Skip to Content

Category Archives: Básicos Lecheros

¿Qué nos dicen los consumidores sobre los productos lácteos?

Los consumidores de productos lácteos son las personas que hacen de la industria lechera, una industria. Sin el consumidor que compra esa porción de queso o galón de leche, come una pizza, un helado o compra productos de panadería que usan leche en polvo sin grasa o suero de leche como ingrediente, no habría una industria láctea comercial.

Por lo tanto, es importante para todos los que estamos involucrados con la industria lechera saber qué nos dicen los consumidores sobre los productos lácteos. ¿De qué productos beben o comen más los consumidores y qué productos lácteos están pidiendo menos?

Comencemos con el consumo total de lácteos (Ver figura 1). El consumo per cápita de todos los productos lácteos aumentó más de 10 libras de 2000 a 2017 (equivalente de sólidos totales en leche).

Cuando consideramos que la población de EUA agrega más de 40 millones de personas durante el mismo período, la ganancia es aún más impresionante.

La línea de tendencia para el consumo per cápita es ligeramente ascendente. Desafortunadamente, el consumo per cápita disminuyó en 2017 después de haber aumentado durante tres años consecutivos. Los datos preliminares indican que el consumo se mantiene estable o ligeramente inferior en 2018. La disminución del consumo per cápita es una de las razones de los precios relativamente bajos de la leche en granja. Además, muestra la necesidad de continuar aumentando las exportaciones para compensar el declive doméstico.

Ahora echemos un vistazo a los productos lácteos por individual que comienzan con queso, que utiliza más del 50 por ciento de la producción lechera del país. Durante nueve años, el consumo per cápita de queso natural aumentó, alcanzado 36.9 libras en 2017. (tabla 1).

Esto es un aumento del 25 por ciento desde el 2000. Si el consumo de queso y la población continúan aumentando a tasas moderadas, se requerirán otros 3,2 billones de libras de queso para satisfacer la demanda de queso para 2030, lo que equivale a aproximadamente 32 billones de libras de leche.

En la tabla 1 se destacan dos elementos. Después de superar el consumo de queso estadounidense en 2005, el consumo de queso italiano aumentó de manera constante hasta 2017, cuando disminuyó. La disminución en el consumo de queso italiano se debe principalmente a un menor consumo de mozzarella, el principal queso de pizza. El bombardeo de anuncios de pizza y cupones de descuento es un indicador de los desafíos de ventas en el negocio de la pizza.

El segundo artículo es el queso procesado – piense en las rebanadas de queso americano. El consumo per cápita es una libra más bajo en 2017 que en el 2000. El queso de barril es un ingrediente importante en el queso procesado. Al vincular la demanda con el precio, el precio del queso de barril de la CME de octubre de 2018 fue el precio mensual más bajo del barril de octubre desde 2006, un indicador de menor demanda.

Es obvio que cada vez más consumidores están “comiendo” su leche en comparación con “beber” su leche. Esto se evidencia por el creciente consumo de queso y la disminución del consumo de leche líquida. El consumo per cápita de leche líquida fue de solo 149 libras en 2017 (ver tabla 2).

A principios de la década de 1950, el consumo de líquidos era aproximadamente de 300 libras por habitante. 2017 fue la segunda mayor caída porcentual interanual del consumo en los últimos años. Si la tasa actual de disminución continuara, el consumo de líquido per cápita estaría por debajo de las 100 libras en 2030. Y la leche líquida utilizaría menos del 15 por ciento del suministro de leche del país.

Una pequeña noticia positiva para la leche líquida es la leche entera. 2017 fue el tercer año consecutivo que aumentó el consumo per cápita de leche entera. Los datos hasta el momento en 2018 apuntan a que esta tendencia continúa.

Más buenas noticias: la tendencia del consumo de leche con sabor es ligeramente superior. Sin embargo, los aumentos tanto en el sabor entero como en la leche entera no son suficientes para compensar la gran disminución en el consumo de leche descremada y reducida en grasa.

Los productores de leche reciben un triple golpe por la disminución de las ventas de fluidos. Primero está la pérdida total en ventas y mercados para la leche de granja. Las plantas de leche líquida continúan cerrándose, lo que elimina los mercados de leche para los productores de leche. En segundo lugar es un precio general de la leche más bajo. El precio de la leche líquida o de clase I es de al menos $1.60 a $6 por cada cien por ciento (peso/peso) superior al precio de clase III o IV, que produce los precios de la leche.

Menos leche de clase I reduce los precios de mezcla de orden federal. El tercer lugar, hay una mayor dificultad para cumplir con el requisito de agrupación de órdenes federales. La acumulación de leche requiere asociarse con una planta que tiene ventas de leche líquida. A medida que disminuyen las ventas de líquidos, esto hace que sea más difícil agruparse.

Para terminar con lo que los consumidores nos dicen, recurrimos a la mantequilla, el yogurt y el helado (consulte tabla 3). Desde el año 2000, el consumo de mantequilla ha subido más de una libra per cápita.

Por supuesto, el consumo actual de mantequilla sigue siendo aproximadamente un tercio menos de lo que era antes de la segunda guerra mundial, pero una libra adicional es significativa. Esta es la razón principal de los fuertes precios de la grasa de mantequilla en los últimos años. El consumo de mantequilla parece haberse estabilizado en los últimos tres años; esperemos que comience a ascender de nuevo.

Como se ve en la tabla 3, el consumo de yogurt se duplicó desde 2000 pero se ha estabilizado en los últimos dos años. ¿Por qué? Déjeme dar una explicación. Durante muchos años, el yogurt se vendió en paquetes de 8 onzas y no se filtró, como el yogurt estilo griego. Hoy en día, el mayor vendedor de yogurt es el griego, y generalmente viene en un paquete de 5.3 onzas. Se pueden vender más unidades de yogurt, pero hay menos volumen por unidad.

Además, el yogurt griego es más espeso y su contenido de proteínas es casi el doble que el yogurt convencional. Se debe consumir menos para obtener la misma o más nutrición y satisfacción del apetito que los convencionales. Los datos del yogurt per cápita no se muestran, dependiendo del método de procesamiento utilizado: el yogurt griego puede requerir el doble del volumen de leche que el yogurt convencional para obtener las mismas libras de producto terminado. El resultado es: las variedades del yogurt colado o griego utilizan más producción de leche.

El consumo per cápita de helados es más de 3 libras menos en 2017 comparado con el 2000. Al igual que el yogurt, el consumo se ha estabilizado en los últimos 3 años. Al igual que el yogurt, un paquete más pequeño podría afectar el consumo. Hoy en día la mayoría de los helados se venden en paquetes de 1.5 cuartos en lugar de medio galón. Las ventas por unidad pueden ser iguales o mayores, pero el volumen total es menor debido a un tamaño de unidad más pequeño.

En resumen, ¿Qué nos dicen nuestros consumidores? El consumo doméstico per cápita de todos los productos lácteos ha aumentado de manera constante durante muchos años, pero disminuyó en 2017 y 2018 parece ser otro año en descenso. El queso sigue siendo el motor de la industria láctea. El consumo sigue aumentando y cada año una mayor parte de la producción de leche del país se fabrica en queso. Para mantenerse al día con la creciente demanda de los consumidores se requerirá una expansión de las fábricas de queso actuales y de la construcción de nuevas para manejar la creciente demanda.

A pesar de que la leche líquida puede ser una de las fuentes de nutrición mejores, más fáciles de producir y más económicas, los consumidores continúan bebiendo menos leche cada año. El segmento de leche líquida de la industria láctea se encuentra en la zona de peligro. Parece que los consumidores ya no son resistentes a la grasa de la leche, como lo demuestra el mayor consumo de leche entera y mantequilla. Debería haber más formas de aprovechar esta tendencia y utilizar más grasa láctea. Necesitamos observar continuamente lo que nuestros clientes nos dicen sobre los productos lácteos que compran y responder en consecuencia.

 

Artículo escrito por: Calvin Covington, Ejecutivo Lechero retirado.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Mamá sabe más: lecciones de cuidado de becerros aprendidas de las vacas lecheras.

Durante el periodo de gestación, una vaca hace todo lo posible para que un embrión se convierta en becerro. Las contribuciones de la madre para que su descendencia sea exitosa no cesan en el parto. En cambio, su glándula mamaria secreta una sustancia con factores de crecimiento necesarios para preparar al becerro para la vida.

“ella no solo produce IgGs, ella produce calostro” dice Mike Van Amburgh, profesor de la Universidad de Cornell, en el Seminario de lechería del Oeste de Canadá en 2018 en Red Deer, Alberta.

“Si te paras a ver lo que está pasando en las glándulas cuando la vaca se seca o las glándulas d un animal de primera lactancia, hay muchas cosas que suceden allí. Hay una tremenda cantidad de proliferación celular. La consecuencia de esa proliferación celular es que ella tiene muchos factores de crecimiento y hormonas que terminan en esa secreción. Durante años como industria, lo hemos ignorado”, dijo.

Un ejemplo es la hormona relaxina. Los fisiólogos reproductores que trabajan con cerdos descubrieron que la relaxina en la primer ingesta estimula el crecimiento y el desarrollo del útero. Un lechón hembra que recibe relaxina en su primer comida es probable que tenga un útero más grande y sea más reproductivamente eficiente que un lechón que no lo tiene.

Además de la proteína, grasa e inmunoglobulinas (Ig) que se observan en la primera leche, el calostro también contiene esteroides, lactoferrina, insulina, glucagón, prolactina, hormona del crecimiento, IFG-1, leptina, TGF-alfa, cortisol y estradiol. Todos estos son bioactivos e impulsan el metabolismo, dijo Van Amburgh.

Para mostrar que el calostro es importante más allá de las Ig, Van Amburgh y su equipo de investigación realizaron un estudio en el que se alimentó a los becerros con 2 litros o 4 litros de calostro al nacer. El calostro fue altamente monitoreado y vigilado para determinar la Ig y los niveles bacterianos. Los terneros dentro de cada grupo se subdividieron en una dieta ad libitum o dieta restringida.

La dieta restringida era demasiado restringida para obtener un resultado, dijo. Sin embargo, con las dietas de alto índice de alimentación, hubo una diferencia significativa en el peso al destete entre los becerros de alto calostro y los becerros de bajo calostro.

El peso al destete fue 6 kilos más en los becerros con alto calostro y su ganancia promedio diaria (ADG) fue de unos 120 gramos más. La altura de la cadera no era muy diferente.

“todos los becerros tenían la misma dieta, el mismo ambiente, el mismo todo. Alimentamos un sustituto de leche 28:20. Tenían mucha proteína y una cantidad decente de grasa, dijo Van Amburgh.

Al observar a las crías a los 80 días de edad, todavía había una diferencia de 120 gramos por día en el promedio de ganancia diaria y la altura de la cadera era un poco más alta. “eso implica que usan sus nutrientes de manera diferente”, dijo, y señaló que la ingesta de sustituto de leche también fue mayor en 3.5 kilogramos en el grupo de alto calostro.

“lo que hizo el calostro, aparentemente, fue hacerlos mejores animales”, dijo Van Amburgh.

La investigación existente ha demostrado que los diversos componentes del calostro provocan respuestas biológicas. La respuesta general a las hormonas y los factores de crecimiento es una mayor síntesis de proteínas, una mayor expresión de enzimas y un mayor desarrollo del tracto gastrointestinal.

Más síntesis de proteínas significa más tejido magro, ya sea en el intestino, el hígado o el músculo, dijo. Si bien el aumento de la expresión de la enzima da como resultado una mayor capacidad digestiva, un mayor desarrollo del tracto gastrointestinal significa más espacio para absorber los nutrientes, una mejor barrera para proteger al becerro de los organismos causantes de enfermedades y un mejor sistema inmunológico. “todo esto es un resultado de lo que está en el calostro”. Dijo Van Amburgh.

En un estudio alemán, los investigadores compararon la respuesta de las crías cuando se alimentaban con calostro o un producto de fórmula con nutrientes comparables. Había siete becerros en cada grupo.

Se encontró que todos los becerros alimentados con calostro tenían mayor glucosa circulante, lo que significa que tenían más energía para ser metabólicos. Cuatro días después, esos becerros todavía mostraban mayor glucosa en plasma en respuesta a algo en el calostro.

Van Amburgh dijo que sospecha que la respuesta es a la insulina en el calostro. Su equipo realizó otro estudio donde alimentaron con un sustituto de calostro a dos grupos de becerros. Para un grupo, agregaron insulina humana al producto preparado antes de la alimentación.

Los niveles de insulina de los becerros que la recibieron aumentaron, lo que indica que pasó del sistema digestivo a la circulación. La glucosa también fue más alta en los becerros alimentados con insulina en comparación con aquellos que no la recibieron.

“El papel de la insulina en el calostro es ayudar a facilitar el transporte de glucosa al sistema”, dijo Van Amburgh.

“puedo decirle a partir de otros datos empíricos que si observa el transporte de Ig, verá una falla menor en la transferencia pasiva cuando tiene una gran cantidad de insulina allí”, agregó. “No es solo la glucosa la que está siendo afectada; también son las Igs”.

La industria tiende a culpar a las Ig por el fracaso de la transferencia pasiva, pero este investigador dijo que puede ser el resultado de no tener suficiente de “otras cosas” para decirle a dónde debe ir.

La investigación muestra que los becerros que recibieron bastante buen calostro todavía se están desempeñando bien después del destete, también muestra que las vacas están produciendo calostro durante más del primer dia de su lactancia. La leche fresca de vaca tiene un alto contenido de IGF-1 e insulina tres o cuatro días después del parto.

“¿Qué quiere esa mamá de verdad dar a ese becerro durante los primeros tres o cuatro días?” Preguntó. “Lo que ella llama calostro. Cuando haces eso, encuentras respuestas a largo plazo. Encuentras mejor crecimiento y mejor glucosa”.

Van Amburgh sugirió alimentar con calostro durante cuatro días. Para algunos productores, la recolección de calostro durante cuatro días parece una tarea ardua. Es por eso que ofreció un proceso menos exigente que puede lograr un resultado similar.

Recoger el primer calostro de ordeño. Alimentar 4 litros después del nacimiento; guárdelo y úselo nuevamente para la siguiente alimentación 12 horas después. Recolecte el calostro de segundo, tercer y cuarto ordeño y descubra cómo almacenarlo y alimentar a los becerros de menos de 4 días.

“No estoy hablando de mantener cuatro días de calostro. Estoy hablando de los dos primeros días. La mayoría de los lecheros que conozco que están tratando en seco a esas vacas no están enviando esa leche de todos modos. “solo tienes que descubrir cómo secuestrarlo para los primeros becerros”, dijo.

Requerimiento de nutrientes

Ya que los becerros han tenido un buen comienzo al recibir mucho calostro, es importante seguir adelante con el cumplimiento de sus requerimientos de nutrientes.

Van Amburgh dijo que la industria necesita pasar de cuantificar la dieta de un ternero por el número de mamilas o cubetas.

“¿Qué nutrientes hay en la cubeta o en la mamila?”, preguntó. “No podemos resolver nuestros problemas a menos que aprendamos cómo ser nutricionistas”.

Hay información disponible para ayudar a los nutricionistas a calcular el suministro de nutrientes necesarios para cumplir con los requisitos de mantenimiento de un becerro. Por ejemplo, una becerra de 40kg necesita 1.61 Mcals de energía metabolizable (ME) cuando hace calor afuera. Cuando la temperatura desciende por debajo del punto de congelación, el requisito de mantenimiento de la misma becerra aumenta a 3.3 Mcals de ME por día. “Es una gran diferencia”, dijo Van Amburgh.

“¿Cuántos de nosotros cambiamos nuestra ingesta entre junio y enero? Cambiamos nuestra ingesta; las vacas cambian su ingesta; pero lo que no dejamos que haga el becerro es cambiar su consumo”, continuó.

Algunos dirán que los terneros pueden comer comida seca si todavía tienen hambre, pero Van Amburgh dijo que esa es una expectativa poco realista para los becerros que tienen menos de 4 semanas.

Al calcular los requerimientos de nutrientes de un becerro, un nutricionista o productor de productos lácteos debe tener en cuenta la relación entre el peso corporal y el área de la superficie. Cuanto más pequeña es la cría, mayor es el área de superficie en comparación con el peso corporal, lo que significa que pierden calor más rápido. Un estudio reveló que el requisito de mantenimiento actualizado de una cría de Jersey es un 20 por ciento mayor que el de Holstein porque tiene más superficie que el peso corporal. La madre Jersey lo sabe porque ella produce una leche con mayor contenido de grasa para sus crías.

“Eso es realmente muy intuitivo”, dijo. “la mamá hizo eso por una razón, pero nos preguntamos por qué cuando lo alimentamos con un sustituto de leche 20:20, no funciona tan bien”.

Impacto en la producción

Un meta análisis formal realizado por Van Amburgh y sus colegas muestra que una mayor ingesta de nutrientes que resulta en una mayor tasa de crecimiento tiene un impacto positivo en el rendimiento de la leche de primera lactancia.

“si alimenta más leche, tiene dos veces más probabilidades de obtener un resultado positivo”, dijo. “Esa es una proporción bastante buena para la ciencia animal”:

Los resultados mostraron 1,540 kg adicionales de leche producida en la primera lactancia por cada gramo adicional de ganancia diaria promedio lograda antes del destete.

Un genetista con quien Van Amburgh trabajó dijo que estos datos explican el 22 por ciento de la variación del rendimiento de la leche de primera lactancia, mientras que la selección genética para la leche solo representa el 7 por ciento de la variación.

Van Amburgh agregó que no hay una correlación genética con esto. “Eso significa que si tomas un animal de bajo mérito genético, subes, y si tomas un animal de alto mérito genético, subes (en producción)”, dijo.

A través del diseño biológico, la madre está tratando de enviar información a su becerro a través de la secreción para configurarlo para el éxito en la vida. Sin embargo, la intervención humana a veces puede cortocircuitar esta entrega.

Al criar animales para que se desempeñen de la mejor manera posible, es bueno saber que hay más en el calostro que las Ig, los becerros tienen requerimientos de nutrientes más allá del volumen  y cuando el crecimiento se ve obstaculizado, también lo es la producción futura de leche.

 

Artículo escrito por: Karen Lee, Editora de Progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Selección genómica mejorada para salud y otros rasgos

En agosto de 2018, se introdujeron en el índice de Mérito Neto (NM$) seis nuevos rasgos de salud (fiebre de leche, desplazamiento de abomaso, cetosis, mastitis, metritis y retención de placenta), que se suman a una creciente lista de rasgos de baja heredabilidad disponibles en los últimos años.

Paul VanRaden, genetista investigador del USDA-AGIL, dice que gran parte de lo que se habla en la industria ahora es cómo estimar el valor económico de estos rasgos, especialmente porque a medida que se agregan más rasgos, los productores tienen que tomar decisiones sobre qué camino tomar. Al seleccionar los que serán más importantes en sus perfiles genómicos.

La investigación actual ha sido publicada por Van Raden y sus colegas Kristen Parker Gaddis y John Cole el año pasado. VanRaden lo presentó a una multitud en la World Dairy Expo 2018 en octubre. Dijo que los datos que compartió en el seminario se produjeron utilizando hasta 2 millones de registros de más de un millón de vacas de la base de datos del CDCB (Council on Dairy Cattle Breeding).

Registros Necesarios

El desarrollo de rasgos prácticos para la selección genética requiere que se mantengan registros precisos a nivel de granja y que los datos resultantes se compartan.

“Si no envía registros que indiquen que sus vacas en el hato no tienen mastitis, esos datos no se pueden usar hasta que tengamos una cierta tasa de incidencia”, dice VanRaden.

Los productores lecheros han estado preocupados por la seguridad y el acceso a los datos de sus granjas. Explicó que no está almacenado en el USDA, sino en el CDCB. “Ellos no lo revelan a terceros”, aseguró a la multitud, “Solo tenemos el 10 por ciento de los registros de rasgos de salud y esperamos que más personas contribuyan”:

VanRaden señaló que los registros adicionales sobre las mismas vacas también son muy útiles. Los rasgos hereditarios más altos (mastitis y metritis) también tuvieron la tasa de incidencia más alta, dijo, y agregó que más registros ayudarán a obtener predicciones mejores y más precisas. Los rasgos están disponibles solo para Holstein a partir de ahora, pero a medida que se disponga de más datos, VanRaden dijo que eso también cambiará. Los hatos Jersey han estado enviando más datos, lo que ha sido alentador.

Los datos se someten a ecuaciones similares a las utilizadas para los otros rasgos, para probar la confiabilidad tradicional y la confiabilidad genómica. Dijo que algunos de los rasgos de salud muestran una confiabilidad de hasta el 50 por ciento, que no es tan alta como otros rasgos, pero es mejor que no tenerla en absoluto.

Impacto económico

VanRaden dijo que el costo estimado por caso es de $38 para fiebre de leche, $178 para abomaso desplazado, $28 para cetosis, $72 para mastitis, $105 para metritis y $64 para placenta retenida.

En general, dijo, la selección genómica es una herramienta muy exitosa para los productores, y agrega que “las ganancias genéticas son acumulativas, pero el progreso es permanente. Esa es una sensación agradable”.

El siguiente paso, dijo, es la evaluación de múltiples rasgos, mezclando los nuevos rasgos de salud con los que han estado midiendo durante mucho tiempo para tener datos aún más confiables.

En la investigación de estos nuevos rasgos sobre el impacto económico, el equipo incluyó costos como veterinarios, mano de obra agrícola, medicamentos y leche desechada. Además, algunos gastos ya se tienen en cuenta en otros rasgos, como la disminución de la producción, la fertilidad y la longevidad.

El costo directo total se utilizó como porcentaje de los rasgos de salud. De estos seis, la habilidad de transmisión predicha para mastitis (PTA) representó el 33 por ciento del valor en el costo genético total pero, como porcentaje del Mérito Neto, todos tenían menos del 1 por ciento cada uno. En comparación con otros rasgos, estos costos directos no parecen ser tan grandes en la mayoría de las granjas dijo VanRaden.

Agregó que poner más resistencia a la mastitis como un rasgo como recordatorio de que las PTA positivas son favorables.

“fuimos por 60 años antes de agregar nuevos rasgos en los viejos tiempos, y ahora estamos agregando nuevos rasgos cada año”, dijo VanRaden. “La genómica ha hecho esto posible”.

Lo que veremos a continuación

La edad al primer parto, la ingesta residual de alimento y la tolerancia al calor son los siguientes tres rasgos que se estudian para agregar al NM$. VanRaden explicó que a muchas personas se les ha enseñado a seleccionar un perfil para los rasgos altamente hereditarios y a administrar los rasgos que tienen tasas de heredabilidad más bajas.

“sin embargo, con la selección genómica, podemos obtener clasificaciones precisas en la vida y realizar la selección con una confiabilidad superior al 30 por ciento de estos nuevos rasgos con genómica, en comparación con lo que podríamos obtener con solo los pedigrís”, dijo.

Los costos de recolección de datos también se pueden compartir entre millones de animales, explicó. En lugar de probar en privado cada grupo de animales, los datos ahora se pueden traducir y predecir para toda la población debido a la genómica.

Por ejemplo, para la edad al primer parto, ya hay disponible una gran base de datos de 23 millones de registros, y la fiabilidad genómica es del 66 por ciento para Holsteins. “ciertamente, vale la pena seleccionarlo”, dijo VanRaden.

Se está estudiando la tolerancia al calor, utilizando 79 millones de lactaciones a estimar. Dijo que las clasificaciones genéticas pueden cambiar si el clima es diferente para la hija que para su madre o para las hijas del mismo padre en diferentes regiones del país.

Sin embargo, el costo de evaluar esto es mínimo, según los datos que él y su equipo ya tienen.

Explicó que el rasgo más costoso para recopilar datos es sobre ingesta de alimento. La Universidad de Wisconsin ha sido líder en eso, señaló VanRaden. Se necesitó mucho dinero para recolectar alrededor de 5,000 registros para 4,000 vacas y enfatizó nuevamente que realmente se necesitan nuevos datos para ponerlos en práctica con el rasgo.

“Ese es el enfoque en este momento, para obtener más datos”, dijo. “la moraleja de la historia es que estamos todos juntos en esto para lograr un mayor progreso genético. La selección genómica es una herramienta muy exitosa”.

 

Artículo escrito por Jen Bradley, escritor freelance en Chilton Wisconsin para progressive dairyman.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México.

0 Continue Reading →

Lleve los costos de crianza de vaquillas hacia abajo y la rentabilidad hacia arriba con una mejor reproducción.

La mejora en la crianza de vaquillas y la reproducción da como resultado menos días en total de alimento, un retorno de la inversión más temprana, un menor flujo de efectivo al tener menos vaquillas alimentando y más vacas en ordeño, mayor leche de primera lactancia y más leche de por vida.

Un seminario web organizado por Dairy Girl Network que presenta Matthew Boyle, DVM, Veterinario de Zoetis como Servicio Técnico Lechero, analiza los impactos que un programa agresivo de reproducción de vaquillas puede tener en la rentabilidad dentro del hato.

El manejo reproductivo de las vaquillas es esencialmente el mismo que para la vaca adulta. Sin embargo, se puede obtener una oportunidad y un valor financiero si se traen constantemente vaquillas al hato de ordeño en un objetivo común de 22 a 24 meses.

Sin embargo, Boyle advirtió a los productores que consideren la distribuión en torno al índice de referencia de 24 meses que nos lleva al promedio. ¿Qué porcentaje de vaquillas paren más allá del punto de referencia? Si es superior al 50 por ciento, hay mucho espacio para restringir la distribución y una importante oportunidad económica para la granja.

“no podemos lograr una edad rentable en el primer parto si no nos enfocamos primero en la pieza de reproducción, que es impulsada por la edad al primer servicio”, Dijo Boyle. “Entonces, la edad al primer servicio debe ser consistente en todo el rebaño de vaquillas”.

Las vaquillas pueden superar reproductivamente el rebaño de vacas, pero el estudio de Boyle de 47 hatos sobre la tasa de preñez reveló que las vaquillas lograron solo una tasa de preñez del 19 por ciento. “Las Vaquillas conciben a una tasa bastante eficiente”; dijo Boyle. “Es realmente impulsado por la intensidad de la inseminación”.

No es raro que las vaquillas reciban hasta nueve ciclos de oportunidad para concebir y luego se conviertan en una concepción natural con un toro del hato. Boyle sugiere la selección de descarte después de tres o cuatro servicios sin éxito y no más de seis ciclos de oportunidades de inseminación. Las vaquillas con un toro después de la inseminación a menudo resultan en el mantenimiento de hembras que de otro modo hubieran sido sacrificadas. Los esfuerzos finales después del sexto ciclo dan como resultado una tasa de sacrificio de vaquillas de aproximadamente 5 por ciento o menos en la mayoría de las manadas.

“la eficiencia de la inseminación es clave para mejorar las tasas de preñez en vaquillas”, agregó Boyle. “La mejora viene en la detección de calor mejorada y la frecuencia de diagnostico abierto mediante exámenes veterinarios”.

Dos ejemplos muestran las implicaciones financieras de un programa agresivo de inseminación de vaquillas con un costo de alimentación de $2.67 por día.

La primer granja (Granja A) tienen como objetivo un periodo de espera voluntario (VWP) de 400 días con una edad promedio en el momento de la concepción de 479 días. Los 79 días adicionales a la concepción agregan $212 por cabeza en costos de alimentación, mientras que las vaquillas permanecen abiertas.

La segunda granja (Granja B) se enfoca en un VWP de 390 días y persigue agresivamente la detección de calor y la inseminación. La edad media en la concepción se reduce a 402 días, con solo 12 días abiertos desde el VWP objetivo. Los costos de alimentación para sus días de apertura adicionales se reducen a $32.

Un buen programa de inseminación a tiempo fijo es una forma de corregir y mejorar la detección de calor. La prostaglandina cuesta aproximadamente $2.50 por dosis. Si un uso ahorra un día de grandes costos de alimentación en vaquillas, es marginalmente rentable, pero cualquier día adicional ahorrado es pura ganancia.

Los datos de observación de un gran rebaño entre los clientes de Boyle muestran más oportunidades de ganancias para el parto de 22 a 24 meses en comparación con los 25 meses o más (consulte la tabla 1). El grupo más joven vio solo 4.2 por ciento de sacrificio durante los primeros 60 días en leche, mientras que 7.9 por ciento del grupo de partos de 25 meses y más abandonó la manada en el mismo periodo de tiempo. El rendimiento de leche de 305 días fue de 25,269 libras para las recién paridas y 25,091 libras para el grupo de más edad.

En general, las vacas se retiran de la manada aproximadamente a la misma edad. Ingresar a la manada a los 22 meses en lugar de 25 meses tiene un impacto en la vida productiva y en los dólares que la vaca contribuye a los resultados finales. Además del gasto adicional de alimentar a las novillas más allá de la edad objetivo de parto, cada mes después de la edad de parto de 22 meses cuesta más de $$ 100 por cabeza en la oportunidad de producción de leche perdida.

El énfasis en la reproducción de vaquillas ayuda a la granja a capitalizar todas las inversiones en el cuidado de becerros. La alimentación adecuada con calostro mejora la salud y la ganancia promedio diaria. La nutrición y el crecimiento tempranos dan como resultado la supresión de enfermedades crónicas, especialmente problemas respiratorios. Las vaquillas sanas y en crecimiento están listas para reproducirse a la edad y el tamaño apropiados, produciendo vacas que aportan un valor de toda la vida de su potencial genético al rebaño y al bienestar general de la granja.

Boyle ofreció cinco pasos para mejorar el manejo de la reproducción en vaquillas:
  1. Mueva las vaquillas al corral de reproducción todas las semanas (o cada dos semanas según el tamaño del hato).
  2. Asegúrese de que las vaquillas se inseminen poco después de ingresar al corral de inseminación. Administre prostaglandina el día del movimiento al corral de inseminación y nuevamente de 10 a 12 días después en vaquillas que no han sido inseminadas.
  3. Asegúrese de que todas las vaquillas estén inseminadas y sincronice las vaquillas que no fueron inseminadas durante los primeros 28 días en el corral de inseminación.
  4. Realice chequeos rutinarios de preñez y reconfirmaciones. Identifique hembras preñadas y sáquelas; re enrole vaquillas abiertas en el programa de inseminación. Reconfirme las preñeces de 70 a 90 días y sacrifique las vaquillas que abortan.
  5. Eche a andar los reportes del monitoreo después de cada chequeo de preñez incluyendo lo siguiente: cumplimiento del VWP, distribución de la primer inseminación, tasa de preñez por tasa de inseminación y tasa de concepción.

 

Artículo escrito por Bev Berens, de Holland Michigan para progressive dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Comprenda la Calidad de la leche y cómo impacta el futuro de su lechería

Según Brandon Treichler, DVM, la calidad de la leche significa algo diferente para cada actor en la industria lechera.

0 Continue Reading →

Patrón de juzgamiento y puntuación general para Bovinos Lecheros

Al aplicar esta guía, se deben tener en cuenta las características raciales. La puntuación máxima a obtener son 100 puntos.

Orden del examen

1. Aspecto general. Atractivo general, feminidad, porte, vigor, proporción entre las distintas partes y silueta armoniosa. Al juzgar el aspecto general de una vaca es preciso tener en cuenta todas y cada una de sus partes anatómicas.

Características raciales

  •  Cabeza. Recortada, proporcionada al cuerpo hocico, con ollares amplios y abiertos, mandíbulas robustas, ojos grandes y brillantes, frente ancha y moderadamente abultada, prominencia nasal recta, orejas de tamaño medio y con marcada viveza.
  •  Espaldas. Lisas y bien insertadas al tronco.
  •  Dorso. Recto y robusto, lomo ancho casi horizontal.
  •  Grupa. Larga y ancha formando línea recta, las puntas de los corvejones con las tuberosidades isquiáticas bien recortadas y sin despegar.
  •  Ancas. Altas y bien separadas; maslo de la cola en la misma línea del dorso y exento de protuberancia; cola fina.
  •  Patas y pezuñas. Huesos limpios y robustos, cuartillas cortas y fuertes, corvejones bien modelados; pezuñas cortas, compactas y redondeadas, con talones profundos y palmas planas.
  • Extremidades anteriores de longitud media, rectas, bien separadas y aplomadas.
  • Extremidades posteriores casi perpendiculares desde el corvejón a la cuartilla (vistas de perfil) y paralelas (vistas por detrás).

2. Condición lechera. Capacidad lechera evidente; formas angulosas abiertas sin dar sensación de debilidad; ausencia de zonas de piel basta; periodo lechero en que se encuentre la hembra claramente expuesto.

  •   Cuello largo, enjuto y continuación armoniosa con las espaldas; garganta, papada y pecho de líneas rectas.
  •  Cruz alta y costillares convenientemente curvados, con costillas anchas, planas y largas.
  •  Ijares profundos y finos.
  •  Muslos de superficie ligeramente convexa o plana y bien separados vistos por detrás, dejando amplio espacio para la ubre y sus ligamentos.
  •  Piel suelta y flexible.

3. Capacidad corporal. Relativamente grande, en proporción a la talla del animal, augurando fuerza, vigor y capacidad productiva.

  • Perímetro abdominal robusto, ancho y profundo, costillas bien curvadas. La anchura y profundidad de esta zona tiende a aumentar a medida que se hace más posterior.
  • Perímetro torácico amplio y profundo, con las primeras costillas de curvatura adecuada y bien continuadas con las espaldas, agujas y huecos de los codos bien redondeados; amplia base en el pecho.

4. Sistema mamario. Ubre sólidamente implantada, voluminosa y simétrica con líneas finas, indicadora de elevadas producciones durante largos periodos.

  •   Ubre de longitud adecuada, ancha y profunda, con una cisura limpia separando ambas mitades y sin surcos en los laterales, suave, flexible y de acusada retracción, después del ordeño; cuartos desarrollados por igual.
  •  Región mamaria anterior de longitud media y ancha, uniforme desde el frente a la parte posterior y firmemente implantada en la pared abdominal.
  •  Región retromamaria. Alta, ancha y ligeramente redondeada; de anchura uniforme de arriba abajo y también sólidamente implantada.
  •  Pezones uniformes, longitud y diámetro medio, cilíndricos, dispuestos perpendicularmente sobre la superficie de cada cuarto y bien separados vistos posterior y lateralmente.
  •  Venas mamarias gruesas, largas, tortuosas y apuntando colaterales. Por no estar desarrollado el sistema mamario en las novillas jóvenes, debe darse menos importancia al mismo y más al aspecto general, condición lechera y capacidad orgánica de estas hembras. Carece de fundamento lógico desear que las novillonas jóvenes posean ubres de desarrollo extraordinario.

 

 

 

Fuente: Enciclopedia bovina MVZ Esp. Ramón Gasque Gómez, BM Editores.

0 Continue Reading →

el Bueno, el Malo y el Feo: lo que necesita saber sobre salud intestinal del becerro

La diarrea en becerras es un problema costoso pero común en las lecherías de hoy. De hecho, según los datos de NAHMS 2014, la diarrea fue responsable del 56 por ciento de las muertes de vaquillas pre-destetadas en ese año. Además, investigaciones recientes muestran que incluso cuando las becerras superan este desafío de la enfermedad, todavía hay consecuencias negativas en la forma de producción reducida de leche en la primera lactancia y aumento de la edad al primer parto. Por lo tanto, prevenir la diarrea es esencial para criar becerras sanas.

Durante su presentación en el 2018 la Especialista de Vita Plus Dairy Calf Summit, Jenn Rowntree, especialista en terneros y terneras de Vita Plus, compartió su visión sobre este tema y por qué un intestino sano es esencial para criar un becerro saludable.

El sistema inmune de la mucosa

El sistema inmune de la mucosa recubre todo el tracto gastrointestinal y sirve como una línea de defensa contra las bacterias invasoras. Intrínseco a esto, dijo Rowntree, es el microbioma intestinal del becerro, que consiste en buenas bacterias en el tracto gastrointestinal. Este microbioma es esencial para la salud del becerro ya que juega un papel crítico en el metabolismo del becerro, la regulación del tracto gastrointestinal y la respuesta inmune mediante la detección, prevención y eliminación de bacterias dañinas del tracto gastrointestinal.

Además de la bacteria, el sistema inmune de la mucosa posee barreras físicas y químicas que protegen a la cría de los patógenos. Las barreras físicas consisten en la capa de moco, que atrapa la microbiota, y el epitelio, que contiene las uniones estrechas. Estas uniones estrechas actúan como el principal regulador de la función de barrera intestinal. Las barreras químicas sirven para limitar el crecimiento de bacterias malas mientras protegen las bacterias buenas en la capa de la mucosa. Además, los péptidos antimicrobianos que actúan como parte de la barrera química ayudan a identificar y matar patógenos.

Desafortunadamente, este componente importante del sistema inmune de la cría no es impermeable y puede dañarse por el estrés, los antibióticos y los patógenos invasivos y oportunistas, como Clostridium perfringens, Cryptosporidium parvum, coccidia y rotavirus y coronavirus.

A los productores a menudo se les aconseja limitar el estrés en las becerras. Una de las principales razones para esto es el impacto que el estrés tiene en la salud intestinal. Cuando un animal está estresado, libera hormonas que hacen que el entorno intestinal cambie, lo que facilita que las bacterias dañinas se hagan cargo y abrumen el sistema inmunitario de la cría, causando que se enferme.

Los antibióticos no son necesariamente la respuesta y solo deben usarse cuando sea necesario, dijo Rowntree, ya que se dirigen tanto a las bacterias buenas como a las malas. De hecho, en algunos casos, los antibióticos pueden facilitar que las bacterias se hagan cargo, ya que las bacterias buenas se han reducido, lo que provoca un desequilibrio microbiano. Con esto en mente, Rowntree sugirió que las becerras con diarrea y apetito normal, pero sin fiebre, se controlen de cerca y se les administren electrolitos, mientras que a las becerras que tienen diarrea, falta de apetito y fiebre se les administran antibióticos y electrolitos de amplio espectro. Rowntree observó que esto siempre debe hacerse bajo la supervisión y orientación veterinaria, ya que las situaciones pueden variar.

Para dar a las becerras la mejor oportunidad de mantenerse saludables, Rowntree dijo que los productores necesitan hacer tres cosas:

*  Promover un microbioma intestinal diverso a través de un sistema inmune mucosal robusto y una buena nutrición.

* Limite el estrés.  Reducir la exposición a patógenos a través de protocolos de bioseguridad adecuados.

* Centrarse en la nutrición.  Al nacer, el microbioma del becerro (a) es casi o completamente inexistente, pero eso cambia drásticamente en las primeras 24 horas. Este cambio es importante porque cuanto antes se establezcan estas bacterias buenas, más difícil será para las bacterias malas establecerse en el intestino. Debido a esto, Rowntree aconsejó a los productores que alimenten a las becerras por lo menos con 4 cuartos de galón de calostro limpio y de alta calidad dentro de las cuatro horas posteriores al nacimiento. La glucosa en el calostro actúa como un prebiótico natural y alimenta a las bacterias buenas. Esto les ayuda a establecerse más rápidamente, protegiéndolas.

Para ayudar aún más con el desarrollo de la salud del intestino de las becerras, Rowntree dijo que ha visto las granjas tener un buen éxito con la alimentación de pequeñas cantidades de calostro durante las dos primeras semanas de vida, además de la alimentación inicial con calostro de 4 cuartos al nacer. Sugirió hacer esto congelando calostro en bandejas de cubitos de hielo y agregando un cubo de calostro por becerra por alimentación.

Luego, los productores deben enfocarse en la cantidad y calidad de la leche. La leche debe estar limpia y libre de bacterias dañinas, tener una osmolalidad similar a la de la vaca y ser alimentada a una tasa de 12 a 14 por ciento de sólidos. Además, Rowntree dijo que los productores necesitan asegurarse de alimentar a las becerras con leche suficiente para no solo satisfacer sus necesidades de energía para el crecimiento, sino también para apoyar la función inmune del ternero incluso durante temperaturas extremas.

Rowntree también aconsejó a los productores que proporcionen a las becerras un alimento iniciador de alta calidad tan pronto como sea posible. Hacerlo no solo promueve el desarrollo del rumen y facilita el destete temprano, también aumenta la capacidad de la cría para combatir las enfermedades. Lo hace alentando una expresión anterior de defensa antimicrobiana, que ayudan a identificar y matar los patógenos, e impacta positivamente la función de la barrera del tracto GI y la respuesta inmune.

Finalmente, alimentar con probióticos puede ayudar enormemente en la salud y el desarrollo del intestino del becerro ya que estos son una fuente de bacterias viables, viables y beneficiosas, o levaduras que interactúan con la microflora, el epitelio y las células inmunes del intestino. La única precaución que Rowntree tuvo aquí, sin embargo, es que los productores necesitan saber de dónde provienen los probióticos y necesitan llegar a las becerras en forma viva para obtener el máximo beneficio. Los probióticos, dijo, aún pueden ser beneficiosos para la cría cuando están muertos, pero ese no es siempre el caso.

Limite el estrés en las becerras

Como ya se mencionó, el estrés puede tener un impacto perjudicial en el medio ambiente en el tracto gastrointestinal y, a su vez, en la salud de las crías. Para mitigar esto, los productores deben enfocarse en estas siete áreas:

–  Minimizar el dolor asociado con los procedimientos siempre que sea posible
–  Evite factores estresantes simultáneos: descornado, vacunas, movimientos
–  Destete gradual
–  Control de temperatura: evite el calor o el estrés por frío (40 ° F a 70 ° F es ideal)
– Ambiente seco y bien cubierto
– Ventilación, volumen y área adecuados por becerro (a)
– Control de moscas

Minimice la exposición a patógenos

Rowntree dijo que le gusta pensar en la exposición a patógenos como un acto de equilibrio. En un lado de la escala está el sistema inmune del becerro y, por el otro, la exposición al patógeno. El objetivo de la granja debe ser mantener el equilibrio siempre a favor de las crías mediante prácticas adecuadas de bioseguridad y biocontención, mitigando las oportunidades del becerro (a) para la exposición a patógenos y proporcionándoles las herramientas necesarias para combatir la exposición a enfermedades cuando ocurra.

La realidad es que la diarrea y los patógenos que la causan siempre tendrán cierta presencia en una granja lechera. Sin embargo, con las herramientas y el manejo adecuados, los productores pueden reducir su prevalencia en sus granjas y brindar a las crías que se enferman las herramientas que necesitan para superar el desafío de la enfermedad.

 

Artículo escrito por: Jenna Hurty-Person, Editora de Campo para Progressive Dairyman

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

 

0 Continue Reading →

¿Puede confiar realmente en la Genómica Lechera?

Ha tenido la opción de incluir genómica lechera en la caja de herramientas genéticas de su lechería durante casi diez años. Por ahora, el miedo al misterio desconocido que rodea la genómica se ha desvanecido.  La industria lechera progresista acepta esto como una nueva era en un rápido progreso genético.

Sin embargo, no lo culpamos si se pregunta si los toros probados genómicamente son su mejor opción, cuando muchos toros con prueba de hijas aún ofrecen un gran paquete genético. Con eso en mente, buscamos respuestas en los datos de pruebas reales de los toros en toda la industria de I.A.

¿Qué aprendimos sobre la genómica?

En las gráficas 1 y 2, nuestra genetista, Ashley Mikshowsky, analizó las cifras de pruebas de casi 6,000 toros Holstein de la Industria lanzados entre Enero de 2010 y abril de 2015, que actualmente tienen pruebas de hijas.

La gráfica 1 muestra las tendencias de TPI. La línea azul en la parte superior muestra el GTPI promedio por fecha de lanzamiento genómico inicial. La línea naranja muestra el promedio de TPI probado para esos mismos toros. El espacio entre las dos líneas representa el cambio promedio en TPI desde el lanzamiento genómico inicial hasta la prueba de hijas.

Gráfica para mostrar la tendencia promedio que compara la prueba genómica con la prueba de hijas de los toros Holstein de la industria.

Como se puede ver en el lado izquierdo de la gráfica, los toros lanzados por primera vez en enero de 2010 cambiaron 177 puntos de TPI desde su debut genómico hasta su prueba de hijas en agosto de 2018.

Cuando comparas eso con los toros más nuevos con prueba de hijas, incluidos los lanzados como toros genómicos en abril de 2015, solo ves una diferencia de TPI de 105 puntos desde su prueba genómica inicial hasta su prueba de hijas de agosto de 2018.

¡Esto significa que la estabilidad en GTPI desde el lanzamiento genómico hasta las pruebas de hijas ha mejorado en más de 70 puntos de TPI! Como beneficio adicional, está claro que los niveles genéticos de los toros siguen aumentando.

Lo mismo ocurre con el Mérito Neto$. Eche un vistazo a los resultados en la gráfica 2.

Los toros de la industria lanzados por primera vez como toros probados genómicamente en enero de 2010 disminuyeron, en promedio, 150 NM$ desde su primer lanzamiento hasta su prueba de hijas de agosto de 2018.

Considerando que, los toros lanzados por primera vez como toros genómicos en Abril de 2015 solo cambiaron 89 NM$ desde su lanzamiento inicial.

Una gráfica para mostrar la tendencia promedio que compara la prueba genómica con la prueba de hijas para el valor de Mérito Neto de los toros Holstein de la industria.

Al observar estos resultados, su argumento podría ser que la genómica lechera está inflada todavía. Sí, y si bien eso es cierto, la brecha entre las pruebas genómicas e hijas ha mejorado claramente desde el inicio de la genómica.

Vamos a profundizar en la estabilidad de la prueba genómica.

Para entender desde otro ángulo, echamos un vistazo a los hechos y las cifras desde una perspectiva diferente.

Las gráficas 3 y 4 se basan en datos de pruebas que nuestra genetista, Ashley, evaluó de 1,073 toros de la industria lanzados en 2014. Ella usa este grupo de edad porque esos toros lanzados en 2014 ahora tienen pruebas secundarias de rasgos de producción, salud y conformación.

La gráfica 3 muestra que los toros lanzados en 2014 cambiaron un promedio de -110 puntos TPI desde su lanzamiento inicial en 2014 a su prueba de hijas en agosto de 2018.

Casi 120 de estos toros tienen un TPI probado dentro de solo veinte puntos de su TPI genómico original. Solo alrededor de 30 toros de todo el grupo de 1,073 perdieron más de 300 puntos de TPI, lo que representa menos del 3%.

Un histograma que muestra la distribución torcida de la curva en forma de campana de la cantidad de cambio en los puntos TPI que un toro promedio tenía desde su prueba genómica hasta su prueba de hijas.

Vemos la misma tendencia para NM$. La gráfica 4 muestra el cambio promedio en NM$ y la desviación estándar de los mismos 1,073 toros de la industria. El toro promedio lanzado en 2014 cambió -89NM$ de su prueba genómica inicial en 2014 a su prueba de hijas en agosto de 2018.

Más de 160 de los 1,073 toros se mantuvieron estables en el pequeño giro de 20 puntos, desde genómicos hasta su NM$ probado. Solo 12 toros cambiaron más de 300 NM$.

Un histograma que muestra la distribución torcida de la curva en forma de campana de la cantidad de cambio en el Mérito Neto$ que tenía un toro promedio desde su prueba genómica a su prueba de hijas.

¿Cuáles son sus opciones genéticas hoy?

¿Sigue debatiendo si su mejor opción es usar grupos de toros probados por hijas o genómicos? Eche un vistazo a los 10 mejores toros para TPI con prueba de hijas de Alta disponibles actualmente.

En la actualidad, nuestros mejores toros con prueba de hijas promedian un sólido 2594 en TPI. Sin embargo, el grupo superior, probado genómicamente y fácilmente disponible ofrece un promedio de 2800 en TPI mucho más atractivo. ¡Eso es una ventaja de 206 puntos sobre las opciones con prueba de hijas!

Es inevitable que algunos toros ganen o pierdan puntos entre su prueba genómica y su prueba de hijas. Los datos nos lo demuestran. Sin embargo, también podemos ver que las pruebas genómicas siguen mejorando. Tenga en cuenta que sus probabilidades son esencialmente nulas de que cada toro en el top de la lista genómica caiga a un rango más bajo que la lista actual de toros con prueba de hijas.

Con sus elecciones genéticas, tenga en cuenta los siguientes puntos:

  • Las pruebas genómicas todavía están ligeramente infladas. Sin embargo, vemos menos cambios de genómicos a probados con hijas en TPI y NM$ con el tiempo debido a los ajustes del modelo realizados en el camino.
  • A pesar de una caída promedio de TPI y NM$ de la prueba genómica de un toro a una prueba de hijas, progresará mucho más rápido utilizando un grupo de toros probados genómicamente que un grupo de toros con prueba de hijas.
  • Asegúrese de que el progreso genético que hace va en dirección a sus metas. Seleccione un grupo de toros probados genómicamente según el plan genético personalizado de su establo. Enfatice solo en los rasgos de producción, salud o conformación que más le interesan para impulsar el progreso futuro y la rentabilidad de su establo.

 

Análisis de pruebas y gráficas proporcionados por Ashley Mikshowsky, Genetista PEAK.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Definición de vaca rentable

Las operaciones necesitan planes de producción estratégicos continuos enfocados hacia las áreas impactantes para el negocio. Las ganancias a largo plazo giran en torno a cada unidad de negocio con su plan alineado en producción y con eficiencia constante. Una sola unidad de negocios, en nuestra industria, es una vaca individual.

Para maximizar la rentabilidad de la operación, necesitamos definir la vaca ideal. Deberíamos saber qué es lo que genera el mayor retorno de la inversión antes de invertir en miles de unidades comerciales. Sin embargo, decidir qué características genéticas son más impactantes no es tan simple como ordenar los registros de su computadora para encontrar al padre de la vaca que produce más y luego usarlo repetidamente durante los próximos cinco años.

La selección genética para crear unidades de negocios optimizadas puede ser un cambio significativo respecto de las prácticas genéticas históricas. Lo tradicional no siempre significa que es rentable.

Analice los cambios en el mercado de la leche. ¿Su énfasis en el rasgo genético ha reflejado el cambio o cambios inminentes? ¿Está inseminando por lo que es rentable hoy o por lo que será rentable en cinco años?

Considere, con la forma en que los consumidores compran los productos lácteos, ¿Qué valor tendrán los procesadores en los próximos años? En muchas pareas, los mercados de la leche están reflejando la tendencia de que los consumidores consuman sus productos lácteos más que beberlos. Los sólidos se han convertido en prioridad.

Valor y eficiencia óptima del producto

Si los sólidos traen más beneficios que el agua a su control de leche, quizá quiera consultar la leche promedio corregida de energía como punto de referencia sobre la leche promedio al determinar la clasificación de ganancias de una vaca en su hato. De manera similar, el énfasis genético para libras de grasa y proteína será más económico para usted que la capacidad genética para el flujo puro con leche.

Diseñar una vaca rentable, con la composición de leche más deseable para su mercado, puede ser eliminar el “peso del agua” de su tanque con énfasis en el porcentaje de componentes. Con las tarifas de combustible y acarreo que continúan reduciendo los márgenes ya reducidos, haga un producto más eficiente, con densidad mejorada, del enfoque genético para el porcentaje de grasa o proteína.

Más allá de alinearse con los esquemas de precios y las primas, cada vaca que se encuentre en el establo debe tener una predisposición genética hacia la eficiencia. El hecho de que una vaca produzca más de 150 libras por día no significa que la vaca sea la más rentable. Las entradas enormes pueden superar las grandes salidas.

Un método para reducir el costo de producción es con la selección genética para vacas de menor tamaño. Una vaca más pequeña requerirá menos alimento para alcanzar el tamaño maduro y menos alimentos de mantenimiento durante su vida en comparación con las compañeras de hato más grandes. El tamaño de la vaca y la cantidad de producción no están relacionados.

La longevidad también juega un papel tremendo en la eficiencia. Las vacas con mayor vida productiva dan más retorno de la inversión, más producción en base diaria cuando se compara a una vaca de dos años y mayores probabilidades de abandonar el hato como sacrificio voluntario en comparación con un sacrificio involuntario intempestivo.

Priorizar los gastos

La línea de trabajo a menudo estará cerca del tope de los gastos anuales. Analice dónde se gasta el tiempo debido a ineficiencias. Las vacas poco saludables reducen la eficiencia del trabajo con más “puntos de contacto” para tratamientos y movimiento de corrales.

El hecho de no tener intervenciones de la vida cotidiana debido a problemas de salud significa que una vaca es sostenible y hace su trabajo sin esfuerzo. Los rasgos genéticos de salud, como la salud de la ubre con puntaje de células somáticas o la salud en transición, reducen los insumos para el trabajo, el tratamiento y los insumos del servicio.

Las vacas resistentes a las enfermedades evitan las situaciones que prohíben la producción y reproducción normales. Mantener una vaca saludable significa mantener a la vaca en producción, creando así un producto vendible. Un productor que rompe récords no hace mucho bien a su operación si se gasta una cantidad significativa de su lactancia produciendo leche para el tanque del hospital.

Las vacas reproductivamente desafortunadas también causan más puntos de contacto y días más largos abiertos. Preñar antes con un intervalo de parto respetable significa que una vaca está en frescas y golpeando sus picos de lactancia más a menudo, donde los ingresos sobre los costos de alimentación son más altos.

Hasta cierto punto, puede alimentar para obtener más producción o manipular componentes, pero alimentar a una mayor tasa de preñez sería un gran truco en un hato ya bien administrado. El impacto del rasgo de tasa de preñez de la hija es incuestionable.

Desecha la mentalidad de la mafia

Nos gusta agrupar animales por edad, etapa de lactancia y estado reproductivo. Es práctico y lógico para la mayoría de los aspectos de la lechería, excepto la selección genética.

Sería fácil suponer que los animales más jóvenes son todos genéticamente superiores a las compañeras de hato más viejas. Sin embargo, la mentalidad de las masas no funciona bien con los principios genéticos.

Cada grupo de edad va a tener una curva de distribución en forma de campana con un potencial genético alto o bajo. No todas las vacas de primera lactancia son genéticamente superiores a todas las vacas de segunda lactancia.

Es común tener cientos de dólares de diferencia en la rentabilidad de por vida entre los mejores y peores animales.  Genéticamente hablando, todavía existen excepciones, generalmente, las buenas vacas serán buenas vacas y sus malas vacas crearán otra generación de decepción.

Uno de los caminos más aterradores que una lechería puede alcanzar, genéticamente no está diferenciando entre lo bueno y lo malo al crear su próxima generación de reemplazos de hato. La selección estratégica de las hembras para crear reemplazos de hato basados en el valor genético real, frente a la supuesta superioridad genética, es clave para el progreso genético máximo.

Cada vaquilla de reemplazo tendrá una cantidad similar de inversión en ellas cuando lleguen al hato de ordeño. Sería una tontería, en cualquier industria, desperdiciar recursos en unidades de negocios potenciales con ingresos limitados.

Trabaje con la madre naturaleza, no en contra

La salida más fácil en la planeación genética es decir que usted no es una persona de genética y prefiere manejar sus vacas a su potencial. Desafortunadamente, la buena madre naturaleza ha existido por mucho más tiempo y no se deja influir fácilmente por sus técnicas mejoradas de alimentación o sus agresivos programas de sincronización.

Solo puede superar la buena genética hasta ahora. Eventualmente, su progreso de una gran administración se estabilizará cuando el potencial genético de su hato haya llegado a su tope.

Los pasos accionables para hacer vacas más rentables mediante la genética:

  • Trabajar con un asesor genético para desarrollar un plan genético personalizado para proporcionar el mayor retorno de la inversión por unidad de negocio (vaca).
  • Seleccione genética consistente alineada con sus áreas de retorno máximo de ganancias.

 

 

Artículo hecho para www.progressivedairyman

Fotografía: wisconsinagriculturist.com

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →

Preparado y listo: una mirada más cercana a la epigenética

¿Qué tienen en común el estrés por calor, el calostro de baja calidad y las ganancias diarias inferiores a la media durante el período previo al destete? Cada uno de estos puede afectar la expresión del potencial genético de una vaquilla lechera, traduciéndose en efectos de por vida tales como una menor producción de leche, una menor eficiencia reproductiva y una menor longevidad.

De manera similar, la disminución del estrés por calor, el calostro de alta calidad y el logro de las ganancias diarias promedio previas al destete pueden tener los efectos opuestos, produciendo un mayor potencial de producción de leche, una mejor eficiencia reproductiva y una mayor longevidad.

Una nueva y emocionante ciencia conocida como epigenética está arrojando luz sobre la importancia de las primeras etapas de desarrollo, ya que se relacionan con la productividad futura en múltiples especies, incluidos los humanos y el ganado lechero.

Más específicamente, la epigenética nos está ayudando a comprender la importancia de ciertos cambios fisiológicos que tienen lugar en becerros lecheros debido a su ambiente y nutrición en los primeros meses de vida.

Los resultados de estudios epigenéticos recientes informan mejor las estrategias actuales de alimentación de becerros, especialmente en los primeros 60 días de vida. Por ejemplo, un estudio de 2012 en la Universidad de Cornell, demostró el profundo impacto que las tasas de crecimiento en este período de tiempo previo al destete pueden tener sobre el rendimiento de una vaca más adelante en la vida.

En este estudio, por cada libra adicional de ganancia diaria promedio antes del destete, las vaquillas producirían más de 800 libras de leche adicional en su primera lactancia.

Esto fue confirmado cuando Fernando Soberon, gerente de servicios técnicos de Trouw Nutrition USA, y Mike Van Amburgh, profesor de la Universidad de Cornell, analizaron más de 14 estudios científicos en un meta-análisis que reveló una correlación aún mayor entre la tasa de crecimiento pre-destete y la producción de leche posterior.

Además, hemos aprendido que los efectos positivos se pueden “perder” debido a la mala nutrición antes de la pubertad. Lo más importante es que la oportunidad de modular el epigenoma solo está disponible durante períodos específicos de desarrollo y, si no se utilizan esas ventanas de oportunidad, estas eficiencias no se pueden recuperar más adelante.

La primera etapa donde la programación epigenética puede verse directamente afectada es durante el desarrollo en el útero. Esto se traduce en el período seco por razones más prácticas.

Un estudio de la Universidad de Florida ha demostrado que el estrés por calor durante el último trimestre de la gestación de una vaca tiene profundos efectos sobre las tasas de crecimiento, la producción de leche y la supervivencia del ternero prenatal. Por lo tanto, es importante minimizar el estrés por calor y satisfacer las necesidades nutricionales de las vacas secas para que el becerro preadolescente tenga éxito.

La próxima y probablemente más influyente área de oportunidad ocurre durante las primeras horas de la vida del becerro a través del calostro que recibe. En este momento, tanto la cantidad como la calidad del calostro son factores críticos para preparar a la cría para la productividad de la vida futura.

La calidad del calostro está determinada por el programa de la vaca seca, así como por el momento de la recolección después del parto.

En cuanto a la cantidad de calostro, un estudio de investigación en becerros marrones suizos realizado en 2005 observó tasas de crecimiento mejoradas, un aumento del 12 por ciento en la supervivencia durante la segunda lactancia y 2,200 libras más de leche producida en dos lactaciones en becerros alimentados con 4 cuartos de calostro en las primeras dos horas de vida vs los becerros que recibieron los 2 cuartos tradicionales.

Por lo tanto, se recomienda que los productores proporcionen 3 a 4 cuartos de galón de calostro de alta calidad dentro de las primeras dos horas de nacimiento y 2 cuartos de galón adicionales en la alimentación posterior.

Sigue habiendo otra área de oportunidad para los productores que desean preparar a sus becerros para su máximo potencial en el período anterior al destete, y esa es la tasa de crecimiento previa al destete.

Doblar el peso al nacer de la cría y lograr de 4 a 5 pulgadas de crecimiento estructural en 56 días son metas alcanzables de la tasa de crecimiento en el período previo al destete que ayudarán en la programación de una futura vaca lechera exitosa. Para una granja Holstein promedio, esto se traduciría en becerros destetados de más de 200 libras.

Hay una serie de consideraciones administrativas que son fundamentales para lograr estas ganancias diarias promedio objetivo. Incluyen el ambiente adecuado (ventilación y ropa de cama), saneamiento adecuado (equipo de alimentación y limpieza) y nutrición adecuada (2 a 2.5 libras de materia seca por día en la fase alimentada con leche).

El pago se produce más adelante en la vida si este crecimiento se mantiene durante toda la pubertad. No solo se observan mayores rendimientos de leche en vaquillas con estas metas de ganancia promedio diaria, sino que, como vacas, estos animales han mejorado las tasas de concepción, mayores pesos corporales al parto y una mayor longevidad en general.

Mensajes para Considerar:

  • La epigenética es un concepto poderoso. Existe una estrecha ventana de oportunidad para tener un impacto duradero en el rendimiento de por vida.
  • Alimente con calostro durante los primeros dos o tres días de vida.
  • Trate de alimentar con 2 a 2.5 libras de sólidos de materia seca durante el periodo de pre-destete para maximizar el peso corporal y el crecimiento muscular magro.
  • Tome medidas de peso y altura al nacer y al destete para administrar y monitorear el progreso.

 

Artículo escrito por: Melanie Soberon y Beth Keene para progressive Dairyman

Melanie Soberon es una escritora independiente con sede en Nueva York. Ella tiene un Ph.D. en nutrición de rumiantes y enseña en la Universidad de Cornell durante el verano.

Beth Keene es una especialista en crianza para Trow Nutrition USA.

Traducción: MVZ Brenda Yumibe, Alta Genetics México

0 Continue Reading →
x

Get the BullSearch App!

For the best experience on a mobile device, download the Bull Search App

Download the App
Go to desktop site anyway