Los tres períodos críticos en la vida de una ternera son alrededor del parto, que incluye el manejo de la vaca y el calostro, las primeras dos semanas de vida cuando ocurren la mayoría de las muertes y las dos semanas antes y después del destete. Los primeros dos períodos críticos se han abordado en un artículo anterior, 3 períodos críticos en la vida de un ternero: el primero y el segundo.

Dado que una ternera es un rumiante que no funciona cuando nace, la leche o el sustituto de la leche ingresa al abomaso (estómago verdadero) y evita el rumen. A medida que se come el iniciador de ternera seco, se vacía y conduce al desarrollo funcional del rumen. Mientras tanto, la dieta líquida satisface las necesidades de nutrientes para el mantenimiento y el crecimiento, principalmente en términos de energía y proteínas. La transición a la dieta seca debe ocurrir, y esto requiere el desarrollo funcional del rumen. Dependiendo de la cantidad de leche o sustituto de leche alimentado, y sus niveles de energía y proteína, esto determinará la cantidad de proteína y energía disponible para la ganancia diaria. El período de transición al destete, dos semanas antes y dos semanas después del destete completo, determina qué tan bien se desempeñan las terneras en ese momento y en el futuro.


Agua

El agua es el nutriente más esencial que se necesita en la mayor cantidad para las terneras. De hecho, el cuerpo de la ternera es 70% de agua. Cuando las terneras padecen diarrea, beben más agua (el agua potable no causa diarreas) es una compensación por parte de la cría debido a la pérdida de agua corporal, y está directamente relacionada con la ingesta de materia seca (DMI): limítela y limitará el DMI y rendimiento. La ingesta de agua debe ser 4 veces la ingesta de materia seca, y los buenos gerentes que logran buenos resultados descubren cómo alimentar con agua. En climas fríos, alimente con agua tibia, ya que eso reducirá las necesidades de energía de la ternera para calentar el agua fría.

Programa de alimentación líquida y de inicio
Es necesario que ocurra una transición a una dieta seca, y esto requiere el desarrollo funcional del rumen. Si se hace correctamente, esto lleva a que los terneros estén en buena forma para ingresar a su primer grupo. Es importante que los cambios en la alimentación y el manejo se realicen con transiciones, ya que la ternera es el animal más vulnerable a los cambios en una lechería. La cantidad de leche o sustituto de leche alimentada, y sus niveles de energía y proteína, determinarán la cantidad de proteína y energía disponible para la ganancia diaria. Esto se ilustra en la Figura 1, junto con las ingestas típicas de iniciación de terneras y su impacto en la ganancia diaria. Como el consumo inicial es de 1 libra o más por día (el primero del período de transición de destete de cuatro semanas), se puede eliminar una de las dos tomas diarias de leche o sustituto de leche. La ingesta inicial debería duplicarse (2 libras) de la semana anterior (segunda de cuatro semanas), permitiendo el destete completo la semana siguiente (tercera de cuatro semanas) cuando la ingesta inicial volvería a duplicarse de la semana anterior a 4 o más libras por día. Esta tercera semana, y la semana siguiente (cuarta de cuatro semanas), la ganancia diaria debe promediar 1.8 a 2.0 libras, la tasa de ganancia diaria que se debe mantener durante los próximos 22 meses, hasta que la vaquilla tenga su primera cría a los 24 meses de edad, que pesa alrededor de 1,400 libras antes del parto. El objetivo aceptado de la Asociación de Terneras y Vaquillas Lecheras es duplicar el peso al nacer de un ternero a los 2 meses de edad. En la Figura 1, los terneros alimentados con el sustituto de leche de 28% de proteína / 15% de grasa hicieron eso. Hay varias combinaciones de leche, sustituto de leche y programas de alimentación inicial que pueden lograr ese objetivo.

Desarrollo ruminal
La clave para el desarrollo del rumen es alimentar con un buen iniciador texturizado y no alimentar con heno hasta después de los 2 meses de edad. Esto puede parecer contradictorio, pero se basa en un iniciador de terneros con un tamaño de partícula que proporciona la fermentación adecuada en el rumen para estimular el desarrollo de las papilas en la pared del rumen. El heno es voluminoso, tiene una tasa y un grado de digestión bajos, causa que el relleno intestinal distorsione el aumento de peso corporal real y produce un equilibrio incorrecto de ácidos grasos volátiles (AGV) en la fermentación ruminal para el mejor desarrollo de las papilas. Estas papilas a su vez absorben los AGV como su principal fuente de energía, tal como ocurre en los rumiantes adultos.


Problemas prácticos
Un problema común muy práctico es la incapacidad de separar los contenedores de agua y alimento para eliminar que las terneras mojen el alimento con agua. Esto causa agua sucia y alimento húmedo, lo que reduce la ingesta de ambos por parte de la ternera. Esto puede reducir significativamente la ganancia diaria como se ve en un estudio de terneras en el mes posterior al destete (Tabla 1).

Otro problema práctico es la ingesta inadecuada de alimento iniciador en el momento del destete completo. Esto puede deberse a que los iniciadores son deficientes (por eso recomiendo un iniciador bien texturizado), pero lo más probable es que se deba al tiempo insuficiente y al nivel de ingesta del iniciador antes del destete. En muchos casos, la alimentación con alto contenido de leche o sustituto de leche no se ha reducido lo suficiente para una ingesta adecuada de iniciador antes del destete completo. Existe una relación inversa entre la leche y / o el sustituto de leche alimentado y la ingesta inicial como se ve en la Figura 1. En un metanálisis de 21 tratamientos de 9 estudios individuales de terneras, el aumento de la ingesta de leche en polvo y / o sustituto de leche en 0.2 libras por ternera diariamente disminuyó la ingesta de iniciador seco en 0.13 libras por ternera diariamente. Un estudio del Sistema Nacional de Salud Animal (NAHMS) de 2018 de 104 granjas lecheras de EE. UU. En 14 estados ilustra este mismo problema (Tabla 2).

Tanto las terneras de Holstein como las de Jersey alcanzaron esa meta de doblar su peso al nacer a los 2 meses de edad. Pero, la ganancia diaria posterior al destete para Holsteins disminuyó de 1.61 pre-destetado a 1.32 libras. Eso indica un problema importante con el período de transición al destete después del destete completo al no tener suficiente ingesta de arranque durante un período de tiempo suficiente antes del destete completo para el desarrollo adecuado del rumen. Las Jerseys no mostraron la misma caída, pero solo había 114 Jerseys versus 2,273 Holsteins en esta base de datos.

Hubo una caída similar para el aumento de la altura de la cadera de Holstein después del destete, pero nuevamente no para las Jerseys. Como punto de referencia, la altura de las cadera es aproximadamente 2 pulgadas mayor. Como descubrí en una base de datos Holstein de 5 años publicada en 1997 y una evaluación de los patrones de crecimiento publicada en 1998 (Kertz et al.), El aumento de altura es muy crítico para el crecimiento general de las vaquillas Holstein. El patrón para el aumento de la altura debería ser que desde el nacimiento hasta la altura anterior al primer parto, el 50% debería ocurrir en los primeros seis meses, el 25% en los próximos seis meses y solo el 25% en los últimos 12 meses. Dado que este aumento de altura está controlado biológicamente, principalmente a través de la hormona del crecimiento y la edad, al igual que en los humanos, hasta donde he podido determinar, no hay un aumento compensatorio para la estatura de las terneras a una edad posterior si no se realiza dentro de estos períodos de edad . Durante los primeros seis meses, la altura de la cadera debería aumentar aproximadamente 2 pulgadas mensuales. Es una especie de hacerlo o perderlo. Estos datos indican que las terneras Holstein no estaban haciendo aumentos apropiados de peso y altura después del destete, probablemente debido a un pobre programa de transición antes y después del destete.

La cantidad de leche o sustituto de leche alimentada y colocada en los niveles de energía y proteína afecta principalmente la ingesta inicial. A su vez, la ingesta de iniciador, preferiblemente en forma texturizada, determina qué tan bien se desarrolla el rumen y qué tan bien las terneras se desempeñan después del destete. El estudio NAHMS más reciente indica una ganancia diaria posterior al destete más baja que la ganancia diaria pre destetada. Este es un problema en gran parte no reconocido, y está relacionado con el tercer período crítico.

Artículo escrito por: A.F. Kertz, Andhil LLC para Progressive Dairy

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México