La mejora en la crianza de vaquillas y la reproducción da como resultado menos días en total de alimento, un retorno de la inversión más temprana, un menor flujo de efectivo al tener menos vaquillas alimentando y más vacas en ordeño, mayor leche de primera lactancia y más leche de por vida.

Un seminario web organizado por Dairy Girl Network que presenta Matthew Boyle, DVM, Veterinario de Zoetis como Servicio Técnico Lechero, analiza los impactos que un programa agresivo de reproducción de vaquillas puede tener en la rentabilidad dentro del hato.

El manejo reproductivo de las vaquillas es esencialmente el mismo que para la vaca adulta. Sin embargo, se puede obtener una oportunidad y un valor financiero si se traen constantemente vaquillas al hato de ordeño en un objetivo común de 22 a 24 meses.

Sin embargo, Boyle advirtió a los productores que consideren la distribuión en torno al índice de referencia de 24 meses que nos lleva al promedio. ¿Qué porcentaje de vaquillas paren más allá del punto de referencia? Si es superior al 50 por ciento, hay mucho espacio para restringir la distribución y una importante oportunidad económica para la granja.

“no podemos lograr una edad rentable en el primer parto si no nos enfocamos primero en la pieza de reproducción, que es impulsada por la edad al primer servicio”, Dijo Boyle. “Entonces, la edad al primer servicio debe ser consistente en todo el rebaño de vaquillas”.

Las vaquillas pueden superar reproductivamente el rebaño de vacas, pero el estudio de Boyle de 47 hatos sobre la tasa de preñez reveló que las vaquillas lograron solo una tasa de preñez del 19 por ciento. “Las Vaquillas conciben a una tasa bastante eficiente”; dijo Boyle. “Es realmente impulsado por la intensidad de la inseminación”.

No es raro que las vaquillas reciban hasta nueve ciclos de oportunidad para concebir y luego se conviertan en una concepción natural con un toro del hato. Boyle sugiere la selección de descarte después de tres o cuatro servicios sin éxito y no más de seis ciclos de oportunidades de inseminación. Las vaquillas con un toro después de la inseminación a menudo resultan en el mantenimiento de hembras que de otro modo hubieran sido sacrificadas. Los esfuerzos finales después del sexto ciclo dan como resultado una tasa de sacrificio de vaquillas de aproximadamente 5 por ciento o menos en la mayoría de las manadas.

“la eficiencia de la inseminación es clave para mejorar las tasas de preñez en vaquillas”, agregó Boyle. “La mejora viene en la detección de calor mejorada y la frecuencia de diagnostico abierto mediante exámenes veterinarios”.

Dos ejemplos muestran las implicaciones financieras de un programa agresivo de inseminación de vaquillas con un costo de alimentación de $2.67 por día.

La primer granja (Granja A) tienen como objetivo un periodo de espera voluntario (VWP) de 400 días con una edad promedio en el momento de la concepción de 479 días. Los 79 días adicionales a la concepción agregan $212 por cabeza en costos de alimentación, mientras que las vaquillas permanecen abiertas.

La segunda granja (Granja B) se enfoca en un VWP de 390 días y persigue agresivamente la detección de calor y la inseminación. La edad media en la concepción se reduce a 402 días, con solo 12 días abiertos desde el VWP objetivo. Los costos de alimentación para sus días de apertura adicionales se reducen a $32.

Un buen programa de inseminación a tiempo fijo es una forma de corregir y mejorar la detección de calor. La prostaglandina cuesta aproximadamente $2.50 por dosis. Si un uso ahorra un día de grandes costos de alimentación en vaquillas, es marginalmente rentable, pero cualquier día adicional ahorrado es pura ganancia.

Los datos de observación de un gran rebaño entre los clientes de Boyle muestran más oportunidades de ganancias para el parto de 22 a 24 meses en comparación con los 25 meses o más (consulte la tabla 1). El grupo más joven vio solo 4.2 por ciento de sacrificio durante los primeros 60 días en leche, mientras que 7.9 por ciento del grupo de partos de 25 meses y más abandonó la manada en el mismo periodo de tiempo. El rendimiento de leche de 305 días fue de 25,269 libras para las recién paridas y 25,091 libras para el grupo de más edad.

En general, las vacas se retiran de la manada aproximadamente a la misma edad. Ingresar a la manada a los 22 meses en lugar de 25 meses tiene un impacto en la vida productiva y en los dólares que la vaca contribuye a los resultados finales. Además del gasto adicional de alimentar a las novillas más allá de la edad objetivo de parto, cada mes después de la edad de parto de 22 meses cuesta más de $$ 100 por cabeza en la oportunidad de producción de leche perdida.

El énfasis en la reproducción de vaquillas ayuda a la granja a capitalizar todas las inversiones en el cuidado de becerros. La alimentación adecuada con calostro mejora la salud y la ganancia promedio diaria. La nutrición y el crecimiento tempranos dan como resultado la supresión de enfermedades crónicas, especialmente problemas respiratorios. Las vaquillas sanas y en crecimiento están listas para reproducirse a la edad y el tamaño apropiados, produciendo vacas que aportan un valor de toda la vida de su potencial genético al rebaño y al bienestar general de la granja.

Boyle ofreció cinco pasos para mejorar el manejo de la reproducción en vaquillas:
  1. Mueva las vaquillas al corral de reproducción todas las semanas (o cada dos semanas según el tamaño del hato).
  2. Asegúrese de que las vaquillas se inseminen poco después de ingresar al corral de inseminación. Administre prostaglandina el día del movimiento al corral de inseminación y nuevamente de 10 a 12 días después en vaquillas que no han sido inseminadas.
  3. Asegúrese de que todas las vaquillas estén inseminadas y sincronice las vaquillas que no fueron inseminadas durante los primeros 28 días en el corral de inseminación.
  4. Realice chequeos rutinarios de preñez y reconfirmaciones. Identifique hembras preñadas y sáquelas; re enrole vaquillas abiertas en el programa de inseminación. Reconfirme las preñeces de 70 a 90 días y sacrifique las vaquillas que abortan.
  5. Eche a andar los reportes del monitoreo después de cada chequeo de preñez incluyendo lo siguiente: cumplimiento del VWP, distribución de la primer inseminación, tasa de preñez por tasa de inseminación y tasa de concepción.

 

Artículo escrito por Bev Berens, de Holland Michigan para progressive dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México