El Dr. Don Niles, Socio de Dairy Dreams en Casco, Wisconsin, dice que no hay un solo milagro para un buen programa reproductivo y la transición de vaquillas dentro de un hato lechero; más bien, existen varios factores muy importantes.

“Una tasa de preñez del 20 por ciento solía ser el “anillo de oro” que todos alcanzamos”, dice. “Ahora 30 es el nuevo 20.” El da crédito a una mejor nutrición, al programa de I.A. programada y a las estrategias genéticas para las mejoras.

Niles compartió cómo aplican las últimas investigaciones en reproducción lechera dentro de su hato de 2,800 vacas durante la Conferencia sobre Manejo y Nutrición que se lleva a cabo anualmente en Dubuque, Iowa.

Dairy Dreams LLC está ordeñando 3 veces al día con vacas que promedian 90 o más libras por día. La tasa de preñez en Dairy Dreams mantuvo un nivel del 30 por ciento durante el año pasado.

Él dice, “tener un buen plan de transición, buena condición corporal, buena nutrición y un buen programa reproductivo trabajando juntos, da buen resultado”.

Define una buena transición como tener vacas limpias, saludables que entran al corral de inseminación con buena energía y control de cetosis. “La cetosis es un buen indicador de cómo las vacas están manejando la transición desde un punto de vista energético.”

En Dairy Dreams, todas las vacas frescas se examinan semanalmente y se mueven fuera del corral de frescas después de dos pruebas con resultados normales. Cualquier ácido β-hidroxibutírico en sangre de más de 1.2 se define como cetosis y es tratada de acuerdo al protocolo del establo.

El mantenimiento de la condición corporal se hace más fácil como la reproducción mejora debido a un menor de lactancias prolongadas. A su vez, la reproducción mejora con una condición corporal controlada. Los buenos resultados dentro de un área ayudan en los resultados de otra. “La nutrición es fundamental para un programa reproductivo sólido, pero no es más importante que las otras áreas clave”, dijo Niles.

Con el fin de tener un protocolo efectivo, o programa eficaz de I.A. programada, Niles dijo que es importante tener en cuenta que no debe haber “pensamiento que deje vacas a un lado” y explica: “lo que vamos a hacer es predeterminado por el protocolo del establo”. Todas las vacas abiertas son checadas para cuerpo lúteo (CL) y si un CL está presente, recibe prostaglandina. Si no está presente un CL, la vaca abierta tendrá insertado un CIDR (Sistema de liberación controlada de drogas interno) junto con una dosis de hormona liberadora de gonadotropina.

También dijo que usan un lema “No se deja a ninguna vaca atrás”, como recordatorio de no saltarse ninguna vaca cuando se hace trabajo reproductivo. Por ejemplo, cuando una vaca que necesita una inyección de repro o al chequeo no se encuentra como estaba previsto, se hace un seguimiento de ella hasta su nueva ubicación para que reciba todos sus tratamientos en el día correcto. “No podemos permitirnos el tener una vaca desatendida el día que necesita sus inyecciones”, dijo.

Un programa de I.A. programada también se beneficia de un programa de “no-inseminar”. Y explica, “Dairy Dreams utiliza la leche de energía-corregida como punto de partida para el desecho. En general, las vacas de primera lactancia deben dar al menos 80 libras de leche de energía-corregida al día, en la segunda lactancia al menos 90 libras al día y en las lactancias subsecuentes deben dar al menos 100 libras diarias.”

Si una vaca abierta cae por debajo de estos niveles, se marcan con una letra “D”. Si una vaca está en posición “D”, ya no recibirá ningún tratamiento de presincronización previo al chequeo de preñez. Si se encuentra abierta al chequeo de preñez, al gerente del establo se le recuerda por el software de la computadora que esa vaca no debe recibir inseminaciones posteriores.

En Dairy Dreams, a todos los animales se les asigna una calificación genética basado en un índice personalizado que crearon basados en su pedigrí, al que Niles se refiere como DDINX (Dairy Dreams Index). Se refirió a esto como la “genómica de los pobres” y añadió que un toro con ID muy preciso es requerido.

Con la composición del DDINX, la tasa de preñez de la hija cuenta para un 50 por ciento, libras de proteína cuenta un 40 por ciento y libras para grasa un 10 por ciento. El mejor 50 por ciento del hato de vaquillas se insemina con el uso de semen sexado. El 50 por ciento más bajo de las vaquillas es utilizado para implantar embriones con embriones sustitutos hasta dos veces. Los animales de primera lactancia  con alta calificación genética son inseminados una vez con semen sexado. “Un índice genético de valor sencillo se puede crear para ajustar cualquier objetivo del establo”, dice.

Niles siente que ese compromiso hacia la mejora genética es crítico con el fin de mantener al hato a la vanguardia en el mundo competitivo de la industria lechera. “Nuevos avances en genética han aumentado dramáticamente la velocidad y precisión del progreso genético,” dijo.

Niles es co-propietario de Dairy Dreams LLC junto con su socio John Pagel de Kewaunee Wisconsin. Niles es el gerente de Dairy Dreams mientras que Pagel supervisa sus otros negocios. Previo a la construcción y gestión del establo, Niles era veterinario ejerciendo su profesión desde 1982 hasta 1998. En 1998 abandonó la práctica de viajar a trabajar como especialista en servicio técnico para Monsanto Dairy Business.

Cerca del 2001, Niles y Pagel comienzan a discutir la posibilidad de construir una lechería grande en Wisconsin. Para Marzo del 2002, el sueño se volvió realidad y estaban ordeñando 1,400 vacas y desde ahí se han expandido continuamente.

Foto: de Alta Genetics. Dairy Dreams LLC promedia un 30 por ciento de tasa de preñez con un hato de 2,800 vacas. El lema del Dr. Don Niles “ninguna vaca se queda atrás” sirve como recordatorio para no saltarse ninguna vaca cuando se hace trabajo reproductivo.

Artículo escrito por: Kelli Boylen, escritor independiente de Waterville Iowa.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.