico o calórico es complejo y multifacético. Más allá de las reducciones en la producción de leche, el crecimiento, el deterioro de la reproducción y el aumento de los sacrificios, el estrés por calor provoca cambios fisiológicos y endocrinológicos en el animal.   

Efectos sistémicos del estrés por calor

El jadeo conduce a un estado de alcalosis respiratoria (pH sanguíneo elevado), que se neutraliza mediante la expulsión de bicarbonato en la orina. 

La disminución de la rumia da lugar a una menor producción de saliva (un amortiguador natural del rumen).

El babeo y la alteración del comportamiento alimentario (alimentación babosa), conducen a una acidosis ruminal subaguda (SARA), que modifica la población microbiana y aumenta la producción de endotoxinas. 

La ingesta de materia seca se reduce en épocas de estrés térmico, lo que disminuye la carga térmica de la fermentación ruminal. Pero la reducción de la ingesta de materia seca sólo representa la mitad de las pérdidas de producción que suelen sufrir las explotaciones lecheras. 

El estrés térmico y el intestino

En condiciones ambientales de calor, el flujo sanguíneo hacia la piel aumenta para disipar el calor, lo que provoca hipoxia intestinal (disminución del oxígeno), restricción de nutrientes y estrés oxidativo. Esto compromete la integridad del intestino y desencadena una respuesta inflamatoria. El intestino delgado es uno de los primeros tejidos que se ven afectados por el estrés calórico. Como resultado de la disfunción de la barrera intestinal, las toxinas y las bacterias se filtran a la sangre, generando una inflamación sistémica, la activación del sistema inmunitario y niveles elevados de insulina en sangre.

Cuando las células inmunitarias se activan, dependen de la glucosa como principal fuente de combustible. Los investigadores han calculado que un sistema inmunitario activado en una vaca lechera consume cerca de 2 kilogramos (más de 4 libras) de azúcar en forma de glucosa al día. El sistema inmunitario tiene entonces prioridad sobre la síntesis de leche o tejido muscular.

El factor psicológico 

Todo tipo de estrés, ya sea crónico o agudo, aumenta los glucocorticoides plasmáticos. Esto también ocurre durante el estrés por calor, y tiene un papel clave en el deterioro de la integridad intestinal y el rendimiento reproductivo. 

Insulina: la piedra angular del metabolismo energético del estrés

La alta actividad de la insulina impide la movilización de lípidos, comúnmente conocidos como NEFAs (ácidos grasos no esteroidales), y aumenta el consumo de glucosa. Esta adaptación endocrina se produce no sólo en las vacas, sino en muchas especies, incluida la humana. Los investigadores aún no comprenden del todo el mecanismo exacto que interviene en este aumento típico de la insulina. 

Al mismo tiempo, el resto de los tejidos se vuelven resistentes a la insulina para garantizar el suministro de glucosa a las células inmunitarias activadas. 

El estrés térmico reduce la calidad de la leche

Además de reducir la producción de leche, el estrés térmico también puede reducir su calidad. La reducción de la producción y absorción de AGV (ácidos grasos volátiles), junto con una posible acidosis ruminal subaguda y la inhibición de la movilización de la grasa, desempeña un papel clave en la reducción del contenido de grasa de la leche durante los periodos de estrés térmico.

La reducción de la concentración de proteínas durante el estrés por calor podría atribuirse a un aumento sistémico de la utilización de aminoácidos y a una actividad específica de termorregulación a la baja de la síntesis proteica mamaria.

Al mismo tiempo, muchas granjas experimentan un aumento del SCC (recuento de células somáticas) durante las estaciones de verano y otoño. El clima caluroso y la alta humedad favorecen el crecimiento bacteriano, lo que podría conducir a más casos de mastitis ambiental. Simultáneamente, el estado oxidativo y las hormonas del estrés afectan a la respuesta inmunitaria, reduciendo la capacidad de la vaca para destruir las bacterias. 

Estrés térmico y reproducción

De forma similar a como se ve afectado el sistema digestivo, el tracto reproductivo también experimenta una reducción del flujo sanguíneo en las vacas sometidas a estrés por calor, lo que conlleva una reducción de la disponibilidad de nutrientes y hormonas, que reduce la viabilidad del feto.

Al mismo tiempo, la intensidad del celo disminuye durante el estrés por calor, lo que dificulta la detección del celo. En segundo lugar, la fertilidad se reduce debido a una maduración más lenta de los ovocitos. Y por último, la supervivencia de los embriones tempranos se ve comprometida.

Estrategias nutricionales para minimizar el estrés térmico

Las estrategias de reducción del calor y las soluciones dietéticas tienen efectos sinérgicos para aliviar la carga de calor en las vacas. Cualquier estrategia nutricional y de manejo para contrarrestar el estrés por calor debe centrarse en mantener la ingesta de alimento y la integridad del intestino y en mejorar el metabolismo energético y el suministro de glucosa. 

  • Evitar el encierro de las vacas durante períodos prolongados
  • Reducir el tiempo en el corral de espera
  • Alimentar temprano en la mañana y tarde en la noche
  • Maximizar los ingredientes digeribles en el rumen para evitar la fermentación del intestino posterior
  • Prevenir la acidosis ruminal
  • Minimizar el estrés psicológico
  • Modular la respuesta inmunitaria

Se ha demostrado que el uso de suplementos que ayudan a mantener la salud intestinal y a estimular la ingesta de alimento y agua (electrolitos, levadura viva, tampones, betaína, antioxidantes, zinc, niacina, etc.) es de gran ayuda. 

Los electrolitos son un elemento clave que actúa para mejorar la sudoración debido a la química ácido-base.  Además, la suplementación de electrolitos durante el estrés térmico puede ser fundamental para muchos mecanismos homeostáticos a nivel celular. 

En conclusión, a medida que el estrés por calor se hace más común cada año y llega a zonas en las que los ganaderos pensaban que nunca sería un problema, tenemos que diseñar soluciones innovadoras que mantengan a las vacas bebiendo, comiendo y produciendo durante los periodos de condiciones ambientales estresantes.

Artículo escrito por: Rodrigo García, International Ruminant Nutrition Manager de TechMix para progressive dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Preparar a sus empleados para el éxito

Toda empresa con éxito depende de un equipo eficiente y funcional. Y, para que un equipo sea productivo, debe contar con el entorno adecuado. Entonces, ¿cómo podemos preparar a nuestros empleados para el éxito? En primer lugar, debemos crear un entorno de trabajo que promueva el bienestar de los empleados. También debemos tener en cuenta el efecto que la salud y el bienestar personal de los empleados tiene sobre su rendimiento en el trabajo.

Para tener una plantilla de éxito, es importante establecer sistemas y protocolos de trabajo adecuados. 

Cree horarios de trabajo regulares con días libres constantes

Mantener su granja bien dotada de personal ayudará a reducir el exceso de trabajo de sus empleados, que puede provocar fatiga, lesiones y agotamiento.

Revise su programa de ergonomía y seguridad

 Muchas de las tareas en una central lechera son repetitivas, por lo que es importante que las tareas sean lo más ergonómicas y cómodas posible. Centrarse en un programa de seguridad sólido ayudará a la salud de sus empleados a largo plazo y reducirá las lesiones.

Cree procedimientos operativos claros y expectativas

 Los procedimientos operativos estándar, o SOP, ayudarán a sus empleados a ceñirse a los procesos que usted ha creado y que son los mejores para su salud, seguridad y productividad. Unas directrices claras sobre lo que se espera de ellos en el trabajo es una pieza importante para que sus empleados entiendan lo que se necesita para tener éxito en su granja. Al establecer y hacer cumplir unas directrices claras, puede ayudar a reducir el índice de lesiones en la granja.

Compruebe periódicamente si sus empleados tienen algún problema en la granja que pueda solucionarse y vea cómo les va fuera del trabajo

Muchas veces subestimamos los efectos que nuestra vida personal puede tener en nuestra vida laboral. Si pasamos por momentos difíciles personalmente, o si tenemos problemas de salud, esto puede afectar inadvertidamente a nuestro trabajo. Nos encontramos con que, en muchos casos, la mano de obra latina se ha desplazado fuera de sus ciudades de origen para encontrar trabajo. Esto, a su vez, significa que estos empleados pueden no tener muchos miembros de la familia o amigos locales a los que puedan acudir en busca de ayuda. Aquí es donde los responsables de las lecherías tienen una capacidad única para ayudar a sus empleados fuera del trabajo. Recomendamos encontrar un centro comunitario latino local al que pueda remitir a los empleados si necesitan ayuda para encontrar recursos para diversos servicios. También puede ser útil conectarse con una clínica de salud local, un dentista, un oftalmólogo, etc., para facilitar la concertación de citas para los empleados.

En la actualidad, puede proporcionar a sus empleados recursos para mantenerse sanos y encontrar una cita para la vacuna COVID. Además, mantener a sus empleados informados de los problemas actuales a nivel local, dentro de la industria láctea y a nivel nacional puede ayudar a proporcionarles una fuente de información de confianza y puede aliviar la ansiedad.

El éxito de una empresa está directamente relacionado con el éxito de sus empleados. El éxito de un empleado viene determinado por su entorno dentro y fuera del trabajo. Como propietarios y gerentes, podemos poner de nuestra parte creando un entorno de trabajo propicio para el éxito y proporcionando a nuestros empleados el apoyo que necesitan. 

Artículo escrito por: Becky Rodríguez, Operations Manager en Agristaff USA para progressive dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

Fotografía: Farmers Guardian www.fginsight.com

0 Continue Reading →

 

Recent Comments by Brenda Yumibe

    No comments by Brenda Yumibe

x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway