Una manera mejorada para estimar el peso corporal, un paso más hacia una mayor eficiencia.

Un componente clave para mejorar la eficiencia alimentaria es ser capaz de estimar con precisión el peso corporal de nuestras vacas y una buena herramienta para eso es la clasificación lineal. Como parte del proyecto de investigación multiestado de la USDA en eficiencia alimentaria, los clasificadores de la Asociación Holstein USA obtuvieron datos de 1,920 vacas con respecto a su peso corporal semanal y eficiencia alimentaria, de siete ubicaciones diferentes a lo largo de EUA. Mientras tanto, un estudio similar se llevó a cabo en los Países Bajos con otras 1,665 vacas. Este esfuerzo de cooperación ha dado lugar a predicciones de peso corporal más precisas en ambos países.

Los resultados del estudio de eficiencia alimenticia 2016, indican que una predicción precisa del peso corporal necesita incluir una medida de ambos: tanto tamaño corporal (dimensiones de la vaca) y forma lechera.

Al incluir la forma lechera, ahora tomamos en cuenta qué tan duro está trabajando la vaca, que cuenta para un exceso o falta de grasa corporal. Una característica distintiva de las vacas lecheras de hoy en día es, la habilidad de convertir grandes cantidades de forraje y alimento en leche. Las vacas más grandes tienen mayor masa o volumen y tienden a ser más pesados. Pero, también tienden a comer más y producir más leche. Al estimar el peso del cuerpo de una vaca o la progenie de un toro, los criadores deben tener en cuenta su marco, así como su fortaleza y carácter lechero.

La forma lechera mide qué tanto trabajo duro es probable que realice una vaca. Una forma lechera alta indica un alto nivel de producción, donde ella cargará menos grasa corporal durante la mayor parte de su lactancia. Es más angular, de costillas abiertas y más delgada. Una vaca con baja forma lechera, es más gruesa alrededor del cuello, hombros y costillas; su producción es más baja y tiene mayor condición corporal; y es más pesada de lo que su marco pudiera indicar. El nuevo compuesto para Tamaño Corporal (BSC) es más completo y preciso al ver tanto el tamaño de la vaca como lo pesado de su producción (qué tanta condición extra está llevando). Un toro con un viejo BSC de +1,0 se espera que engendre descendencia que sea +40 libras más pesada.

Compuesto de Tamaño Corporal 2016 (BSC)

BSC = (.23 x Estatura) + (.72 x Fortaleza) + (.08 x Prof. De Cuerpo) + (1.7 x Angulo de Grupa) – (.47 x Forma lechera)

Cada 1,0 de STA de aumento en el tamaño corporal se correlaciona con un aumento previsto de 40 libras de peso corporal en la madurez. Por ejemplo, las hijas de toros que engendraron vacas más pesadas (evaluación positiva grande para BSC, +3.00) se predice que pesen 240 libras más que aquellos toros que engendran vacas más ligeras de peso (evaluación negativa grande para BSC, -3.00).

Impacto en Eficiencia alimenticia

El índice de Eficiencia Alimenticia también ha sido ajustado para reflejar el cambio en el Compuesto de Tamaño Corporal (BSC). Donde anteriormente teníamos una deducción de $7.44, que ahora cambia a  una deducción de $12.40, por cada 1 unidad que aumenta de BSC.

Eficiencia Alimenticia 2016 (FE)

FE = (-0.0248 x PTA Leche) + (1.16 x PTA Grasa) + (2.18 x PTA Proteína) – (12.4 x Compuesto de Tamaño Corporal)

 

Artículo escrito por: Holstein Association USA

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México