Al aplicar esta guía, se deben tener en cuenta las características raciales. La puntuación máxima a obtener son 100 puntos.

Orden del examen

1. Aspecto general. Atractivo general, feminidad, porte, vigor, proporción entre las distintas partes y silueta armoniosa. Al juzgar el aspecto general de una vaca es preciso tener en cuenta todas y cada una de sus partes anatómicas.

Características raciales

  •  Cabeza. Recortada, proporcionada al cuerpo hocico, con ollares amplios y abiertos, mandíbulas robustas, ojos grandes y brillantes, frente ancha y moderadamente abultada, prominencia nasal recta, orejas de tamaño medio y con marcada viveza.
  •  Espaldas. Lisas y bien insertadas al tronco.
  •  Dorso. Recto y robusto, lomo ancho casi horizontal.
  •  Grupa. Larga y ancha formando línea recta, las puntas de los corvejones con las tuberosidades isquiáticas bien recortadas y sin despegar.
  •  Ancas. Altas y bien separadas; maslo de la cola en la misma línea del dorso y exento de protuberancia; cola fina.
  •  Patas y pezuñas. Huesos limpios y robustos, cuartillas cortas y fuertes, corvejones bien modelados; pezuñas cortas, compactas y redondeadas, con talones profundos y palmas planas.
  • Extremidades anteriores de longitud media, rectas, bien separadas y aplomadas.
  • Extremidades posteriores casi perpendiculares desde el corvejón a la cuartilla (vistas de perfil) y paralelas (vistas por detrás).

2. Condición lechera. Capacidad lechera evidente; formas angulosas abiertas sin dar sensación de debilidad; ausencia de zonas de piel basta; periodo lechero en que se encuentre la hembra claramente expuesto.

  •   Cuello largo, enjuto y continuación armoniosa con las espaldas; garganta, papada y pecho de líneas rectas.
  •  Cruz alta y costillares convenientemente curvados, con costillas anchas, planas y largas.
  •  Ijares profundos y finos.
  •  Muslos de superficie ligeramente convexa o plana y bien separados vistos por detrás, dejando amplio espacio para la ubre y sus ligamentos.
  •  Piel suelta y flexible.

3. Capacidad corporal. Relativamente grande, en proporción a la talla del animal, augurando fuerza, vigor y capacidad productiva.

  • Perímetro abdominal robusto, ancho y profundo, costillas bien curvadas. La anchura y profundidad de esta zona tiende a aumentar a medida que se hace más posterior.
  • Perímetro torácico amplio y profundo, con las primeras costillas de curvatura adecuada y bien continuadas con las espaldas, agujas y huecos de los codos bien redondeados; amplia base en el pecho.

4. Sistema mamario. Ubre sólidamente implantada, voluminosa y simétrica con líneas finas, indicadora de elevadas producciones durante largos periodos.

  •   Ubre de longitud adecuada, ancha y profunda, con una cisura limpia separando ambas mitades y sin surcos en los laterales, suave, flexible y de acusada retracción, después del ordeño; cuartos desarrollados por igual.
  •  Región mamaria anterior de longitud media y ancha, uniforme desde el frente a la parte posterior y firmemente implantada en la pared abdominal.
  •  Región retromamaria. Alta, ancha y ligeramente redondeada; de anchura uniforme de arriba abajo y también sólidamente implantada.
  •  Pezones uniformes, longitud y diámetro medio, cilíndricos, dispuestos perpendicularmente sobre la superficie de cada cuarto y bien separados vistos posterior y lateralmente.
  •  Venas mamarias gruesas, largas, tortuosas y apuntando colaterales. Por no estar desarrollado el sistema mamario en las novillas jóvenes, debe darse menos importancia al mismo y más al aspecto general, condición lechera y capacidad orgánica de estas hembras. Carece de fundamento lógico desear que las novillonas jóvenes posean ubres de desarrollo extraordinario.

 

 

 

Fuente: Enciclopedia bovina MVZ Esp. Ramón Gasque Gómez, BM Editores.